Informe Otálvora | EEUU mantiene sanciones y auspicia negociaciones en Venezuela, por Edgar C. Otálvora - Runrun
Informe Otálvora | EEUU mantiene sanciones y auspicia negociaciones en Venezuela, por Edgar C. Otálvora

Joe Biden acompañado de Kamala Harris, Antony Blinken, Jack Sullivan y Juan González, en reunión virtual con el primer ministro de Canadá Justin Trudeau el 23FEB21. Foto @POTUS

 

@ecotalvora

El gobierno de EE. UU. se propone adelantar una “nueva táctica” hacia Venezuela según las conversaciones sostenidas por la oposición venezolana y el nuevo gobierno estadounidense.

Esa táctica ya estaba retratada en la plataforma que el Partido Demócrata presentó para las elecciones del año 2020. Como adelantara el Informe Otálvora del 08AGO20, el Partido Demócrata ofrecía “movilizar a los socios” regionales “y en todo el mundo” para atender las “necesidades urgentes de Venezuela” y ejercer “una presión inteligente y una diplomacia efectiva”, rechazando “amenazas bélicas no atadas a objetivos políticos realistas” y “motivadas por objetivos partidistas” internos de EE. UU. Ese texto muy probablemente fue redactado por Antony Blinken quien ahora es la cabeza de la diplomacia estadounidense. La “nueva táctica” no es, al menos por ahora, un cambio radical con respecto a la línea efectivamente seguida por EE. UU. durante el gobierno de Trump.

*****

Desde el 19FEB21, y por una semana, se congregó en Bogotá un grupo de dirigentes opositores venezolanos que integran la alianza que apoyó el ascenso de Juan Guaidó como presidente encargado. El propósito del encuentro era procurar acuerdos tácticos internos y coordinar con el nuevo gobierno de EE. UU. La realización del evento fue mantenida en muy bajo perfil, según fuentes cercanas a Guaidó, por razones de seguridad de quienes viajarían desde Venezuela cruzando una frontera oficialmente cerrada. El 20FEB21, el gobierno de facto, para dejar constancia de su capacidad de espionaje y obviamente para desmoralizar a sus contrincantes, publicó en la cuenta de Twitter del alto jerarca Jorge Rodríguez, el programa que los reunidos en Bogotá se proponían cumplir.

*****

Una lista parcial de los participantes en la cita de Bogotá incluye a Juan Guaidó vía Internet; Leopoldo López y el embajador ante EE. UU. Carlos Vecchio, quienes llegaron desde Madrid y Washington, ambos copartidarios de Guaidó en el partido Voluntad Popular; el “canciller” Julio Borges y el embajador en Bogotá Tomás Guanipa en representación parcial del partido Primero Justicia, aunque el sector liderado por el excandidato Henrique Capriles Radonski no se hizo presente; Manuel Rosales líder del partido Un Nuevo Tiempo y Luis Aquiles Moreno del partido Acción Democrática.

Todos ellos asistían en nombre de la coalición partidista denominada G4 que ha rodeado a Guaidó desde su designación en 2019.

Además estaban presentes los voceros opositores Delsa Solorzano, Andrés Velásquez y Mariel Magallanes. La lista de invitados es más larga e incluye incluso a activistas que no lograron burlar el espionaje y cerco del régimen que les bloqueó la salida desde Venezuela. Algunos activistas opositores no dejaron de mostrar inconformidad por su exclusión de la lista de los convocados a Bogotá. La reunión santafereña contó con el beneplácito del gobierno de Colombia y fue apoyada logísticamente por el gobierno de EE. UU. James Story, el embajador de EE. UU. para Venezuela quien opera desde Bogotá, fungió como anfitrión de los venezolanos.

Una visita a Washington por parte de la dirigencia opositora, la cual comenzó a ser gestionada desde la conflictiva transición de gobierno en EE. UU., fue definitivamente descartada. El nuevo gobierno ha optado, salvo en casos especialmente críticos como Irán y Afganistán, por valerse del Internet como vía para adelantar sus gestiones bilaterales. Incluso el Secretario de Estado realizó sus primeras dos visitas al extranjero el 26FEB21, a Canadá y México, de manera virtual. Con esas normas de por medio, en Washington no se mostraron especialmente interesados en organizar una visita de los opositores venezolanos, quienes, además, en el caso de quienes permanecen en Venezuela, tienen serias restricciones de movimiento en razón del monitoreo de los órganos de espionaje interno. Mediante enlaces de teleconferencia los voceros opositores concentrados en Bogotá sostuvieron reuniones con organismos del gobierno estadounidense.

*****

El estadounidense de origen colombiano Juan González, designado por Biden como responsable del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional que opera desde la Casa Blanca, se expresó extensamente sobre la política hacia Venezuela en una entrevista difundida por Univisión el 18FEB21. González fue entrevistado por Patricia Janiot, quien resumió lo central de lo expuesto por su paisano.

“La democracia a Venezuela no llegará mañana; tomará tiempo y tenemos que empujar a que el régimen se siente con la oposición como iguales a negociar una salida. Los venezolanos son los que tienen que hablar del futuro del país”.

Para lograr que el gobierno de facto se siente a negociar con la oposición, el asesor de Biden indicó que “vamos a seguir incrementando la presión de una manera multilateral, que es lo que tiene efecto a favor de una salida democrática”, para lo cual EE. UU. se propone “formar un consenso entre la comunidad internacional para asegurar que quienes están robando miles de millones de dólares de Venezuela, no encuentren refugio en ninguna parte del mundo”.

González resaltó la vía multilateral que buscaría Biden ante Venezuela: «la administración anterior habló de una coalición internacional, pero todo lo que estaba haciendo era unilateral» y el “consenso internacional [sobre Venezuela] se estaba rompiendo por las acciones políticas unilaterales” del gobierno Trump.

En relación a las sanciones impuestas a jerarcas chavistas y al aparato gubernamental, González confirmó que el gobierno Biden no planea suspender esas medidas. Levantar unilateralmente las sanciones, “no es una de las prioridades de EE. UU. en este momento, porque lo que queremos es empujar hacia un diálogo entre los dos lados que lleve a un resultado democrático”.

Según sus propias publicaciones y de su esposa en cuentas de Twitter, González goza de una gran cercanía y familiaridad con Biden, lo que hace que sus comentarios sean tomados como el pensamiento de la Casa Blanca sobre Venezuela.

Por cierto, el 02MAR21 Joe Biden notificó al Congreso de EE. UU. su decisión de prolongar por un año, hasta el 08MAR22, la vigencia de la Orden Ejecutiva 13962 emitida por Barack Obama y ratificada durante todo el gobierno de Donald Trump. Dicha Orden Ejecutiva es el sustento legal para buen parte de las sanciones impuestas por EE. UU. al régimen chavista.

*****

El 02MAR21, el secretario de Estado de Biden sostuvo una conversación telefónica de aproximadamente cuarenta y cinco minutos con Juan Guaidó. La nota emitida por el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, “destacó la importancia del retorno a la democracia en Venezuela a través de elecciones libres y justas”, nada distinto de lo afirmado por el mismo Departamento en tiempos de Trump. Agregó Prince que “el secretario Blinken describió nuestros esfuerzos para trabajar con aliados de ideas afines, incluida la Unión Europea, el Grupo de Lima, la Organización de los Estados Americanos y el Grupo de Contacto Internacional, para aumentar la presión multilateral y presionar por una transición democrática y pacífica”.

*****

El gobierno Biden se ha declarado en estado de provisionalidad en cuanto a las definiciones de sus líneas maestras de seguridad nacional y política exterior. El 03MAR21, Blinken pronunció lo que calificó como su primer discurso de ocho líneas generales de política exterior enmarcadas en la «orientación estratégica provisional» enunciada por Biden.

De las palabras de Blinken se desprende que los retos que representan China y Rusia son los grandes temas para EE. UU.

De hecho, para Blinken la “mayor prueba geopolítica del siglo XXI para EE. UU. es su relacionamiento con China”. En su discurso, Blinken no se refirió a Latinoamérica sino de forma genérica cuando resaltó que uno de los propósitos del gobierno Biden es “volver a conectarnos con nuestros amigos y aliados, y reinventar las asociaciones que se construyeron hace años para que se adapten a los desafíos de hoy y de mañana. Eso incluye países de Europa y Asia que han sido nuestros amigos más cercanos durante décadas, así como viejos y nuevos socios en África, Oriente Medio y América Latina”. Acción colectiva y multilateralismo son parte de las claves anunciadas por Blinken y ellas forman parte de la receta para Venezuela.

Blinken se refirió al tema militar. “Nos aseguraremos de seguir teniendo las fuerzas armadas más poderosas del mundo. Nuestra capacidad para ser diplomáticos eficaces depende en gran medida de la fuerza de nuestras fuerzas armadas”, pero igualmente confirmó que el gobierno Biden no promoverá “la democracia mediante costosas intervenciones militares o intentando derrocar regímenes autoritarios por la fuerza. Hemos probado estas tácticas en el pasado. Por muy bien intencionadas que sean, no han funcionado”. También dijo que “nunca dudaremos en usar la fuerza cuando estén en juego las vidas y los intereses vitales de los estadounidenses”.

*****

El equipo para Latinoamérica del gobierno Biden en el Departamento de Estado aún no está constituido. El diplomático Brian Nichols ha sido nominado para la subsecretaría del hemisferio occidental, pero su designación, que debe pasar por el Congreso, aún no ha sido tramitada. Igualmente, el hondureño-estadounidense Ricardo Zúñiga, quien sería el segundo de Nichols, aún no se incorpora al Departamento de Estado. El “hemisferio occidental” está en manos de la coreano-estadounidense  Julie J. Chung en calidad de encargada.

En todo caso, el secretario Blinken se muestra excepcionalmente enterado del proceso venezolano. En Washington se comenta que el think tank “International Crisis Group” hace su tarea en las proximidades del nuevo gobierno de EE. UU.

*****

Los enunciados de Juan González y de Antony Blinken fueron los elementos que el gobierno de EE. UU., por intermedio del embajador James Story, expuso a los líderes opositores reunidos en Bogotá en la semana entre el 19-26FEB21.

Según fuentes cercanas a Guaidó consultadas para este Informe en Washington y Caracas, el gobierno Biden confirmó que mantendría su reconocimiento a Juan Guaidó como principal interlocutor político y como presidente encargado de Venezuela.

El gobierno Biden se muestra interesado en incrementar la ayuda humanitaria hacia venezolanos con el concurso del “gobierno interino”. EE. UU. ofrece iniciar gestiones junto con Canadá, Colombia y eventualmente Brasil, además de la Unión Europea, para impulsar una iniciativa que promueva un nuevo mecanismo de diálogo político entre el gobierno de facto y la oposición encabezada por Guaidó. Dicho mecanismo, con un plazo fijo de duración, tendría el propósito de negociar un acuerdo integral para la convocatoria de elecciones presidenciales y legislativas. En tanto, se mantendría el esquema de sanciones contra el gobierno de facto y el desconocimiento del proceso electoral que el régimen se dispone a activar para elecciones regionales. El plan habría sido tratado por EE. UU. con el gobierno de Canadá, con quien Biden y Blinken han sostenido varios encuentros de trabajo.

En suma. La reunión de Bogotá mantiene el estatus entre el gobierno de EE. UU. y la oposición venezolana, la cual no logra alcanzar acuerdos tácticos efectivos. 

*****

La línea de acción de Biden hacia Venezuela se suma a la decisión de la Unión Europea de incrementar las sanciones contra altos jerarcas del régimen chavista. Los gobiernos de Alemania, España, Francia y Países Bajos impulsaron dentro de la Unión Europea un nuevo grupo de sanciones contra altos jefes militares, autoridades electorales y judiciales, involucradas en violaciones de DD. HH. y en la organización de las votaciones legislativas realizadas por el régimen el 06DIC20. 

Esas sanciones fueron adoptadas por los ministros de Exteriores de la UE el 22FEB21. En el seno del gobierno Maduro existía cierta expectativa sobre una caída de presión externa que podría llegar con la presencia de Biden en la Casa Blanca y con Josep Borrell al frente de la diplomacia de la Unión Europea, lo cual no ha ocurrido. Las crecientes tensiones entre la UE y Washington contra Rusia, incluyendo el desaire a Borrell en Moscú el 05FEB21 y las sanciones europeas y de EE. UU. a funcionarios rusos anunciadas simultáneamente el 02MAR21, presagian que el caso venezolano tiende a mezclarse con los choques de Washington y Bruselas con Rusia.

*****

El libro CASTRO & CHAVEZ de Edgar C. Otálvora, originalmente publicado en versión digital en 2011, está disponible ahora en versión rústica de papel. Lo puede pedir por Amazon.

Artículo publicado previamente en Diario Las Américas

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es