La negociación económica, por Luis Oliveros - Runrun
La negociación económica, por Luis Oliveros

@luisoliveros13

A menos que usted tenga un tanque, un avión de combate, suficientes armas en su casa y/o un ejército, la única manera factible de arreglo del conflicto político venezolano está en un acuerdo o una negociación. Es hora de entender que las promesas de invasión siempre estuvieron fuera de la realidad, al igual que el Gobierno de Maduro renunciando y dejando las llaves de Miraflores en el felpudo de la entrada.

Ese absurdo mensaje de que todas las opciones estaban sobre la mesa, solo sirvió para que el país despilfarrara más de dos años (y contando) de un tiempo que se cuenta en pobreza, miseria y vidas perdidas.

¿Funcionará la actual negociación? Solo el tiempo lo dirá. Sin duda hay grupos de lado y lado jugando en contra. La polarización y el status quo tienen beneficiarios. Para algunos, la actual situación es maravillosa, les produce ingresos, calidad de vida, poder, etc. También hay diferencias a la hora de sufrir la crisis venezolana; no es lo mismo mirarla desde el exterior (y apoyar sanciones, no tener problemas de combustible, no enfrentar la hiperinflación, etc.), que vivir en Venezuela, tomando 2-3 aviones para llegar a un destino internacional (que normalmente se hace con un vuelo directo), que le cierren la cuenta a su empresa en un banco extranjero, que los proveedores no le ofrezcan créditos (y le vendan más caro, por el simple hecho de ser venezolano), que deba “disfrutar” convivir con sanciones, etc.

El país demanda cambios y la economía necesita uno de 180 grados. Sin duda, el gobierno de Maduro y también el de Chávez incurrieron en enormes errores en el manejo de la economía venezolana, por lo que pareciera oportuno aprovechar este entorno de negociaciones/conversaciones, para introducir transformaciones importantes y necesarias en el país.

Una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos, devolver empresas expropiadas, reformas fiscales, un plan de privatizaciones, etc. pudieran ser medidas que cuenten con suficiente consenso político para llevarlas a cabo por el bienestar de los venezolanos. ¿Quién estaría en contra de una nueva Ley de Hidrocarburos que genere los incentivos adecuados a la inversión privada y permita cambiar la tendencia de declinación en nuestra industria petrolera?

Privatizar empresas públicas como Cantv, Movilnet, la CVG, etc. ¿no es algo que el país necesita?, al igual que buscar socios con los cuales mejorar el sistema de refinación venezolano. Pensemos en los beneficios que se generarían en nuestro mercado interno con la entrada de otras empresas de comunicaciones o en construir una estrategia integral para lograr una reestructuración de la deuda externa. Venezuela tiene muchos problemas y, con seguridad, en muchos se pudieran alcanzar acuerdos por el bien de la gran mayoría.

A pesar de las enormes diferencias que en lo ideológico hay entre el gobierno y la oposición, el llegar a consensos para recuperar la economía venezolana, generar empleo y mejorarle la calidad de vida a millones que hoy la están pasando muy mal, bien valdría la pena el trabajo. Como todo proceso de negociación, ambas partes tendrán que poner de su parte, aceptar que no todo a lo que aspiran lo obtendrán, que hasta perderán algunas cosas; pero en el medio debería estar lo más importante: el venezolano. Claro, eso suponiendo que se quiere lograr lo mejor para los venezolanos.

Ojalá y el pragmatismo se imponga, que las voces radicales sean dejadas de un lado y consigamos acuerdos políticos importantes para mejorar el rumbo de la economía.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es