Aterrizaje forzoso por Francisco J. Quevedo
Aterrizaje forzoso por Francisco J. Quevedo

_Bolívares

 

Cuando Venezuela aterrice de esta ficción llamada “revolución bonita” que mucho tiene de película de terror más bien, y caiga en cuenta que todo es una farsa, que la realidad es otra, que estamos al borde de la quiebra, que los números que se nos informan son más falsos que un billete de tres, que no ganamos lo que creemos, y que ni siquiera el PIB es real, el aterrizaje será muy doloroso, si no forzoso. Un despertar cruel, pero necesario.

Nada es real, ni los precios, ni los costos, ni el dólar, ni su ingreso, amigo lector, porque cuando uno sale del país, o incluso cuando va a pagar cualquier cosa, se da cuenta que los millones son miles, y los miles no son nada. Un café cuesta 100 bolos que eran cien mil hasta que le quitaron tres ceros al bolívar para hacerlo “fuerte”. ¿Qué más se puede decir? ¿Que son 12 centavos de dólar? ¡No, a 6,30 ese café cuesta casi US$ 16! ¿Cuál es la verdad? ¿Y cuánto gana usted, si lo puede calcular?

Es que ni siquiera el presupuesto fiscal 2016 es cierto. El Ministro de Finanzas anunció que sería de Bs. 1,5 billones. ¿Cómo lo calculó, con ingresos mermados pero a Bs. 6,30 por dólar, como dijo que se mantendría la tasa, ó a 13,50, ó hasta 199 bolívares por dólar? Ya, decir que la inflación será del 60%, cuando el FMI la proyecta en 160%, es hacernos creer en pajaritos preñados.

Y si vemos el PIB, eso es otra farsa. De los US$ 459 millardos que pueda alcanzar en 2015, debemos separar como reales las exportaciones de PDVSA que se cobran en dólares, pero el resto debemos dividirlo entre alguna tasa de cambio. Otra vez, cuál usamos: ¿Bs. 6,30 por dólar ó 13,50 ó 199? Si reconvertimos el Producto Interno Bruto de esta manera, al cambio implícito, quizás Venezuela solo produzca US$ 44 millardos.

¡Somos un paisito! ¡Y somos pobres! El bolívar no es “fuerte”, ni vale 6,30 por dólar, quizás valga 200, pero tampoco vale 820 ni más. La inflación no anda “por ahí” por el 80%, anda por allá sobre el 160%, por lo menos, y apunta sobre el 200%, y hasta 300%  se atreven a pronosticar algunos analistas. Cuando despertemos de esta pesadilla, la realidad nos va a pegar duro en la cara. Nos va a pasar como a aquellos que se creyeron el cuento de la “lesión pélvica” y ahora deben consolarse creyendo que “vive”.

¡Sincérese! Convierta su sueldo a 200 bolívares por dólar, la tasa Simadi redondeada, y entenderá dónde está parado. Aunque no le den dólares a ese precio, sino a los enchufados, es una tasa oficial. Si gana un “sueldazo” de cien mil bolos, se dará cuenta que gana solo US$ 500 mensuales. Así, cuando pague el pan de jamón en Bs. 1.500 sabrá que solo vale US$ 7,50, que es caro, pero digerible. Y cuando le pidan cuatro millones por un carro usado, comprenderá que son veinte mil dólares. Eso sí, también habrá entendido que si gana salario mínimo, usted solo percibe US$ 85 mensuales, lo demás es un cuento de hadas.

¡Despierte!

 

@qppasociados