Crónica: la MUD pasó de la euforia al estupor en menos de dos horas

Crónica: la MUD pasó de la euforia al estupor en menos de dos horas

Mud-Voto15oct.jpg

Mud-Voto15oct

@boonbar

La expectativa borboteaba al caer la tarde del 15 de octubre de 2017 en el Comando de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), instalado en el Hotel del Centro Comercial Tamanaco (CCCT) de Caracas. Aún no se daban a conocer resultados preliminares de las elecciones de gobernadores, pero ya ciertos números favorables a los candidatos de oposición, coleados entre wasap y conversaciones, alborotaban los ánimos.

Secundado por líderes de la Unidad, un sonriente Ramón Guillermo Aveledo ofreció declaraciones a las 7:30 de la noche en nombre de la MUD. La presencia del exsecretario de la MUD sorprendió tanto como sus palabras que asomaban el hipótetico triunfo. “Los gobernadores electos hoy se deben a todos los estados. Garantizamos que defenderemos el derecho al voto”.

Algunos analistas políticos especulaban junto a la piscina del hotel CCCT sobre cómo el oficialismo daría a conocer du derrota. “Logramos de 12 a 15 gobernaciones”, o “sólo lo anunciarán por partes, esta noche presentarán primero los resultados que le sean favorables o las gobernaciones seguras”.

Pero no todos se creían este retroceso del oficialismo, este avance de la democracia. “¿En verdad tu crees que el chavismo va a aceptar que le quiten 15 o 18 gobernaciones?”, “¿Tu acaso puedes imaginártelos admitiendo una derrota? ponían en duda algunos periodistas mientras se cercioraban a través de sus celulares de la “operación remate”, una práctica a la que recurre el chavismo para captar votos a última hora en centros de votación que siguen abiertos después de las 6 de la tarde, saltándose el horario reglamentado.

Casi pisandole los talores a las declaraciones de Aveledo, en los monitores alineados en el comando de la MUD aparecieron de repente las sonrisas amplificadas, rayanas en muecas, del vicepresidente Tarek El Aissami, el vicepresidente del Psuv Diosdado Cabello, y los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, quienes hablaban de triunfo, paz y democracia. La inquietud quedó sembrada.

Quince minutos antes de que la rectora del CNE, Tibisay Lucena, diera a conocer el primer boletín de las elecciones, el jefe de la campaña de la MUD, Gerardo Blyde, tomó el micrófono para advertir: “Tenemos conocimiento de que CNE dará resultados distintos a los conteos de comandos regionales”.

Quince minutos antes de que la rectora del CNE, Tibisay Lucena, diera a conocer el primer boletín de las elecciones, el jefe de la campaña de la MUD, Gerardo Blyde, tomó el micrófono para advertir: “Tenemos conocimiento de que CNE dará resultados distintos a los conteos de comandos regionales”. Se esfumaron las sonrisas, las caras se alargaron.

A las 10 de la noche, Lucena cantó desde la sede del CNE que la participación había alcanzado 61,14% -todo un récord para uunas elecciones regionales en Venezuela- y procedió a leer los resultados de cada una de los 23 estados, otorgando 17 gobernaciones al Psuv, 5 a la oposición y una por definirse. Ni la advertencia previa de Blyde logró amortiguó el estupor de unas cifras que dos horas antes eran atribuidas a los candidatos de la Unidad.

La MUD respondió no de inmediato sino casi dos horas después a los resultados anunciados por el CNE. “No los reconocemos, no reflejan la realidad del país”, espetó Blyde, al mismo tiempo que exigió auditar todo el proceso “El gobierno sabe que nosotros somos mayoría y no ellos; estamos ante un sistema tramposo”.

Ningún dirigente de oposición se atrevió a pronunciar públicamente el crimen, pero cual nube negra se posó sobre todos: “hubo fraude” fue el susurro.

resultadosV4-01

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios