Gobierno criminal, por Sebastián de la Nuez - Runrun
Gobierno criminal, por Sebastián de la Nuez

@sdelanuez 

No hay estudio más completo y confiable en Venezuela sobre los indicadores de pauperización del país que Encovi, la encuesta que lidera la Universidad Católica Andrés Bello a través de uno de sus institutos. Acaba de dar a conocer su último estudio, que podría resumirse en cinco palabras: Venezuela padece un gobierno criminal.

Ya lo han publicado los principales portales, entre ellos, por supuesto, Runrun.es, donde se hizo un excelente resumen de Encovi 2019-2020.

Pero estos datos y lo que significan hay que remacharlos hasta el hartazgo: deben conocerse y reconocerse en el Parlamento Europeo y en cada organismo internacional que tenga relación con Derechos Humanos. Las entidades regionales y hemisféricas deben estudiarlo y discutirlo.

¿No hay responsabilidades compartidas ante el destino trágico de este país?

La Encovi revela, con datos fehacientes, que los pobres nunca han dependido más del Estado que ahora; por lo tanto, el gobierno espurio los tiene acogotados y, mediante ese acogotamiento, chantajeados (con ese chantaje en el bolsillo, el chavismo-madurismo se dirige hacia su próxima pantomima electoral).

Las clases sociales mayormente desposeídas dependen cada vez más de la dádiva gubernamental: los pagos hechos por programas del Estado representan 25,3 % del ingreso familiar total. Según la Encovi, a partir de 2018 se duplicó el peso de ese tipo de aportes respecto del total del ingreso de las familias.

Venezuela no hace más que retroceder, se empobrece a niveles de Haití y de algunos países africanos: 96 % de los hogares encuestados presenta pobreza de ingreso, 54 % califica en el renglón de pobreza reciente y 41 % en pobreza crónica.

La pobreza multidimensional (relacionada con indicadores como educación, estándar de vida, empleo, servicios públicos y vivienda) afecta a 64,8 % de los hogares y creció 13,8 % entre 2018 y 2019. Entre otros datos alarmantes, 166.000 niños menores de cinco años califican como desnutridos. Esos niños están condenados desde ya.

Claro que el estudio tiene sus limitaciones, pero da una idea cabal de lo que sucede. Fue hecho entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, con una cobertura ampliada de la muestra a 16.920 hogares a  nivel nacional. No obstante, la consulta sobre trece temas solo pudo completarse en 9932 casos, porque el trabajo de campo debió suspenderse a mediados de marzo a causa de la cuarentena.

Pero allí queda la realidad indiscutible: Venezuela es el país más pobre y el segundo más desigual de América Latina (coeficiente Gini 51,0) detrás de Brasil; y cuando se juntan las variables inestabilidad política, PIB y pobreza extrema, aparece en el segundo lugar de una lista de doce países –que encabeza Nigeria y termina con Irán– seguida de Chad, Congo y Zimbabue.

La Encovi también ha determinado que envejece la población, se reduce el número de habitantes y cae la esperanza de vida. En materia demográfica, los hallazgos principales incluyen el aumento del envejecimiento de la población (pasó de 10 % a 12 % el porcentaje de habitantes mayores de 60 años) y la feminización de la jefatura de los hogares (72,7 %), además de la reducción de casi 4 millones del número total de habitantes del país –un millón de personas menos por año entre 2017 y 2019–, producto de la migración, la disminución de la natalidad y el aumento de la mortalidad en todas las edades.

En el caso de la mortalidad infantil, el INE estimó una tasa para esta fecha de 12 por cada mil habitantes. Sin embargo, la Encovi registró una cifra de 26 por mil, diferencia de 14 puntos que ubica el registro en niveles similares a los de 1985-1990. 

«Los nacidos entre 2015 y 2020 vivirán 3,7 años menos a lo previsto en las proyecciones oficiales», dice el informe.

De modo que el INE miente, porque sus trabajos están desenfocados o porque tienen órdenes expresas de ocultar la tragedia nacional.

En fin, hay sitios web donde se ha consignado el informe muy exhaustivamente. Quiero destacar aquí tres nombres, los que arrean en primer lugar con este estudio, de perseverancia encomiable: el rector de la UCAB, Francisco J. Virtuoso, y los excelentes profesionales Anitza Freitez y Pedro Luis España. Los sigue un equipo digno de reconocimiento, incluyendo a los encuestadores.

Este es un estudio que antes hacía el Estado venezolano, cuando era Estado y no una manga de delincuentes. Lo ha asumido una universidad privada porque allí siguen vigentes unos valores que no son ni adorno ni mera consigna en actos de graduación. Entre ellos se habla de espiritualidad y de fomentar el discernimiento para optar por el bien más universal, el servicio al otro con una actitud positiva, dinámica y abierta.

¿Suena a misa? No. Suena a lo que Venezuela necesita en cada hogar, en cada escuela, en cada barrio. Lo otro, es decir, la alternativa, es un millón de muertos antes de que el madurismo caiga, si es que cae.

Virtuoso, el rector, habla de un plan lógico, factible, abierto, democrático, para hacerle frente a la tragedia. Pero lo que no dice, porque no está en él decirlo en esta ocasión al menos, es que a él mismo, a esa universidad y a otras privadas y públicas, los mueve esa determinación del espíritu que siembra esperanza y que algún día habrá de extenderse por cada rincón.

Muchos venezolanos sabrán, entenderán, asimilarán luego de tanto sufrimiento y desengaño ante la basura militarista, ante la utopía castrista, ante el populismo corrupto, que la razón fundamental de ser y de estar en el mundo es servir al otro, que es tu hermano. ¿Suena a prédica vacía? Bueno, en algún momento se llenará de sentido. Del sentido que le dé cada venezolano escarmentado.

Al presentar el estudio de este año, Virtuoso hizo un llamado concreto a la sociedad venezolana: «Hay que convertir este drama en exigencia de cambio con propuestas serias y realistas; no podemos conformarnos con sobrevivir, con ver partir a nuestros jóvenes».

La Encovi es otro llamado de alerta, el más grave que se haya producido hasta ahora. Y si este gobierno ilegítimo sigue el año próximo, la encuesta Encovi del año próximo será la más grave que se haya producido hasta entonces.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es