Hola, terrícolas, por Juan E. Fernández “Juanette” - Runrun
Hola, terrícolas, por Juan E. Fernández “Juanette”

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@SoyJuanette

La semana pasada el mundo festejó cuando el rover Perseverance llegó a Marte… Bueno, cuando digo “el mundo” me refiero a la tierra, porque para los marcianos no es una gran noticia. Es más, dicen que ya están reformando la Constitución interespacial para frenar la migración interplanetaria.

Y me preguntó yo: ¿no es suficiente que estemos destruyendo un planeta para ahora irnos a destruir otro? ¿De dónde viene ese afán del hombre por conquistar nuevas tierras?, bueno más bien conquistar “nuevos martes”.

Resulta que luego de hacer una minuciosa investigación, que me llevó a dibujar una línea temporal, pude determinar lo siguiente: los primeros fósiles descubiertos del Homo erectus se encontraron en África, pero también en América. Y en Asia. Es decir, que desde la edad de piedra ya los humanos estamos del timbo al tambo… Después vinieron los vikingos, Marco Polo, los romanos, los bárbaros, los portus que se fueron a Venezuela, los tanos que vinieron a la Argentina, los venezolanos que estamos invadiendo el mundo… y ahora: ¡los migrantes espaciales! A propósito: ¿Quién será el primer migrante espacial?

Yo tengo tres sospechosos: Elon Musk, Jeff Bezos y Richard Branson, pues ellos son los archimillonarios que están invirtiendo en los viajes al espacio. De hecho, Bezos renunció a Amazon para enfocarse en su empresa de turismo espacial (que de turismo no tiene nada; para mí eso es una fachada para montar su tienda online en Marte y cobrar los envíos más caros).

Aunque hay alguien que sin duda no será un migrante espacial: Bill Gates, porque es el único millonario que no está invirtiendo en una compañía de viajes espaciales.

Por el contrario, Gates acaba de lanzar un libro titulado Cómo evitar el cambio climático, y yo creo que lo hace no solo para salvar el planeta, sino también para joderles el negocio a los otros tres… Todos sabemos que a Bill no le gusta la competencia. 

Y a todas estas… ¿qué dicen los marcianos? Algunas fuentes revelaron que ya están modificando las leyes para pedir a los terrícolas algunos requisitos migratorios:

Título de bachiller fondo negro.

Solvencia intergaláctica de antecedentes penales.

Carnet del planetario.

Hisopado negativo (hecho en 6 países distintos)

Cuarentena de 4 meses en la luna de Sauron.

Una camiseta de Talleres de Córdoba.

Una gorra del Magallanes .

Notas certificadas por la confederación interestelar.

Y algunos otros requisitos que me está averiguando un amigo marciano que trabaja en la cancillería del planeta.

Pero cuando estemos allá los humanos ¿Cómo será aquello? Me imagino a los extraterrestres con el ojo rojo de coraje (todos sabemos que son cíclopes) porque hay muchos terrícolas en su planeta y obviamente ya estaremos poniendo música a todo volumen en las calles y edificios hasta muy tarde.

Según algunos cálculos, creo que en menos de 5 años ya estarán los primeros 100 millones de humanos poblando marte, que por supuesto trabajarán llevando encomiendas interestelares en la compañía “Martenzon” (sí, de Jeff Bezos) con la promesa de “1,079e+9 Km/h o gratis”.

Otros terrícolas, en cambio, trabajarán en los “call mentes” de la compañía de telepatía “Martestar”… y claro, habrá extraterrestres que odiarán a los humanos porque “les estamos quitando su espacio”.

20 años más tarde, llegará una segunda ola de terrícolas. Estos serán repudiados por algunos de los humanos de la primera ola, quienes, por supuesto, ya se creerán marcianos.

Afortunadamente habrá otros que pintarán en sus cascos y tanques de oxígeno la imagen del planeta Tierra, acompañada de la frase “Lo nuestro es lo mejor”, y serán de gran ayuda para los recién llegados.

Ya para ese momento, el primer grupo de terrícolas tendrá mejores trabajos; seguro habrá una periodista mitad terrícola, mitad marciana que se llame “Marte Delgado”, y que tenga un programa llamado El Show de Marte.

En ese momento ya estaremos todos relacionados afectivamente. Habrá parejas de marcianos y humanos. De hecho, creo que se volverá popular una frase para terminar las relaciones. El humano o la humana le dirán a su pareja marciana: “necesito espacio”, “me estás quitando oxígeno”, o “necesitamos oxigenar la relación”.

En fin y mientras todo eso pasa, seguramente ya habrá misiones espaciales a Saturno o Júpiter, que obviamente serán comandadas por marcianos, quienes estarán buscando nuevos territorios. Porque, gracias a los terrícolas, en Marte ya no se podrá vivir por las guerras, la contaminación y la corrupción.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es