La mentira y la incertidumbre del regreso a clases, por Roberto Patiño - Runrun
La mentira y la incertidumbre del regreso a clases, por Roberto Patiño
¿Es seguro volver a la escuela si desconocemos la verdad de la pandemia?

 

@RobertoPatino

Desde nuestra experiencia en el trabajo en las comunidades conocemos, de primera mano, la urgencia que tiene el regreso a clases para las familias venezolanas. La educación formal en las aulas es imprescindible para garantizar habilidades y conocimientos en los niños y jóvenes en un momento tan importante de su formación y madurez. Es necesario, ¡casi urgente!, superar el paréntesis que impuso la pandemia y que no pudo ser atendido por las clases a distancia o telemáticas, como prometió el régimen, por las carencias técnicas de nuestro sistema educativo y de la mayoría de las familias venezolanas.

Muchos niños y jóvenes venezolanos llevan dos años sin recibir educación formal, lo que representa un riesgo y un reto que tendremos que hacer frente en los próximos años para garantizar que esta generación pueda valerse por sí misma. Sin embargo, el anuncio del régimen de la vuelta a clases en el mes de octubre puede ser un peligro para la población escolar y sus familias y una amenaza letal para el gremio docente venezolano, a razón de la carencia de información confiable sobre la verdadera situación de la pandemia de Covid-19 en Venezuela.

Recientemente la Organización Panamericana de la Salud (OPS), organismo multilateral que lucha contra la pandemia y que cuenta con el aval de todos los países de la región, hizo público el dato según el cual en Venezuela apenas se ha vacunado un poco más del 14 % de la población y no el 40 % de venezolanos, como ha dicho el régimen. La información se funda en el número total de personas que han recibido las dos dosis de las vacunas que se ponen en el país (las vacunas que se aplican en Venezuela son de doble dosis) y tiene como base, una población de 28 millones 700 000 venezolanos.

Estos cálculos, que se sustentan con información oficial que suministra el propio Ministerio del Poder Popular para la Salud a la OPS, nos ayuda a ver parte de la verdadera dimensión de la pandemia en Venezuela y nos advierte los potenciales riesgos a los que nos exponemos si se impone, sin criterios sanitarios confiables, la vuelta a la educación presencial con unas cifras de inmunización tan baja en la población. Esta decisión del régimen es un peligro para la salud pública del venezolano.

No es la primera vez que los ciudadanos están sometidos a la opacidad en cifras oficiales que son importantes para la planificación de políticas públicas y la toma de decisiones. Llevamos muchos años sin conocer datos reales y verificables sobre la marcha de la economía, desconocemos, con cifras oficiales, los avances o retrocesos en la lucha contra la delincuencia y la violencia, no tenemos información oficial confiable sobre la situación sanitaria nacional, en definitiva carecemos de datos que nos muestren la realidad del país.

Lo pocos indicadores que están disponibles, son elaborados con mucho esfuerzo ¡y riesgo!, por centros de investigación independientes, universidades autónomas, ONG e investigadores, que han tratado de superar el veto de censura que quiere imponer el régimen sobre la realidad venezolana.

El ocultamiento de los datos es una política de Estado que aspira a imponerse, para mantener las mentiras que el régimen repite por la red de medios públicos.

Sabemos muy bien de la frustración que hay en muchos venezolanos que necesitan recuperar la normalidad perdida por la pandemia, conocemos de la urgencia que tienen los padres para que sus hijos vuelvan a las aulas y del crecimiento de la desigualdad en aquellos niños de las zonas vulnerables con menores oportunidades para acceder a la educación remota. Nuestra experiencia de trabajo nos confirma que el colegio, y las actividades que se desarrollan desde allí, tienen un efecto positivo muy concreto en el núcleo familiar y las comunidades. Pero esta necesidad no puede responder una pregunta que debemos hacernos antes de regresar a las aulas: ¿es seguro volver a la escuela si desconocemos la verdad de la pandemia?

Seguiremos prestando apoyo a los padres y maestros que tienen un gran reto por delante. Continuaremos en el campo levantando y sistematizando la información sobre la realidad de Venezuela y, sobre todo, no descansaremos en nuestro empeño por lograr el cambio que tanto necesitamos. Nos merecemos una sociedad donde no se les mienta a sus ciudadanos, donde podamos tomar decisiones con base a información pública transparente y verificable y esto solo es posible si seguimos trabajando por el cambio en nuestro país.

*Fundador de Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convivewww.robertopatino.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es