Erección durante cuatro horas: El raro síntoma de un paciente con COVID-19 - Runrun
Erección durante cuatro horas: El raro síntoma de un paciente con COVID-19
La infección por el nuevo coronavirus puede alterar los procesos de coagulación sanguínea y causar coágulos en distintos órganos del cuerpo, incluido el pene
En Francia, a un hombre de 62 años le extrajeron coágulos de sangre oscura de su órgano urinario y sexual

 

@mrs_yaky

 

La COVID-19 es una enfermedad multisistémica que puede atacar a diferentes órganos del cuerpo y generar un proceso inflamatorio muy intenso, que predispone a la formación de coágulos en el organismo de algunos de los pacientes afectados.  erección

Estos coágulos, una vez formados, pueden afectar a distintos sistemas del organismo. Las complicaciones tromboembólicas relacionadas con la infección por SARS-CoV-2 se han informado ampliamente e incluyen condiciones como la trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, accidente cerebrovascular isquémico y síndrome coronario agudo, entre otros.  

La trombosis del pene no se había informado como una complicación trombótica de la infección por SARS-CoV-2. Pero el pasado 17 de junio, especialistas franceses reportaron en una publicación difundida en The American Journal of Emergency Medicine el caso de un paciente de 62 años diagnosticado con COVID-19 que presentó una erección sostenida por más de 4 horas.

Al hombre, que estaba sedado e intubado por presentar una neumonía, le aplicaron medidas corporales, como una bolsa de hielo, para intentar disminuir la erección. Como esta acción no surgió efecto, el equipo médico procedió a hacer un aspirado con una aguja y le extrajeron coágulos de sangre oscura del pene, lo que sugirió a los doctores que podría tratarse de un caso de priapismo de bajo flujo. 

El priapismo se define como una erección del pene que persiste más de cuatro horas y que no está relacionada con el interés o la estimulación sexual, describen los médicos en su artículo. En el caso del paciente estudiado, la sangre quedó atrapada en las cámaras de erección del pene, a diferencia del priapismo de alto flujo, causado por una lesión.

 

En la conclusión del caso clínico reportado, los médicos franceses indican que el priapismo puede estar relacionado con la infección por SARS-CoV-2 y sugieren que esta emergencia médica sea reconocida por los profesionales de la salud y tratada con prontitud para prevenir complicaciones funcionales inmediatas y crónicas.

«Las presentaciones clínicas y de laboratorio en nuestro paciente reflejan una fuerte relación entre priapismo y la infección de SARS-Cov-2», explicaron. 

 

El doctor Elmer Huerta, especialista en oncología y medicina interna, afirmó en su podcast: “Realidad vs ficción” que la causa más común de priapismo en pacientes sanos es el 

tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil, especialmente, la terapia de inyección. Otras causas menos frecuentes son el uso recreativo de drogas, traumatismos genitales o en la ingle y problemas de la médula. Pero en 1 de cada 3 casos no se describe una causa específica de esta irregularidad. En el caso descrito en Francia, los médicos no encontraron otra causa probable al priapismo, más que la coagulación inducida por la COVID-19.

Un reciente estudio liderado por científicos del Instituto Oswaldo Cruz y de la Universidad Federal de Juiz de Fora, en Brasil, determinó que la infección por el nuevo coronavirus puede alterar los procesos de coagulación sanguínea en los casos más graves de la enfermedad, provocando trombosis, infartos o una embolia pulmonar.

Los científicos analizaron muestras de sangre de personas graves con COVID-19 y las compararon con las de personas con manifestaciones leves y asintomáticos, así como también con la de personas sanas.

En los pacientes graves con COVID-19 hubo un aumento en la activación de las plaquetas y se observó una fuerte agregación entre plaquetas y monocitos (células que actúan en defensa contra infecciones). Esto no ocurrió en las muestras de los pacientes con manifestaciones ligeras o en los casos asintomáticos.

 

El paciente francés que presentó el priapismo como síntoma duró 14 días intubado y en UCI, pero logró vencer la infección. No corrió con la misma suerte el actor Nick Cordero, quien presentó un coágulo en su miembro inferior tras contagiarse con COVID-19. 

A Cordero tuvieron que amputarle la pierna derecha y estuvo 95 días luchando contra los graves efectos del COVID-19 en su organismo: dos mini derrames cerebrales, sepsis, hongos en los pulmones y fallas cardíacas que implicaron la colocación de un marcapasos fueron algunas de las complicaciones con las que tuvo que lidiar. El canadiense falleció el pasado 5 de julio después de una ardua batalla.