#MonitorDeVíctimasFalcón | Policías y grupos criminales son responsables de 67 % de los homicidios en Falcón - Runrun
#MonitorDeVíctimasFalcón | Policías y grupos criminales son responsables de 67 % de los homicidios en Falcón
41,7 % de los homicidios ocurridos entre enero de 2020 y junio de 2021 fueron cometidos por funcionarios de cuerpos de seguridad, en supuesta resistencia a la aurtoridad. Otro 25 % de los casos se ubica en la categoría de ajuste de cuentas y se atribuye a bandas, carteles y grupos de delincuencia organizada
El municipio Miranda es el más violento del estado con 75 homicidios de los 199 registrados; mientras que Píritu destaca por casos que podrían estar relacionados con las operaciones grupos armados al servicio de carteles del narcotráfico, es un territorio del que suelen zarpar o arribar embarcaciones con alijos de drogas y narcoavionetas

Gerardo Morón Sánchez

 

Los casos de letalidad policial en Venezuela vienen aumentando desde 2015 y aunque en 2020 hubo una leve reducción, la categoría de resistencia a la autoridad aparecen como uno de los principales móviles de homicidios. El estado Falcón, aunque tiene bajos índices de criminalidad, no escapa esta realidad y los cuerpos de seguridad son responsables de 83 de los 199 homicidios que ocurrieron entre enero de 2020 y junio de 2021 en la entidad, lo que representa 41,7 %.

Las muertes por resistencia a la autoridad o por letalidad policial en 2020 fueron 62, en 29 de los casos (46,77 %) supuestamente participaron funcionarios de la Policía de Falcón, siendo la Brigada Motorizada, el Servicio de Investigación Penal del estado Falcón (Sipef) y la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas (DIEP) los señalados protagonistas. 

Le siguen con 14 casos (22,58 %) el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de las delegaciones Punto Fijo, Coro y Tucacas, así como del estado Zulia, Carabobo, e incluso Caracas, que participaron en cuatro hechos relacionados con presuntos extorsionadores. 

Siguiendoncon las cuentas, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana se vieron implicados en 13 homicidios (20,96 %), 11 de ellos por parte de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). Policarirubana está implicada en tres casos; la Policía Naval, dos y la Guardia Nacional, uno.

 Valga precisar que funcionarios de las FAES supuestamente mataron a cuatro personas en presuntos enfrentamientos en agosto del 2020. Uno de las víctimas fue el abogado Werher Jesús Cuba Castillo, de 31 años, quien fue muerto en una persecución que terminó en la urbanización Monseñor Iturriza de Coro, donde según testigos, fue ejecutado. 

Posteriormente, el 6 de octubre del 2020 en Píritu, las FAES supuestamente mataron a Asaid Acosta Caldera, de 31 años. 

Otro de los casos sonados de muertes por resistencia a la autoridad ocurrió en junio del 2020 en contra del comisionado Deivis Alfredo Montiel Ferrer, de 45 años, alias “Patán”, un exfuncionario policial presuntamente de las FAES, ultimado en el sector Pueblo Nuevo de Coro, por una comisión mixta del Cicpc, Base Nacional Antisecuestros de Zulia y Carabobo. El hombre registraba antecedentes por homicidio y simulación de hecho punible. Estaba solicitado por extorsión, tráfico de armas y municiones y asociación para delinquir. Según el Cicpc, formaba parte de la banda de “Yeico Masacre”. 

“Lo que sucede es que muchos organismos de seguridad se han dado a la tarea, a través de la simulación de un hecho punible, de aparentar que hay un enfrentamiento”, explicó el abogado y experto Euro Colina.

 

En lo que respecta a los primeros seis meses de 2021 se registran 21 homicidios a manos de los cuerpos de seguridad, en nueve de dichos casos habrían participado funcionarios de Polifalcón, a través de la DIEP, SIPEF, Brigada Motorizada y Centros de Coordinación Policial. En la lista la sigue el Cicpc, cuerpo implicado en tres casos; la GNB, relacionado en otros tres; la PNB, con uno y Policarirubana, con uno. Hay dos casos en los cuales hubo una supuesta participación mixta: uno del Cicpc con Polifalcón y otro de Polimiranda y la PNB. 

En las 83 muertes por resistencia a la autoridad en 18 meses, se incluyen los casos de nueve presuntos presos evadidos de los centros de detención preventiva. Destacan cinco en el año 2020, el 26 de abril a tan solo horas de fugarse. Y en enero murieron, en supuestos enfrentamientos, otros cuatro evadidos el 28 de diciembre de Polifalcón, en Coro.  

Polifalcón con sus diferentes divisiones es el organismo relacionado con más casos de resistencia a la autoridad en este año y medio con 38 fallecidos en estas circunstancias (45,78 %); seguido por el Cicpc con 17 (20,48 %) y la PNB con otros 14 (16,86 %), el resto de las víctimas son de procedimientos en los que actuaron con otros organismos.

El experto explica que algunos funcionarios de estos cuerpos de seguridad ya han establecido un patrón para cometer estos crímenes. “Casi siempre es que al ciudadano lo vieron en actitud sospechosa, se le dio la voz de alto, emprendió veloz huida, sacó a relucir un arma y atentó contra los funcionarios quienes en las actas reflejan que se vieron en la imperiosa necesidad de repeler la acción, impactándole en la humanidad los proyectiles de su arma reglamentaria, el mismo quedó herido, que lo auxilian y trasladan al hospital para que le presten los primeros auxilios y que muere posterior al ingreso. Eso es la táctica policial que utilizan, ya trillada, ya rayada, y que realmente las pruebas criminalísticas desmienten lo sucedido”, dijo Colina.

Miranda, Carirubana y Silva, los de mayor letalidad policial

En lo que respecta a muertos por resistencia a la autoridad por municipios, en este año y medio Miranda encabeza la lista con 33 de los 83 casos ocurridos en ese lapso, el equivalente (39,75 %). Le siguen Carirubana, con 23 casos, el equivalente al 27,71 %; Silva, con 12  (14,45 %) y Monseñor Iturriza con siete (8,43 %). 

Silva es el municipio donde los casos de resistencia a la autoridad superan los homicidios. En el 2020, de los 8 homicidios, 6 fueron por letalidad policial (75 %), mientras que en el semestre del 2021, de los 8 homocidios en esa juridicción, 7 se catalogaron como casos por letalidad policial (87,5 %). La octava víctima fue el supervisor de Polifalcón, Federico Antonio Siliet Torrealba, de 40 años, quie murió durante una emboscada en Boca de Aroa, cuando acudió a frustrar un robo en una finca. 

Entre las posibles causas de que el municipio Silva registre una alta incidencia de muertes por resistencia a la autoridad está el hecho de ser limítrofe con los estados Yaracuy y Carabobo. Se presume que delincuentes e integrantes de bandas de esas regiones se atrincheran en Falcón para cometer delitos contra la actividad ganadera, el asalto a turistas que acuden al parque Nacional Morrocoy o a los demás espacios turísticos de la entidad. 

La situación es similar Chichiriviche, municipio Monseñor Iturriza, donde además del desvalijamiento de las casas de veraneo, hay microtráfico de droga y robo de motores de embarcaciones. 

 

Sectores del municipio Acosta también son usados como guaridas de delincuentes que huyen de las autoridades, como quedó demostrado con Jesús Rafael Rodríguez Arteaga, alias «Rafa», de 33 años, cuñado de alias «Koki» y Carlos Oberto Martínez Cedeño, de 22 años, apodado «Cara e’ muerto” quienes murieron a manos de la policía el 25 de marzo del 2021 en Boca de Tocuyo por efectivos de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cicpc de Caracas, que les venían siguiendo la pista tras uno de los tantos episodios de confrontación de la Cota 905, en Caracas. 

11 homicidios al mes

La descarga de proyectiles impactó en la cabeza de Elba María Tambo, quien se desplomó en el patio de su casa, ubicada en el sector La Rinconada de la Cruz de Taratara, en el municipio Sucre, estado Falcón. Eran las 7:20 pm del miércoles 1° de enero de 2020. 

Elba fue asesinada por un hombre de 57 años de edad cuyo nombre se corresponde con las siglas P.R.A., alias “el Nine”, que quería convertirla en su pateja a la fuerza. Su caso es uno de los 12 femicidios registrados en el estado Falcón en 18 meses y con ella comenzó el registro de homicidios en 2020 en esa entidad. 

 

En el curso de año pasado se añadieron 146 homicidios, para un total de 147 decesos, entre los que se cuentan nueve femicidios y 59 casos de resistencia a la autoridad.

Esta cifra, sumada a las 52 muertes que se registraron en el primer semestre del 2021 en la mencionada entidad, deja una estadística en año y medio de 199 homicidios. Un promedio de 11,05 por mes. 

De estas muertes, 116 corresponden a homicidios por diversos móviles (58,29 %) y 83 a causa de la letalidad policial (41,70 %). 

Las cifras revelan que 81 % de las víctimas de homicidio que se registraron en Falcón en esos 18 meses eran personas menores de 40 años. En la lista de víctimas figuran un niño, seis adolescentes de entre 12 y 17 años; otros seis jóvenes con edades comprendidas entre 18-19 años; 84 fallecidos que tenían entre 20-29 años; 54 entre 30-39 años; 20 entre 40-49 años; cinco entre 50-59 años; nueve entre 60 a 69 años, y dos de 70 años o más.

 

En cuanto a los días de ocurrencia de estos hechos violentos, 40 de las muertes violentas se registraron en día domingo (20,48 %), 38 ocurrienron en día lunes (18,53 %), 31 se registraron en martes (16,09 %); 30, en miércoles (14,63 %); 21, en día jueves (12,19 %); 20, en días sábado y 29 ocurrieron en día viernes. 

En relación con los sitios de ocurrencia de los homicidios, 52 fueron cometidos en vía pública (44,82%); 36, en residencias o dentro de establecimientos comerciales (31,03%); 21, en lugares descampados (18,10%) y 7, en recintos carcelarios.

Ajuste de cuentas y el rol de los carteles en Píritu

En el curso de año y medio, de los 199 homicidios en total, 50 han sido por ajuste de cuentas o venganza, esto es 25 %. 

En 46 de los 50 casos (92%) de ajustes de cuentas emplearon armas de fuego. En tres casos fueron empleadas armas blancas y uno fue cometido a golpes. Tal es el caso del gestor Klever Argenis Méndez, de 60 años, a quien para no pagarle un dinero lo mataron a martillazos en el barrio La Cañada de Coro, municipio Miranda. No conformes, los homicidas lo quemaron.  

Otro crimen perpetrado bajo el mismo patrón de procurar no pagar una deuda fue el del comerciante árabe Carlos Adjam Al Housen Nasr Kiwan, de 31 años, asesinado por un socio, también extranjero, que no quiso restituir un préstamo en divisas. El crimen sucedió en Guanadito, municipio Los Taques, pero el homicida abandonó el cadáver en una Toyota Runner negra, en Carirubana.

En 2020 el municipio Miranda encabezó los ajustes de cuentas en la entidad, con 10 y en lo que va de 2021 sigue de primero con ocho, para 18 en año y medio. Le siguen Píritu con siete casos. En este último municipio operan grupos armados supuestamente al servicio de carteles del narcotráfico, un territorio del que suelen zarpar o arribar embarcaciones con alijos de drogas, incluso narcoavionetas. 

 

En uno de los casos, se cree que tras el arribo de alguna de estas embarcaciones, estos grupos ejecutaron a tiros a dos hombres a orillas de la playa del sector Sabaneta, en abril del 2020. Otro crimen sonado en Píritu fue el de Ysmael Osia, de 27 años, cometido a tiros por encapuchados presuntamente porque lo tildaron de soplón ante las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). 

Los otros municipios con incidencias de ajuste de cuentas son Unión, con cuatro casos relacionados con guerras entre bandas por repartición de territorios; Carirubana, con tres; Acosta, con tres casos, dos de ellos atribuidos a grupos armados que tomaron represalias contra presuntos implicados en el robo y hurto de ganado. También destacan Colina con dos y Mauroa, también con dos. 

Mujeres víctimas

Después del femicidio de Elba María Tambo hubo otras ocho víctimas de sexo femenino en el año 2020, mientras que en el primer semestre del 2021 se registraron otras tres, para un total de 12.  

Cinco de estos casos fueron femicidios, en otros cinco el móvil predominante fue el robo, uno corresponde a una bebé, a quien su padrastro mató a golpes, y en el otro las cusas no están claras.

En esta lista de crímenes figura el de Estefany Andreina, de dos meses de nacida quien recibió una golpiza, al parecer por parte de su padrastro, cuyo nombre se corresponde con las siglas J.V., en medio de una disputa con su pareja, en el municipio Carirubana. 

También se encuentra en el femicidio de Wuilmeidys Olivares, de 17 años, ultrajada y asesinada a tubazos supuestamente por un primo de 33 años de edad, quien al parecer se vengó por no corresponderle hecho ocurrido en el municipio Píritu.

En lo que respecta al 2021 destacan el femicidio cometido en Santa Cruz de Bucaral, municipio Unión, en contra de Miriam del Carmen Rodríguez, de 40 años. La mujer fue acuchillada, por su pareja de 43 años de edad, cuyo nombre se corresponde con  las siglas J.M., quien posteriormente se ahorcó. 

Adicionalmente se registró el femicidio de Marlenis Coromoto Gutiérrez, de 42 años. El hecho ocurrió en el caserío Caburito, del municipio Urumaco. El crimen se le atribuyó a su pareja, un hombre de 57 años, a quien señalan de haberle causado una herida mortal con un hacha en la cabeza. 

En medio de robos ocurridos en 2020 murieron Elina Rosa Gavet, de 69 años,   quien fue acuchillada junto a su esposo e hijo, en un hecho registrado en Dabajuro. Otro de los crimenes fue el homicidio de la adolescente María Engracia Salazar, de 14 años, ocurrido en la urbanización Las Eugenias de Coro, así como el de la universitaria Noehli de los Ángeles Sangronis, de 23 años. Esta última fue acuchillada por robarle un celular, en el municipio Colina.

 

Entre otros homicidios por robo también se cuenta el de la enfermera jubilada Gladys Coromoto Vargas, de 63 años. Asaltaquintas la acuchillaron junto a su esposo Braulio Núñez, de 69 años, en Punta Cardón, municipio Carirubana. 

A los hechos descritos, se suman los de 2021, donde destaca el caso de la enfermera jubilada Aida Belén Pereira, de 69 años. El hecho ocurrió en Coro, municipio Miranda. Un delincuente la interceptó cuando esta regresaba de vacunarse contra la COVID-19, le robó el celular y luego intentó abusar sexualmente de ella. El incidente le provocó la muerte por infarto a la enfermera.

Los otros casos de esta lista fueron los de Zoliannys Desiré, de 12 años, ocurrido en Coro. Murió al recibir un balazo cuando un vecino le disparó de forma accidental y el de Dilexys Coromoto Falcón, de 25 años, sucedido en Churuguara, municipio Federación. Quedó en la línea de tiro de un atentado por venganza contra una ganadero.

La docena de víctimas de sexo femenino en el estado Falcón en 18 meses representan el 10 % de los 119 homicidios documentados en ese lapso. De las víctimas, cuatro fueron atacadas con armas blancas, cuatro fueron asesinadas a golpes, tres recibieron disparos y una murió de un infarto. Miranda con tres y Carirubana con dos, son los municipios con más decesos en la entidad.

En lo que respecta a las víctimas de sexo masculino, se han cuantificado durante el lapso estudiado un total de 187 casos, el equivalente 93,9 % del total de todos los registrados en estos 18 meses. 

Robos con homicidios

El tercer móvil en cuanto a homicidios es el robo, 21 de estos casos se cometieron en el 2020, mientras que en el año en curso se ha registrado uno, el caso de la enfermera jubilada Aida Belén Pereira

De estos asesinatos, nueve ocurrieron en asaltos residenciales, mientras que a siete víctimas las mataron para despojarlas de sus celulares. Las demás personas fallecieron en robos de carros o motos. Uno fue por repuestos de una gandola en un galpón; otro, por motores de un muelle y uno más, por bienes de una finca. 

De los 22 homicidios ocurridos en la ejecución de robos en el entre enero de 2020 y junio de 2021, seis se cometieron en el municipio Carirubana (26,27 %); cinco, en Miranda (22,72 %); tres, en Dabajuro (13,63 %) y dos, en Colina, como los municipios con más frecuencia de casos.

De los 21 homicidios perpetrados en la ejecución de robos en 2020, la estadística revela que se cometieron 16 a partir de marzo, cuando inició la pandemia, de los cuales 11 ocurrieron en zonas residenciales; 11, en la vía pública y uno, en un muelle pesquero. Hasta el 15 de noviembre del 2020 se cuantificaban en el estado 380 robos denunciados, un promedio de 34 por mes. 

 

El seguimiento de esos casos indicó que un alto porcentaje de estos robos, algunos que terminaron en homicidios, eran cometidos por delincuentes del mismo sector en el que vivían las víctimas, destacando además el hecho de los robos en asociación con dos o más participantes. 

En cuanto a homicidios por venganza, han sido 14 en 18 meses (14,04 %), todos  a bala (100 %). De estos casos, ocho se han registrado en el municipio Miranda (57,14 %)  y dos, en Carirubana. 

En la prisión 

En el periodo estudiado, siete de los homicidios ocurrieron en riñas penitenciarias, cinco de ellas en la Comunidad Penitenciaria de Coro y dos en retenes de Polifalcón. 

El trasfondo de estos hechos han sido conflictos entre presos. Sin embargo, el hambre también ha incidido y destaca el caso ocurrido en julio del 2020 en contra de Robinson José Argueta, de 38 años, asesinado por líos en la repartición de un kilo de espagueti. En total fueron seis presos muertos por heridas con armas blancas, mientras que la otra muerte fue la de José Antonio Polanco Díaz, de 31 años, producto de una paliza.  

Mauroa y los sicariatos 

En lo que respecta a homicidios con características de sicariato, en el 2020 hubo  cinco, cuatro en el municipio Mauroa y uno en el municipio Carirubana. En el 2021 hasta ahora se registró uno en Dabajuro, para seis en año y medio. Esto es 3 % de los homicidios.

Que la mayoría de los sicariatos se cometan en el municipio Mauroa, al occidente del estado, nada tiene de casualidad. El seguimiento a los hechos coincide con denuncias de extorsiones que han tenido alta incidencia en este municipio, propiamente contra comerciantes. Al parecer estos hechos los fraguan tanto integrantes de bandas que operan en el municipio, como otras del estado Zulia, especialmente de los Puertos de Altagracia y sector San Francisco.

Un de los casos más llamativos fue el cometido en junio del 2020 en la calle Monagas, entre calles Zamora y Garcés de Punto Fijo, municipio Carirubana. La víctima fue un exfuncionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, de quien se informó era sobrino del narcotraficante Emilio Enrique Martínez, alias “Chiche” Smith, señalado de ser uno de los líderes del Cartel de Paraguaná. 

El exfuncionario estaba desayunando cuando lo asesinaron a tiros. El pistolero escapó en un Chevrolet Malibú que horas después fue quemado. El caso quedó impune. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, la población estimada del estado Falcón es de 1.137.324 habitantes, lo que llevado al registro estadístico permite concluir que la tasa de homicidios es de 17,49 por cada 100.000 habitantes.