Murió el maestro José Antonio Abreu
Lorena Meléndez Mar 24, 2018 | Actualizado hace 4 años
Murió el maestro José Antonio Abreu

El fundador del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, José Antonio Abreu, falleció la tarde de este sábado, 24 de marzo, en Caracas, a los 79 años de edad.

Nacido en Valera, estado Trujillo, el 7 de mayo de 1939, Abreu – quien fue diputado, ministro, profesor universitario y gerente cultural – dedicó su vida al proyecto social que forjó su reputación, que lo hizo conocido en todo el mundo y que se ha replicado en más de 35 países: el de llenar el territorio venezolano de agrupaciones que tomaran a la música como bandera e instrumento de cambio.

«El Sistema justamente nace para llevar a cada rincón del país y a todos los niños venezolanos, sin distingo de ningún tipo, el mensaje y la vivencia de que la música permite vivir la belleza del ser en todas sus dimensiones, y convertir la experiencia colectiva en la sublime elevación espiritual del ser humano», expresó Abreu en una entrevista a la revista Cambio 16.

Con un puñado de jóvenes, Abreu fundó el Sistema en 1975. Desde entonces, comenzó a formar a cientos de muchachos como músicos académicos y a constituir una institución que para 2015, cuando cumplió 40 años, ya había tenido a más de medio millón de alumnos en sus filas.

Fue el mismo maestro quien se encargó de ser el tutor de jóvenes directores venezolanos como Gustavo Dudamel (director de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y de la Sinfónica de Los Ángeles), Diego Matheuz, Christian Vásquez, Dietrich Paredes y Ron Davis Álvarez.

El Sistema de Abreu se erigió como modelo para distintas naciones de América y Europa y se hizo merecedor de reconocimientos nacionales e internacionales como el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008.

El maestro recibió numerosos galardones a lo largo de su trayectoria. En 1993, la Unesco lo nombró como Embajador en la Misión Especial para el Desarrollo de una Red Global de Orquestas Juveniles e Infantiles. En 2001, le concedieron el Right Livelihood Award, y fue reconocido con el World Culture Open Creative Arts Award en 2004. El Gran Cordón de Japón (2007), el Glenn Gould de Canadá (2008), el Premio Internacional Puccini de Italia (2008) y el Premio Cristal del Foro Económico Mundial están entre sus extensa lista de logros.