La falta de dólares lleva a Polar al límite y deja a los venezolanos sin su cerveza
Lo último

WSJ: La falta de dólares lleva a Polar al límite y deja a los venezolanos sin cerveza

CerveceríaPolar.jpg

CerveceríaPolar

Empresas Polar S.A. no solo es mayor empresa privada de Venezuela sino también el productor de 80% de la cerveza que se consume en el país. Y ahora está en cuenta regresiva para cerrar la última de sus cuatro plantas que permanecía en actividad, el golpe más reciente al consumo en un país agobiado por la escasez.

El cierre de la planta de San Joaquín, Estado Carabobo, que comenzó el viernes. llega después de la clausura de las otras tres fábricas en las últimas dos semanas, con lo cual dejará apenas una semana de suministro de cerveza, indicó la compañía. Al igual que muchas compañías en Venezuela, Polar culpa de la situación al gobierno, que no ha distribuido los dólares que la empresa necesita para pagar por materias primas importadas como cebada malteada.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro controla el acceso a los dólares, que asigna a través de una estricta mercado de cambio que hace que muchas empresas tengan problemas para pagar a sus proveedores en el exterior.

Los dólares escasean. Las reservas extranjeras se han reducido a un tercio de su nivel en 2009 y Venezuela tendrá problemas para pagar los miles de millones de dólares en bonos que se vencen en unos meses, según Econométrica, una consultora de Caracas.

La inflación de tres dígitos es la más alta del mundo, mientras que el Fondo Monetario Internacional proyecta que la economía se contraerá 8% este año.

Los 30 millones de habitantes del país han sufrido escasez de alimentos y medicinas y, últimamente, han tenido que soportar cortes de electricidad programados. Ahora, la cerveza está desapareciendo de los estantes. “Es malo que se paralicen las plantas de cerveza porque eso afecta el empleo”, dijo Enrique Brito, un carpintero de Caracas de 32 años. “La escasez daña porque a los venezolanos nos gusta celebrar”, añadió.

Sigue leyendo este trabajo de Juan Forero y Mayela Armas en The Wall Street Journal.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios