The Economist realiza reportaje en el que compara a Venezuela con Zimbabue

The Economist realiza reportaje en el que compara a Venezuela con Zimbabue

vzla-zimba.jpg

vzla zimba

 

 

Este 2 de abril, la versión impresa de The Economist publicará un reportaje en el que se compara la situación económica y política que vive actualmente Venezuela con la que se vivió en Zimbabue a finales de los años 90’s.

El reportaje denominado “Spot the differences”, en español podría interpretarse como “Encuentre las diferencias”, se realizó en Caracas e inicia con el pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) que proyecta una inflación de 720% para Venezuela a finales de 2016.

Una inflación similar alcanzó Zimbabue en el 2006, dos años antes de sufrir hiperinflación.

 

Título de caja

 

También, en el reportaje se hacen comparaciones entre el fallecido presidente Hugo Chávez y Robert Mugabe, gobernador de Zimbabue desde 1980. Ambos líderes políticos se caracterizaron por ser revolucionarios y mantenerse en el poder durante varios periodos presidenciales.

La revista señala que ambos países han sufrido bajo el mandato de “carismáticos líderes revolucionarios”. Mugabe ha gobernado Zimbabue desde 1980. Hugo Chávez hizo lo propio en Venezuela desde 1999 hasta su muerte en 2013.

Mugabe tomó grandes granjas comerciales sin compensación, destruyendo la industria más grande de Zimbabue. Chávez expropió numerosas empresas, a veces en televisión y en vivo. The Economist recuerda que Chávez despidió a 20.000 trabajadores de la empresa petrolera estatal petrolera, PDVSA, y los reemplazó con 100.000 “empleados leales”.

Mugabe perdió un referéndum en 2000, pero aparejó la elección subsiguiente para mantener a la oposición fuera del poder. Los chavistas perdieron una elección parlamentaria el pasado diciembre, pero han utilizado su control de la Presidencia y la Corte Suprema de Justicia para neutralizar a la oposición.

Mugabe reclutó una milicia de “veteranos de guerra” para intimidar a sus oponentes. Chávez reclutó bandas de los barrios pobres, conocidos como colectivos, para aterrorizar a los suyos. El 5 de marzo, “maleantes en motocicletas” montaron alrededor de la Asamblea Nacional (controlada por la oposición) y rayaron consignas a favor del Gobierno, tales como “Chávez vive”, en sus paredes, apunta la revista. La policía militarizada estaba de pie y mirando.

NIVEL DE VIDA

Sin embargo, la similitud fundamental entre los dos regímenes es su situación económica. “En ambos casos, los resultados son similares: escasez, inflación y el nivel de vida por el suelo”, señala la revista.

Mugabe, al igual que el gobierno venezolano, profesa gran preocupación por los pobres, fijó los precios de varios productos de primera necesidad en la década de 2000 para que fueran “accesibles”. Desaparecieron rápidamente de los estantes. “Las subvenciones que se supone deben hacer los controles de precios a menudo han sido robadas en ambos países. Proveedores, en lugar de vender los bienes al precio oficial, prefieren venderlos en el mercado negro”, destaca la publicación.

“Mugabe ha culpado de todos los problemas económicos de su país a los supuestos especuladores, traidores, imperialistas y a los homosexuales. Maduro, no culpa a las personas homosexuales, pero insiste en que los capitalistas locales y sus aliados estadounidenses están librando una guerra económica en Venezuela. Esto es absurdo: en las dos economías, los ataques han venido de sus propios gobiernos”, resalta la revista británica.

¿QUÉ HIZO, AL FINAL, ZIMBABUE?

Zimbabue abandonó su moneda sin valor, no mucho después de la inflación mensual de 80.000.000% de noviembre de 2008. Los zimbabuenses ahora usan dólares estadounidenses y otras monedas extranjeras. Los ingresos reales en Zimbabue se redujeron en dos tercios entre 1980, cuando se hizo cargo Mugabe, y 2008. El país se ha recuperado parcialmente, gracias a la dolarización.

“Para Venezuela, la lección es clara. La oposición venezolana está dispuesta a cambiar el rumbo del país. El despiste de Maduro les da la oportunidad”, apunta The Economist.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios