#EnPocasPalabras | El default ruso y el oro, por Tony Bianchi - Runrun
#EnPocasPalabras | El default ruso y el oro, por Tony Bianchi
El default ruso, el primero desde la revolución bolchevique, representa un duro golpe para el prestigio de Moscú

 

El conflicto entre Occidente y Rusia se ha expandido con un frente financiero de suma importancia. El 26 de junio de 2022, en la noche, finalizó el «período de gracia» (de un mes) por la falta de pagos (cupones y bonos en dólares y euros) de Moscú a sus acreedores (los tenedores de los bonos). Y Rusia está «técnicamente» en default (impago).

Esta es la primera vez desde la revolución bolchevique que Moscú «incumple» con sus acreedores, sumando el monto total en cuestión a 100 millones de dólares, en dos bonos denominados en dólares y en euros, con vencimiento en 2026 y 2036.

El 24 de febrero, fecha de la invasión de Ucrania, Rusia tenía $ 40 000 millones en bonos en circulación. Moscú no cumplió con su pago, pero obtuvo un «período de gracia» que venció precisamente el 26 de junio por la noche.

El Kremlin ha afirmado repetidamente que no hay razones convincentes para que se declare un incumplimiento técnico por parte de Rusia. Pero ha admitido que no puede enviar dinero en moneda extranjera a los tenedores de bonos. Y achaca la culpa a Occidente, al que acusa de “forzar un incumplimiento artificial.”

Estrictamente hablando, se trata de una falta «simbólica». Putin tiene amplia capacidad de encontrar financiamientos provenientes de sus grandes ganancias derivadas de la venta de gas y petróleo a los propios países occidentales.

Sin embargo, en el mundo bancario esto es considerado un incumplimiento imperdonable. Representa un duro golpe para el prestigio de Moscú y constituye una «marca» negativa para su futuro.

Expertos en este tipo de canjes consideran que, debido a las sanciones impuestas por la invasión de Ucrania, al fallar Rusia de obtener los fondos para cubrir el monto de los bonos, es poco probable que estos lleguen rápidamente a la mayoría de los titulares de entidades internacionales.

Para muchos “bonistas”, el no recibir a tiempo el dinero adeudado en sus cuentas produce huecos financieros que necesitan ser llenados a través de onerosos préstamos y recargos adicionales, señalan los expertos.

«Es desde marzo que pensamos que un incumplimiento de pago por parte de Rusia era inevitable», dijo a Reuters Dennis Hranitzky, jefe de litigios soberanos en el bufete de abogados Quinn Emanuel.

Además del default, sanciones al oro

Otro golpe a la economía de Moscú resulta ser la decisión del Grupo de los 7 (G7) reunido en Elmau en Baviera. Este prohibió las exportaciones rusas de oro con el fin de evitar que los oligarcas eludan las sanciones impuestas a Rusia.

La iniciativa conjunta del Reino Unido, Canadá, Japón y Estados Unidos «golpea directamente a estos rusos adinerados, protegidos por el Kremlin. Y golpeará el corazón de la maquinaria de guerra de Putin», ha afirmado el primer ministro británico, Boris Johnson.

La congelación del oro implica un perjuicio considerable para la Federación Rusa porque el oro es la segunda mayor fuente de ingresos de exportación de Moscú, después de la energía. Y el país produce alrededor del 10 % del oro extraído anualmente en el mundo.

Esto se debe en parte gracias a que Rusia cuenta con una de las reservas de oro más grandes del mundo, con un valor calculado de más de 140 000 millones de dólares.

La mayor parte del precioso metal es comprado por los bancos comerciales rusos, que lo envían a las refinerías antes de venderlo en el extranjero o al banco central ruso. Una operación que sirve para que el gobierno eluda las sanciones vendiendo sus lingotes.

Hasta ahora las sanciones occidentales contra Rusia no han sido dirigidas directamente al comercio de oro; pero muchos bancos, transportistas y refinadores han dejado de comerciar con el metal ruso después del comienzo del conflicto en Ucrania.

El 7 de marzo de este año la London Bullion Market Association (Lbma) decidió eliminar de las refinerías rusas el sello de «buena entrega» (good delivery); esta es la marca comercial utilizada para indicar barras vendibles con fines financieros.

Con la nueva prohibición a Rusia le será aun más difícil vender su oro. Y lo mismo ocurre con los oligarcas. La prohibición de transacciones afecta a cualquiera que comercie con rusos.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es