¡Otra vez sopa!, por Juan E. Fernández “Juanette” - Runrun
¡Otra vez sopa!, por Juan E. Fernández “Juanette”

@SoyJuanette

Y sí, aquí estamos otra vez como en el primer trimestre del año pasado ¡Palpitando la cuarentena!… No sé si les pasa igual, pero me siento cuando jugaba al Monopolio y llegabas a la casilla esa que te decía “Vuelve a GO”. Pero bueno, ¿qué podemos hacer? Hay que ponerle un poquito de onda.

No quiero convertir esta columna en una de autoayuda, para eso están la de Carlos Fraga y Julio Bevione; pero lo que sí me gustaría es que reflexionemos y veamos qué cosas podemos aprovechar de lo que vivimos el año pasado. Comienzo yo ¿te parece?

El año pasado aprendí que hay cosas que no puedo controlar, que debes tener una novia que viva cerca y también que si se abusa de los Live de Instagram puede ser nocivo para la salud.

Pero además de eso, también aprendí que no se puede prescindir de la cultura porque desde que el ser humano habita la tierra, siempre hemos necesitado de la música, el teatro, el cine, el humor y cualquier expresión que nos ayude a expresarnos. Al menos fue lo que yo aprendí, y muchos otros también, pero lamentablemente los gobiernos y políticos no.

Ojo, acá no estoy diciendo que ahora vayamos todos a un concierto sin cumplir los protocolos o a una fiesta porque “hay que divertirnos mientras se pueda”. Tenemos que ser inteligentes, cuidarnos y cuidar a los demás. Sin embargo, quiero aclarar que no hay que dejarse dominar por el miedo, tenemos que cumplir los protocolos y seguir entreteniendo a un mundo cada vez más presa del pánico y la desesperanza… Claro está, dependiendo del país donde vives. Por ejemplo, si en el país donde vives se acabaron las vacunas, o peor aun nunca llegaron; lo mejor es divertirte a través de Zoom.

Y acá quiero levantar una reflexión para los pibes, que en mi país se les dice “chamos”: todo bien que seas joven y quieras salir hermano, por ahí a ti te da covid y no te jode tanto, pero ¿y si contagias a tu abuelo o a tus padres? Además, no te confíes mucho, pues las nuevas cepas del virus atacan muy fuerte a los jóvenes, así que “ojo al piojo”. En conclusión, los ciudadanos lo único que podemos hacer es cuidarnos.

¿Y qué pueden hacer los gobiernos?

Ya sabemos que es importante resguardar la vida, pero ya está bueno de la retórica tipo: “De una mala situación económica nos podemos salvar, pero del virus no…”. Coincido en que debemos resguardar la vida, pero no solamente de la covid, sino también de otros males consecuencia de la pandemia como: la depresión y otros problemas de salud mental de quienes han sufrido mucho por quedarse sin trabajo, no poder pagar las deudas, en fin, por el “cochino” pero tan necesario dinero.

Sí, ya sé que algunos políticos dirán: “Mal agradecido estamos salvando vidas”, pero la realidad es que esto no es tan así, pues nadie puede quedarse en casa cuidándose, mientras sus hijos no tienen para comer, y mucho menos pueden quedarse en casa si no tienen casa. Obviamente, tampoco eso es excusa para salir sin tomar precauciones contra el contagio, pues si te contagias mientras buscabas la platita ¡tus hijos no solo no tendrán comida, sino que se quedarán sin alguien que los asista!

El llamado es entonces a establecer mecanismo que permitan a las personas mantenerse aisladas, pero también que le garanticen una manera de subsistir. Y esto se logra en equipo, es decir, el Estado y la empresa privada… y para concretar esto, sería genial si los economistas dejan de practicar tanta futurología en los medios, y se ponen a buscar una solución sostenible y sustentable para ayudar a resolverlo.

¿Estamos claros de que solo hablan de capitalismo y comunismo no? Siéntense a pensar, algún otro modelo económico debe de haber ¡Investiguen o invéntenlo!

Sé que muchos están diciendo “Juanette, ¡otra vez sopa!” y sí. Seguramente pase lo mismo que el año pasado, tal vez tengamos que encerrarnos de nuevo, ¿quién sabe? Pero el año pasado no teníamos vacunas por ejemplo… Bueno, sé que ahora tampoco tenemos, es decir ya se inventó, pero los laboratorios hicieron lo que mejor saben hacer ante una nueva enfermedad: dinero.

Ahora pongo en la palestra una idea tonta: ¿Y si los laboratorios liberan las patentes de sus vacunas y así cualquier laboratorio, estado u organización puede fabricar el antídoto para la covid?

Bueno, de tanto escribir la palabra sopa ya me dio hambre, así que nos vemos la semana que viene.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es