A propósito del Esequibo... Una recopilación de Runrunes - Runrun
A propósito del Esequibo… Una recopilación de Runrunes

EL 5 DE SEPTIEMBRE NICOLÁS MADURO solicitó al Ministerio Público investigar al presidente encargado, Juan Guaidó, por su supuesta intención de abandonar el reclamo territorial de Venezuela por el Esequibo, una región que se disputa con Guyana desde el siglo XIX.

“El presidente Nicolás Maduro ha solicitado al Ministerio Público la apertura de una investigación exhaustiva de todos los delitos que aquí se están cometiendo”, informó la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, en rueda de prensa donde compartió un audio en el que se escucha a dos opositores —que el gobierno identificó como Vanessa Neumann y Manuel Avendaño— decir que si la oposición dejaba de reclamar el Esequibo lograría mayor apoyo del Reino Unido.

Para Rodríguez, “es muy evidente” que Guaidó “es un proyecto planificado por el gobierno de los Estados Unidos” con el fin de “cometer delitos”. De esta manera, aseguró que la intención de Guaidó sería “cambiar la posición de Venezuela” con el objeto de “entregar el Esequibo” a “la Exxon Mobil y otras empresas trasnacionales” y “el Esequibo es venezolano”.

Guaidó, por su parte, se defendió de la acusación al declarar: “Ellos [el gobierno] sí son unos traidores y unos vende patria. Amparan a narcoterroristas en suelo sagrado nacional (…) Si pudiéramos recuperar el 10% o 20% de lo que se robaron, no haría ni falta pedir plata prestada (…) Maduro es el responsable político de la perdida de casi 20.000 millones de dólares, y, además, haber tenido facilitación de pago a una empresa que no termino obras en Venezuela”.

El dirigente Julio Borges también salió en defensa de Guaidó y afirmó que el gobierno de Maduro entregó a Cuba la región del Esequibo a cambio de apoyo político.

“Quienes entregaron el Esequibo (región que está en litigio con Guyana desde el siglo XIX) fueron ustedes a cambio de apoyo político para el proyecto dictatorial y desestabilizar de la región que han instalado (sic)”, afirmó Borges en su cuenta de Twitter.

La región del Esequibo está bajo mediación de la ONU desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero la disputa territorial se agudizó en los últimos años tras el descubrimiento por parte de Exxon Mobil de yacimientos de petróleo en aguas en la zona.

En sus Runrunes, el periodista Nelson Bocaranda denunció en varias oportunidades la pretensión del gobierno de entregar el Esequibo a cambio del apoyo del Caricom a su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU. 

A continuación, publicaremos un recuento de estas denuncias desde 2015:

¿LO ESCONDE MADURO? | Runrunes del 11/06/2015

Si después de 16 años de conchupancia, regalos, acuerdos y carantoñas para tenerlos gratos -junto a los otros 14 miembros de Caricom- fue hace solo 16 días que el régimen venezolano reaccionó contra las violaciones de Guyana no hay duda que otro es el motivo que esconde esta versión actualizada del “Teniente Leopoldo Galtieri” cuando invadió las islas Malvinas y le declaró la guerra al Reino Unido.

Tras el deterioro 80/20 del gobierno de Maduro en todos los órdenes hay que pensar mal, como siempre, para acertar. El semanario La Razón dio el tubazo el domingo con su gran título “Tensión en la fachada Atlántica”. El apresuramiento del gobierno en un decreto que si bien varios sectores justamente reclamaban, militares dixit, tiene errores de tal naturaleza que pareciera contrario a las intenciones reales. Desde colocar coordenadas de Surinam y Guayana Francesa hasta provocar una acción militar guyanesa que podría llevarnos a sentarnos en la mesa con el Secretario General de la ONU, garante junto a los gobiernos venezolano y guyanés del Acuerdo de Ginebra sobre la zona en reclamación. Improvisación de una cancillería en manos inexpertas y politizadas. La zona decretada no es plataforma continental ni zona económica exclusiva sino un orden interno en el que estas entrando en una zona tutelada por la ONU.

Me explicaba el experto diplomático y ex representante de Venezuela en las negociaciones territoriales con Guyana, Emilio Figueredo, cómo este decreto no estuvo bien preparado y podría tener un repique de Colombia exigiéndonos a nosotros lo que ahora exigimos a Guyana. Una zona en reclamación no te da derecho a intervenirla. Recordé que el interés político de Hugo Chávez privó sobre cualquier otra consideración ya que hasta planes hizo de mudarse a Nueva York, de lograr el puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU, mientras duraran las sesiones y tener mucha más presencia mediática.

***

SÍ ES NUESTRO | Runrunes del 16/7/2015  

Con la premisa ineludible que el Esequibo es venezolano vale la pena recordar -para no engañarnos- los polvos que trajeron los lodos en que hoy estamos inmersos con la República de Guyana. Extraigo de trabajos presentados por oficiales de la Marina y diplomáticos nuestros. Reitero que en los gobiernos de Leoni, Caldera y Herrera cubrí varias reuniones bilaterales aquí y fuera del país. Enumero:

1- “El reclamo venezolano es prueba de expansionismo y Guyana tiene pleno derecho a gozar de su entero territorio con plena libertad. Reiteramos nuestra solidaridad con Guyana”, dijo el canciller de Cuba Ricardo Alarcón ante la prensa en Georgetown el 7/10/1981. Agradecimiento por permitir a sus aviones y ejército usar su territorio en el camino a combatir en Angola.

2- El 22 de marzo de 2008 en su discurso en la Cumbre de Río, Chávez ofreció una explicación histórica de su versión sobre los orígenes del reclamo venezolano en el Esequibo muy parecida a la tesis expresada por el gobierno de los Castro décadas antes: “Ahora, después de 20 o 30 años, sale la verdad. Nos querían utilizar para invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial para derrocar al gobierno de Forbes Burnham, un hombre de izquierda. Está en documentos, pero yo lo viví cuando Burnham gobernaba Guyana, y casi vamos a la guerra por una vieja reclamación territorial que casi nadie recordaba, porque viene de tiempos inmemoriales. Está en documentos, el hoy presidente Bharrat Jagdeo , incluso consiguió unos papeles allá, que evidencian la complicidad de guyaneses de la derecha”.

3- Las declaraciones contradecían el discurso original de Chávez, quien el 3 de octubre de 1999 en el programa “Aló, Presidente” afirmó:“No vamos a dejar dormir esa reivindicación. Seguiremos reclamando y exigiendo nuestros derechos, como se lo he dicho a las autoridades de Guyana cada vez que he podido y ahora reiteramos”.

4- En menos de un lustro, Chávez varió su posición y pasó del reclamo territorial a dar luz verde para que Guyana explotara y otorgara concesiones en el Esequibo, haciendo propio además el discurso cubano que desvirtúa la exigencia venezolana al plantearla como una operación imperialista.

5- El punto de inflexión llegó el 21 de febrero de 2004 cuando Chávez declaró que no se oponía al desarrollo de proyectos en el territorio Esequibo. “Me he comprometido con el presidente Bharrat Jagdeo a que el gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en la región que vaya en beneficio de sus habitantes, en beneficio directo”, dijo. Estas declaraciones de Chávez abrían el camino para que empresas mineras y petroleras transnacionales -ExxonMobil y China Petroleum entre ellas- acudieran a las convocatorias de Georgetown para realizar prospección y posterior explotación de los recursos de la zona en reclamación, un territorio rico en oro, bauxita, diamantes y maderas, además de yacimientos petroleros, gasíferos e incluso uranio.

6- Aquí mismo, el 24/8/2006 recordé que el interés político de Hugo Chávez privó sobre cualquier otra consideración para lograr el puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU con los votos del Caricom. Por ello se reunió en La Habana con el entonces presidente de Guyana Bharrat Jagdeo ofreciéndole dejar de lado la reclamación del Esequibo y así cohesionar los votos de la comunidad caribeña para que le dieran la mayoría que no alcanzó. Está documentado en www.runrun.es bajo el título “10 claves para entender los regalos de Venezuela a Guyana”. (http://goo.gl/q8UAnp ). Hay mucho más…

Haz clic aquí para seguir leyendo 

***

¿PERDER EL ESEQUIBO? | Runrunes del 23/07/2015 

Extracto de una información inteligente: “Es definitivo, el caso del Esequibo desborda las capacidades de los jerarcas del régimen. Como ocurre en casos similares en todos los demás países del mundo, este tema del Esequibo es el típico caso que debe ser asumido sin la visión de un solo partido, mucho menos con la sola visión que se pueda tener desde el gobierno de turno. Es el típico problema de Estado. El caso Guyana en su totalidad tiene que ver con Georgetown, pero también- y mucho- con Brasilia, con Londres, con el Caricom, con Pekín, con la OPEP, con la OEA, con el Grupo de Los No Alineados y ahora con un especial interés en el novedoso eje Washington-La Habana. Un asunto de territorialidad, pero también con alta carga histórica, una búsqueda de hegemonías regionales y un componente energético. Es un asunto tanto territorial como de delimitación de aguan marinas, así la interesada observación para reactivar controversias y aclaratorias en otras latitudes. Y quienes están en funciones de gobierno, simplemente, ni muestran ni tienen capacidades para hilvanar tal complejidad. Si se sigue con la actual posición los venezolanos tienen altas probabilidades de perder por errores, por omisiones, su zona del Esequibo. Además, quienes vemos desde fuera el problema -y mire que sobre ello se conversa bastante a nivel de cancillerías- comprobamos, además, que quienes más y mejor dominan el tema no necesariamente militan en los afectos del presidente Maduro, ni mucho menos están en la Comisión Presidencial de Estado para la Garantía de la Integridad Territorial y Asuntos Limítrofes, recientemente creada. El Estado venezolano como tal no está por concepto alguno representado en dicha comisión. Los venezolanos no se merecen el desempeño que estamos observando respeto al Esequibo, cuando lo están enmarcando interesadamente dentro de una agenda electoral de corto plazo”.

Haz clic aquí para seguir leyendo

***

¡GUYANA ES! | Runrunes del 28/7/2015

Solo falta que Maduro le achaque la responsabilidad de la bomba atómica sobre Hiroshima ya que no se atreven a culpabilizar mas allá de la “diplomacia del micrófono” a los Estados Unidos, país que “engendró a la diabólica Exxon Mobil”, o al expresidente Bharrat Jagdeo quien fue quien otorgó esas concesiones en el Esequibo y de quien temen vaya a contar sus conversaciones (¿grabadas?) con Hugo Chávez a quien llamó “benefactor y amigo de Guyana” en sus dos visitas de 2004 y 2010. Más allá, la embajada venezolana en Georgetown dedicó a la celebración de esas visitas una exhibición donde desde la ex canciller hasta varios ministros guyaneses celebraron la “conchupancia roja” con su país. Hoy, las palabras de Chávez, permitiendo las concesiones y exploraciones en la zona en reclamación circulan profusamente dentro de la campaña en la que nos acusan de enemigos de su desarrollo y con pretensiones imperiales de quitarles el 74% de su territorio. Tarde piaste pajarito podrían decir. Lo cierto es que para recuperar ese territorio nuestro, reclamado en justicia y con fortaleza jurídica por el entonces canciller del presidente Rómulo Betancourt, Marcos Falcón Briceño, y por el presidente Raúl Leoni en el siguiente período, debe el régimen de Maduro conciliar con todo el país y dejar los discursos ofensivos utilizados de modo electoral y no como Estado para así unirnos sin distingos en lo que habrá de ser un arduo y difícil, sino imposible, camino a negociar frente a frente con los guyaneses. Dejar de lado las pretensiones guerreristas de los mercaderes de armas y de tanto buchipluma “anti imperialista” de pacotilla. Las discrepancias en el gobierno no pueden seguirse viendo. Los errores y galimatías entre los militares -en Fuerte Tiuna y en Cancillería- y los civiles no deben seguir aflorando pues hacen daño a la causa. Celebremos que a pesar de esa diatriba pública hay intenciones, desde el alto gobierno, de llamar a los expertos que precisamente por no ser improvisados -algo repetitivo en estos 16 años rojos- pueden ayudar a conformar un buen cargamento de argumentos nacionales e internacionales. Sería imperativo insistir en el Acuerdo de Ginebra pues aún no se han agotado los canales de intermediación y acercamiento entre las partes. La misma Carta de la ONU en su artículo 33 habla de “la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros medios pacíficos de su elección”.

Ayer leí en el diario Guyana Times la posición de la jurisconsulta venezolana Elsie Rosales, muy oída en la cancillería, en la que dice que Venezuela no temería ir a la Corte Internacional de Justicia así como la del abogado Eduardo Trujillo Ariza en la que afirma que esa CIJ podría interpretar lo firmado en el Acuerdo de Ginebra. Rosales, según el diario, aboga por “el establecimiento de un comité de expertos que ayuden a Venezuela y la formación de un movimiento de apoyo con sus principales aliados, particularmente Brasil”. Lamento decirle que Brasil tiene profundos intereses en la zona en reclamación, con concesiones, exploraciones, carreteras, central hidroeléctrica y descubrimientos que pasan por varios minerales desde la bauxita al oro. Sus garimpeiros disfrutan de esas tierras. Ni siquiera en Mercosur, a cuya reunión fue a Brasilia el presidente guyanés David Granger, ni la Rousseff ni sus ministro fueron frontales con Guyana. El Esequibo se le hace esquivo a Brasil. Tibio y evasivo el gigante del continente piensa -con la razón- en sus negocios guyaneses. Ya no están Lula ni Chávez para pensar con el corazón aunque influenciados por los verdes billetes y no precisamente del color de su bandera. Brasil domina en el Esequibo y eso hay que tenerlo muy claro, mientras seguimos comprándoles alimentos y medicinas con claros sobreprecios al dólar 6.30.

Venezuela tiene perdido el apoyo de la CELAC, el de Caricom y el que más peso tendrá en un futuro cercano: el Movimiento de los No Alineados. Este MNOAL tenía previsto celebrar su Cumbre este año en Margarita. Ya aquí – en www.runrun.es – el pasado 19 de febrero la anunciamos alertando que en medio de esta crisis económica íbamos a gastar más de $ 150 millones en ella. Ahora la cambiaron para febrero de 2016. Lo grave para nosotros será que allí se conforme el mayor y más solidario apoyo a “la pobre y apetecida Guyana”. Ya la cancillería ha hecho sus pesquisas y “por allí fumea”. Antes, tras las sanciones impuestas por Obama (por cierto que no las quitaron sino mas bien las instrumentaron) pensaron que ese cónclave global sería para apoyar a Venezuela contra el imperio gringo y demás enemigos mundiales. Como bien dice el refrán:” al circo rojo le crecieron los enanos”. No pegan una. Peor cada día que pasa…

***

¿TRAICIÓN U OLVIDO? | Runrunes del 29/6/2016

Desde que en 1989 el presidente Carlos Andrés Pérez afilió a Venezuela al Movimiento de los No Alineados todos los presidentes habían mencionado el tema del diferendo territorial con Guyana sobre el Esequibo reconociéndolo como nuestro. Por primera vez no se mencionó. Ni Maduro ni la guerrera cancillera. Fue la embajadora de Guyana en Venezuela, Marilyn Cheryl Miles, quien habló del tema señalando que la reclamación que hace Venezuela sobre el Esequibo supone una “amenaza” a su país, pero que a pesar de eso el diálogo y la tolerancia son los elementos para “unir las naciones”… Estamos comprometidos con una solución pacífica. Entendemos el valor del diálogo y de la tolerancia como elemento para unir a las naciones” añadiendo que esa disputa geográfica puede solucionarse bajo los estatutos del Acuerdo de Ginebra de 1966”. Esa intervención suya y el silencio rojo-rojito en Porlamar dieron pie para que en Nueva York, ante la ONU, el presidente de Guyana, David Granger, acusara el martes a Venezuela de bloquear los intentos por resolver la disputa por la región del Esequibo y de intensificar sus “agresiones”…”Las reivindicaciones de Venezuela son una amenaza a nuestra existencia como nación independiente. Son una vuelta escandalosa de la enfermedad de los conquistadores que una vez plagó su propia historia”…”Guyana, un país pequeño, debe buscar en Naciones Unidas protección frente a las amenazas a su seguridad”…”Guyana está lista para que la Corte Internacional de Justicia determine el asunto”.

Haz clic aquí para seguir leyendo

***

¡AY, EL ESEQUIBO! | Runrunes del 15/11/2016

Hay carreras en el gobierno pues las Naciones Unidas está a punto de invocar la jurisprudencia con la sentencia sobre la disputa territorial entre Nicaragua y Colombia, en el mar Caribe sudoccidental, dividiendo entre ambas la plataforma continental y las zonas económicas exclusivas. Viaje a Nueva York de la “pacífica” canciller contemplado ante el abandono que por años mantuvo Chávez sobre el justo reclamo venezolano por complacer a Fidel Castro y Caricom…

Haz clic aquí para seguir leyendo

***

GUYANA | Runrunes del 1/3/18

Mientras el régimen sigue la ruta de la destrucción del país y el desmantelamiento de las instituciones, el vecino del lado Esequibo se mueve en varios frentes para consolidar como suyo el territorio que Chávez nos obligó a perder tras su acuerdo en Cuba con Fidel para conseguir los votos del Caricom en su anhelo de sentarse en el Consejo de Seguridad de la ONU. Ese mismo Caricom felicitó recientemente a Guyana por la decisión del Secretario General de la ONU de llevar a la Corte Penal Internacional el litigio con nosotros. Guyana, a quien EE.UU. felicitó recientemente por su independencia, ha estado moviéndose diplomática y comercialmente con sus aliados caribeños para ofrecerles la gasolina que ya Venezuela no puede darles (a cambio de sus votos en la OEA) y que ellos esperan producir en grandes cantidades tras los hallazgos de petróleo tanto en mar como en tierra. La alianza con Brasil avanza con tanto ímpetu que el Comandante del Ejército brasileño inició el “reconocimiento para la construcción de pozos “artesanales” en las ciudades de Aishalton, Karaudarnau, Achwaib, Awarewanau, Maruranau, Bashaidrum, Shea y Parabara de la República Cooperativa de Guyana del 19 al 29 de marzo 2018” a cargo de oficiales militares brasileros en el territorio Esequibo reclamado por Venezuela. Y los rojos rojitos y sus verdes uniformados “muy bien bien gracias”. Recordemos que cuando Rex Tillerson estaba al frente de Exxon se comenzó la exploración en áreas controversiales y también aquí se quedaron mudos…

Haz clic aquí para seguir leyendo

***

TARDE PIASTE | Runrunes del 11/6/2018

Hay que remontarse al Acuerdo de Ginebra firmado en 1996 por Guyana y Venezuela, pues si no se creería que estamos en un vacío. Se designó una Comisión Mixta, que se reunió por 4 años, en la que estaban Gonzalo García Bustillos y Luis Herrera Marcano. No se llegó a un acuerdo pues Venezuela pedía la nulidad del Laudo Arbitral y Guyana la plena vigencia. Al terminar infructuosamente esos encuentros el presidente Caldera firma con Guyana el Protocolo de Puerto España que congela las negociaciones por 12 años pues a Caldera le interesaba mas el tema del Golfo de Venezuela con Colombia. Al terminar ese lapso bajo el gobierno de Lusinchi, el Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuellar, designó de oficio a un representante personal suyo, el ecuatoriano embajador Diego Cordovéz quien visita a los dos países buscando una fórmula para resolver la controversia. De allí que Lusinchi y su canciller Isidro Morales designaran a Emilio Figueredo como embajador ante la ONU para la aplicación del Acuerdo de Ginebra, cuyo trabajo fue enfrentar a la ONU cuyo plan era montar un “mixto”, una especie de “tribunal de conciliación” de cinco miembros cuyas recomendaciones, si las partes no la aceptaban, no eran obligatorias. Pero si era así, la misma “Fórmula Cordovéz” la enviaba al arbitraje de un tribunal de justicia internacional. Figueredo, en ese largo proceso, discutía con el primer canciller de Guyana, Shidrath Rampal, y ante esa fórmula que bien podría ser beneficiosa para Guyana, lo convence de que se podría convertir en un “casus belli” muy negativo para ambos países. Venezuela nunca iba a aceptar una solución así. Mas tarde los cancilleres de Guyana, Rashleigh Jackson, y de Venezuela, Reinaldo Figueredo, van a la ONU y le manifiestan que las partes querían “sus buenos oficios”, es decir que el SG de la ONU según Art.33 de la “Carta de la ONU” y el Acuerdo de Ginebra, puede escoger el método si no se ponen de acuerdo. Hace mas de dos años, 2016, el Secretario Ban Ki-moon llamó a consultas a Nueva York a los cancilleres Delcy Rodríguez y Carl Greenidge. Les preguntó si tenían un acuerdo sobre un método y si no cual querían se aplicara para “una solución pacífica de la controversia”. Erróneamente Delcy insistió en “los buenos oficios”. Guyana dijo que prefería la Corte Internacional. El error, pues Ban, ante dos posiciones extremas aceptó las dos y le dio a Venezuela un año para concluir los buenos oficios que tenían 27 años sin producir resultado.
“Si no hay resultados en este nuevo lapso acogemos la tesis de ir a la Corte” les espetó a los dos. Una vez que les dijo eso la venezolana no protestó. Nombraron a un noruego encargado y pasó el tiempo. En ese año no paso nada. Vino la decisión de enviar el caso a la Corte y tampoco Venezuela protestó oportunamente. Segunda falla. Vienen a protestar cuando el caso ya está ante la CPI en La Haya y dicen ahora, el canciller Arreaza y la vicepresidenta Delcy desde esa ciudad, que no van a comparecer ante ella. El problema de no comparecer es muy complicado pues puede ser considerado por la CPI como una “confesión ficta”, (“una admisión indirecta de los hechos de la controversia que puede por si sola producir valor probatorio pleno, si no se destruye su eficacia con prueba en contrario”). También puede la Corte juzgar en ausencia (lo ha hecho en muchos casos) y aunque Venezuela sostiene que no tiene jurisdicción la CPI puede interpretar que el Acuerdo de Ginebra le dio esa facultad. Hay estados que no han aceptado las resoluciones de la CPI, como EE.UU. y Francia, pero eso sirve cuando tienes el poder en la mano. Guyana tiene posesión de ese territorio desde 1899. Pasa algo similar con tantas y arbitrarias fronteras coloniales. Lo mas grave es que el Movimiento de los No Alineados está en su mayoría con Guyana no con Venezuela. Igual un gran número de naciones. Simple razón me señaló en la radio el experto Figueredo: la casi totalidad de las fronteras coloniales, de África y Asia son artificiales y nadie quiere abrir la Caja de Pandora que sería una revisión de sus límites. Noto que la mayoría de los 15 magistrados de la Corte son de esos países ex coloniales. Además no quisieron consultar a los expertos nacionales en el tema…

***

¡AY, GUYANA! | Runrunes del 8/8/2018

El presidente Chávez designó en 2010 al diplomático de carrera Roy Chaderton -quien venía de ser embajador en los más importantes países durante la era democrática y continuó siéndolo desde que el militar asumió el gobierno y hasta canciller lo nombró- como facilitador en la controversia territorial con Guyana por el “esquivo” territorio Esequibo. A pesar de las múltiples funciones que le encargaron tanto Chávez como Maduro, mantuvo amplia correspondencia con informes a sus superiores en la cancillería que incluyeron al propio Nicolás y a Elías Jaua, Rafael Ramírez, Delcy Rodríguez, Samuel Moncada y Jorge Arreaza. Cuando a muchos les sorprendió la decisión del secretario general de la ONU, António Guterres, fue que se recordaron que existían alertas y recomendaciones del funcionario a los que han sido sus jefes en la era roja rojita.

Falta de diplomáticos de carrera, estudiosos y preparados en una cancillería venida a menos son los responsables gubernamentales del abandono del seguimiento al caso limítrofe por el que la legítima Asamblea Nacional rechazó la decisión de la ONU por “inaplicable y ratificó la vigencia del Acuerdo de Ginebra”. En su convocatoria al canciller y los funcionarios encargados del caso exigen rendir cuenta de las gestiones que hayan hecho o dejado de hacer para la defensa del interés nacional venezolano”. Tanto los ministros de la Defensa como algunos miembros del Alto Mando en estos lapsos tienen correspondencia en sus archivos.