Estiman que Carlos Aguilera, un "hombre de Chávez", recibió US$ 90 millones en comisiones
Estiman que Carlos Aguilera, un “hombre de Chávez”, recibió US$ 90 millones en comisiones

MetrodeCaracas2

 

Versiones de prensa dan detalles adicionales a señalamientos de lavado de dinero de venezolanos con el concurso de Banco Madrid, filial española de Banca Privat d´Andorra. Del informe del Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac), las irregularidades detectadas giran alrededor de contratos públicos otorgados a empresas españolas y pago de comisiones a funcionarios públicos.

El Sepblac da cuenta de contratos sospechosos otorgados por C.A. Metro de Caracas a un consorcio de compañías por US$ 1.850 millones, por los cuales se pagaron US$ 90 millones, equivalentes a 4,89%) en comisiones a Carlos Luis Aguilera Borjas, director del (hoy) Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

De las contratistas consorciadas, Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF),Constructora Hispánica, Demetronic y Cobra, esta última estaba anteriormente en relaciones con el gobierno de Hugo Rafael Chávez Frías a través de importantes contratos de material militar y represión de manifestaciones, bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

El entonces presidente de Constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo, fue uno de los imputados en el “caso Gürtel”, un escándalo de corrupción destapado en 2007 que sigue vivo hoy en día en varias ramificaciones y ha causado severos daños al Partido Popular deMariano Rajoy Brey.

Las compañías españolas crearon una compañía venezolana, Servicios para Metro (Semeca), en la cual el hombre de confianza de Chávez participaba al 40%.

Según las investigaciones del Sepblac, “concurren indicios de blanqueo de capitales”; se critica que Banco Madrid no hubiese practicado medidas preventivas de los movimientos de Aguilera ni hubiese participado los indicios a las autoridades. Vea noticia desarrollada en El Mundo

N.D.- Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles es citada casi siempre como CAF, causando así la posibilidad en medios latinoamericanos de confundir la sigla con la del ente financiero multilateral basado en Caracas, financista frecuente de obras de infraestructura