¿Alivio de sanciones para Venezuela? El plan de Trump señala el camino, por Patrick Duddy* - Runrun
¿Alivio de sanciones para Venezuela? El plan de Trump señala el camino, por Patrick Duddy*
Todos quieren detener un desastre humanitario. Ahora hay una hoja de ruta imperfecta para hacerlo.

 

 @AMBPatrickDuddy 

Muchos en Washington y en otros lugares están convencidos de que se debe hacer algo urgentemente para darles a los venezolanos la oportunidad de organizar un esfuerzo nacional ordenado para prevenir una catástrofe de coronavirus. El alivio de las sanciones ocupa un lugar destacado en su pensamiento.

Esta semana, la administración Trump anunció una hoja de ruta detallada para la restauración de la democracia en Venezuela que podría conducir a la eliminación progresiva de las sanciones. El plan no es perfecto, pero ciertamente parece moverse en la dirección correcta. Requiere el compromiso de todas las partes interesadas, incluidos los Estados Unidos. Ofrece un programa paso a paso para el alivio de las medidas punitivas que Estados Unidos ha impuesto a Venezuela a medida que el país se convirtió en un espiral de autoritarismo y su economía colapsó. Cualquier persona interesada en el bienestar del pueblo venezolano, que ha seguido el declive progresivo de Venezuela en los últimos años, comprenderá que el país es profundamente vulnerable en este momento.

El plan requiere que Nicolás Maduro, el hombre fuerte sucesor de Hugo Chávez que todavía tiene el poder en Venezuela, se haga a un lado, y que Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, reconocido por más de 50 países como el presidente interino legítimo, así lo haga también. El poder sería transferido a la legislatura, que seleccionaría un gobierno nacional temporal y, eventualmente, celebraría elecciones libres y justas. Al partido del régimen, el PSUV, que tiene escaños en la Asamblea Nacional, se le permitiría participar en todas las fases del proyecto y los militares tendrían un papel en el proceso de transición.

Esto tiene lugar en el contexto de la pandemia de coronavirus, que se vislumbra en el horizonte como un desastre de proporciones verdaderamente bíblicas. El país no está preparado para hacerle frente. Los informes de escasez de alimentos y medicinas en Venezuela comenzaron a circular hace años y persisten hasta nuestros días. Incluso el distanciamiento social será imposible, ya que la mayoría de los venezolanos no tienen suficientes alimentos y medicinas para quedarse en casa.

Desafortunadamente, en ausencia de al menos algunos de los cambios previstos en el plan de EE. UU., la coreografía de una respuesta efectiva y no partidista a la amenaza de pandemia probablemente no sea posible, y eso no es porque EE. UU. haya impuesto sanciones al régimen de Maduro. De hecho, a medida que las circunstancias dentro del país se deterioraron en los últimos años, Estados Unidos buscó formas de abordar el desastre humanitario perpetrado en el pueblo venezolano por la incompetencia sostenida de las administraciones de Chávez y Maduro en los últimos 20 años.

A medida que las fotos de los estantes vacíos de supermercados y farmacias conmocionaron a la región y al mundo, Estados Unidos comenzó a enviar grandes cantidades de ayuda humanitaria a la región. La intención era ayudar a los desplazados varados en los países vecinos y ayudar a los que sufren dentro de las fronteras de Venezuela. El obstáculo para la distribución exitosa de la ayuda directamente en Venezuela fue y sigue siendo el régimen de Maduro que, inicialmente, resistió incluso reconociendo que había una crisis. El régimen bloqueó la asistencia de Estados Unidos para que no ingresara al país y al mismo tiempo utilizó la distribución de alimentos y medicamentos escasos para controlar y recompensar su base.

En el futuro, claramente, no se puede confiar en que manejen la ayuda de emergencia. Además, ceder ese papel al régimen les proporcionaría los medios para fortalecer su control sobre el poder. Al mismo tiempo, el régimen ha bloqueado los esfuerzos para poner la ayuda almacenada en manos de Guaidó y sus partidarios.

Por supuesto, los problemas ahora no son solo políticos. Venezuela ya está en manos de una crisis multifacética. La infraestructura está tan deteriorada que la mayoría de los hospitales no tienen suministros confiables de electricidad o agua. Gran parte del equipo médico se ha deteriorado y una cantidad angustiosamente grande de profesionales médicos ha abandonado el país.

La conclusión es que no se puede confiar en aquellos que actualmente tienen el control en Caracas para montar el tipo de esfuerzo total y no partidista necesario para abordar la crisis humanitaria del país. El régimen no les permitiría asociarse voluntariamente con una misión humanitaria internacional. Desafortunadamente, el esfuerzo de ayuda masiva que exige la crisis humanitaria y de salud venezolana no será posible hasta que Maduro y la compañía cedan el poder, y no cederán el poder a Guaidó.

Hacer que los líderes tanto del régimen como de la oposición se hagan a un lado para permitir nuevas elecciones despejaría el camino para un esfuerzo coordinado y haría posible una asociación renovada con la comunidad internacional. Esa es una manera de detener un desastre aun mayor, y el tiempo se acaba.

* Exembajador de EE. UU. en Venezuela de 2007 a 2010. Ejerció en dos períodos tras ser expulsado del país por Chávez y luego regresar a pedido también de Chávez. / Retirado del Departamento de Estado, ahora enseña en la Universidad de Duke, donde es el director de su Centro de estudios de América Latina y el Caribe.