#MonitorDeVíctimas | Decapitan a exrecluso y utilizan su cabeza para ritual de santería - Runrun
#MonitorDeVíctimas | Decapitan a exrecluso y utilizan su cabeza para ritual de santería
El hombre fue asesinado junto a su pareja en Carorita Abajo, al norte de Barquisimeto

 

David Orlando Rangel, de 36 años de edad, y Yolys del Carmen Delgado, de 30 años, fueron asesinados el pasado 6 de octubre en el sector Carorita Abajo, al norte de Barquisimeto, estado Lara. La pareja recibió múltiples heridas por arma blanca, pero a David lo decapitaron y su cabeza no fue localizada en la escena del crimen.

Más de cuatro hampones ingresaron violentamente a la vivienda de las víctimas la madrugada del 6 de octubre, las maniataron y se las llevaron hasta una zona boscosa, muy cerca del Centro Penitenciario David Viloria, antigua cárcel de Uribana. Con una escardilla hirieron a Yolys en el cuello y otras partes del cuerpo, las heridas eran profundas, mientras que a David lo hirieron varias veces, para después cortarle la cabeza. 

Más de nueve horas estuvieron los familiares de las víctimas buscándolos, vecinos de  Carorita los habían alertado de que unos criminales habían irrumpido en la vivienda y se los habían llevado a la fuerza. Fue en horas de la tarde cuando localizaron los cadáveres. 

Era una escena espeluznante, el cuerpo de Yolys estaba maniatado, su ropa teñida de sangre. Uno de los familiares dio unos pasos y la escena fue de terror, era el cuerpo de David, pero estaba decapitado. Caminaron por toda la zona para tratar de ubicar la cabeza del hombre, pero no había ni rastros.  

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) llegaron a la zona y aunque barrieron la zona, no lograron dar con el cráneo. Esa noche los cadáveres fueron llevados hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda.

“Lo que me da rabia es como lo mataron, se ensañaron con él. No tengo mayor información de él porque tenía mucho tiempo que no lo veía”, decía en medio del llanto una tía de David.

“Davicito” como era conocido el hombre, era exrecluso de la antigua cárcel de Uribana y en el año 2008 perteneció al pranato de Douglas Leonardo Peroza Cedeño, de 31 años de edad, alias “El Borracho”.

Por tres días integrantes del Cicpc buscaron la cabeza en la zona donde hallaron los cadáveres. También revisaron en un hueco subterráneo ubicado en esa misma área, pero no dieron con ella.

Tras casi una semana del crimen, los funcionarios del Cicpc lograron esclarecer el caso e identificaron a cuatro hombres, quienes serían los presuntos responsables de decapitar al expreso y asesinar a su pareja. La información la dio a conocer el comisario Douglas Rico, director del mencionado organismo de investigación.

Rico detalló que el doble homicidio fue por una “disputa territorial”, luego que las víctimas se resistieran al robo. Según el funcionario, tras decapitar a David, uno de los homicidas se llevó la cabeza y se la entregó a Carlos Jesús Palencia Coronado, apodado “el Brujo”, quien enterró el cráneo en el patio de su vivienda, en Carorita, luego de realizar un ritual de santería. 

“Deciden causarle la muerte a estas personas ya que tenían una vieja rencilla por el control del sector donde residían. Aunado a que trataron de cometer un robo adyacente a la residencia de Rangel y este se opuso, teniendo problemas con el grupo hamponil”, sostuvo el director del Cicpc.

Por el caso se encuentra detenido Edwin Rivero Pineda, alias “el Pompa”. El Cicpc sigue tras la búsqueda de tres hombres conocidos como Rubén, “el Catire” y “el Brujo”.

Ocho asesinados en cinco días

En el estado Lara ocurrieron ocho homicidios entre el pasado martes 6 de octubre y el sábado 10 de ese mismo mes, tres a manos de cuerpos de seguridad del Estado y cinco perpetrados por criminales. Del total de víctimas dos eran mujeres.

El viernes 9 de octubre Nahen Aníbal Moreno Chauran, de 55 años de edad, fue asesinado por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) luego de haber sido denunciado ante las autoridades como el presunto responsable de haber cometido un delito sexual en contra de una menor de edad. El día del funeral sus familiares y vecinos protestaron y exigieron justicia, asegurando que era inocente. 

“Los policías debieron investigar antes de asesinarlo. La mamá de la niña dijo que hay pruebas, pero nunca las mostró y solo lo denunció en la PNB. Fue muy injusta su muerte”, dijo en medio del llanto Deneisi Naranjo, hermana de Nahen.

Siguiendo con los casos, Oswaldo Jesús Hernández Hernández, de 21 años de edad, y Wilder José Jiménez Aranguren, de 19 años de edad, murieron el 6 de octubre a manos de funcionarios del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas).

Las otras víctimas fueron identificadas como Leopoldo Lisandro Arcila Morillo, de 41 años de edad (asesinado el 7 de octubre); Orlando de Jesús Bravo, de 56 años de edad (muerto el 7 de octubre), y Yohelis Loreanny Sánchez Pérez, de 34 años de edad (asesinada el 10 de octubre).

Aunque el lunes 5 y el domingo 11 de octubre no se registraron homicidios en la entidad, el mencionado consolidado de 8 muertes implica un aumento en los asesinatos perpetrados la semana pasada en Lara, si se compara con los ocurridos en ese mismo estado entre el lunes 28 de septiembre y el domingo 4 de octubre, lapso en el que hubo uno.