El mazo “big stick”, por Armando Martini Pietri - Runrun
El mazo “big stick”, por Armando Martini Pietri

No vaya a ser que Diosdado demande por plagio, llamémoslo como lo hizo el cara pálida, cuando en 1897 acusó a España de la destrucción del acorazado Maine en Cuba. Al estallar la guerra contra los españoles en 1898, se alista a la cabeza de un regimiento de caballería, los Rough Riders (Duros jinetes), que organizó, comandó, desembarcó y peleó contra ellos en la Isla de Cuba (no había nacido Fidel Castro) derrotándolos, para ganarse la reputación de héroe. Fue nominado para recibir la Medalla de Honor. En 2001, la recibió a título póstumo, siendo el único presidente en recibirla. Así las cosas, aunque se disgusten, les duela el estómago, se pongan bravos y estén atiborrados de furia, se les retuerzan las tripas, guste o no a chulos mal agradecidos, perversos castro-comunistas posteriores; el triunfo yanqui dirigido por un historiador, cowboy, conservador republicano, burgués, estudiado en Harvard, condujo a la independencia y libertad del pueblo cubano.

El Presidente William McKinley inició la era del imperio estadounidense a través de la fuerza militar y coacción económica; ultimado un año después -los imperialistas a veces caen en estupideces y mala costumbre de asesinar presidentes- con lo cual Theodore Roosevelt vicepresidente, entonces con 42 años, se convertía en el presidente más joven de la historia, y primero desde 1865 que no había luchado en la Guerra de Secesión. Resultó de los más populares, estableció un nuevo enfoque de política exterior, supuestamente basado en un proverbio africano, “hable en voz baja y cargue un gran bastón”, llegarás lejos”.

Abogó por el expansionismo, caracterizada por la doctrina del Gran Garrote (Big Stick). Pasando a controlar posesiones españolas en el Caribe y océano Pacifico. Instigó revuelta en Panamá para conseguir su separación que con anterioridad se había unido a la Gran Colombia. El objetivo: construir el canal bajo el control de los Estados Unidos. El Presidente 26, ferviente defensor de la Marina, convencido el paso a través del istmo de Panamá era fundamental para crear una armada fuerte y cohesionada.

Durante su presidencia, el ejército americano estableció en Cuba -1903- la base de Guantánamo, de acuerdo a lo convenido en el Tratado cubano/estadounidense, en condiciones tan férreas que el régimen comunista de Fidel Castro no logró su devolución, y ninguno de sus sucesores, ni siquiera el complaciente Obama, quiso devolver. Intervino en República Dominicana 1904 y ocupo Cuba en 1906.

Establece un corolario a la doctrina Monroe al afirmar que los Estados Unidos debían intervenir para defender sus intereses en el conjunto del mundo. Actuó personalmente en el arbitraje del conflicto Francia/Alemania sobre Marruecos y el producido entre Rusia/Japón. En reconocimiento le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz.

Y es por donde viene esta historia, fue Teddy Roosevelt quien concibió esa vieja costumbre gringa que no todos los ocupantes de la Casa Blanca han comprendido, de proporcionar la mano con un guante de seda y tener en la otra un garrote o mazo, “big stick” para darle en el cogote a quien se porte mal, perjudique o no entienda qué es lo que necesita, conviene o es capricho del American way of life.

Recordado por su personalidad exuberante, amplitud de intereses y logros, profesaba la fe calvinista, -cristianismo reformado, sistema teológico protestante. Sitúa énfasis en la autoridad de Dios sobre todas las cosas-, sociable, cordial, terminó siendo el fundador del imperialismo estadounidense, siempre con sonrisa amable, mano amigable y el “big stick” en la otra.

Por allá en los años 60 en plena guerra de Vietnam, Estados Unidos en su anhelo por derrocar la ignominia comunista de Ho Chi Minh, apoyó múltiples políticos para consolidar un gobierno fuerte, robusto, resistente, capaz de derrotarlos. Sin embargo, con estupefacción y confusión, terminaban reducidos no por sus adversarios del norte, sino por sus propios aliados infiltrados, colaboradores y convivientes.  

Al Sur de Vietnam, se establecieron varios gobiernos en poco menos de 2 años, lo que resultó en una tragedia diplomática y militar descomunal. Al día de hoy, es la bandera de triunfo más representativa que ondean sinvergüenzas comunistas, siendo una dolorosa vergüenza, ingrata e innegable derrota para los estadounidenses. Torpeza gigantesca e impericia que jamás volverán a cometer.

El garrote o mazo se lo acaba de aplicar el Presidente Donald Trump al populista, chavista revolucionario mexicano Andrés Manuel López Obrador, a quien obligó, a cambio de no subir impuestos a niveles de ruina, convertirse en muro ejecutivo y militar contra la emigración ilegal que a través de México transita hacia territorio gringo. Había ofrecido como promesa electoral construir un muro para frenar el ingreso desordenado; no lo ha realizado de ladrillos sino con decisiones presidenciales del Gobierno comunistoide izquierdista pagando la estrenada Guardia Nacional.

O sea, lo de dar, o al menos amenazar con hacerlo, parece funcionar. ¿Estará el régimen usurpador bajo el “big stick”? ¿Qué dice el mazo?

@ArmandoMartini