La ignorancia y la realidad por Tony Bianchi
Mar 25, 2015 | Actualizado hace 6 años
La ignorancia y la realidad por Tony Bianchi

Petróleo9

 

Según el diccionario de la lengua, un ignorante puede ser una persona que no tiene educación y pocos conocimientos, ignora la verdad o la realidad como también puede ser una persona que se rehúsa comprender o aceptar la realidad por razones particulares o por no compartirla por motivos de principios dentro de los cuales pueden caber dogmas y razones políticas.

Sin duda alguna los grandes fracasos de los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro se deben a la ignorancia y a la testarudez que han caracterizado los dos mandatos a lo largo de 16  largos y penosos años. Pero quizás el más grande de todos tiene a que ver  con la mayor riqueza del país ahora convertida en la única fuente de nuestros ingresos: el petróleo y el manejo de la industria petrolera.
A raíz de la baja de los precios mundiales del petróleo, Maduro ha nuevamente demostrado ignorancia, es decir no ha comprendido las causantes y las razones del desplome de los precios del crudo y otros hidrocarburos y lo único que se ha dedicado es a echarle la culpa al “imperio.”

Sea porque no entiende nada de economía y el mercado petrolero, sea porque no se lo han dicho o sea porque los “expertos” que lo rodean tampoco lo han comprendido, el hecho es que el Presidente se lanzó, acompañado por toda su corte en una extensa gira mundial para tratar de convencer a varios miembros de la Organización de Paises productores de Petróleo (OPEP) de reducir la producción para impulsar otra vez los precios petroleros sin saber el porqué el cartel así lo había decidido.

Tengo que admitir que la inmediata lectura de la actitud de la OPEP, promocionada por Arabia Saudita en Noviembre del 2014, no fue inmediatamente clara. Pero a las pocas semanas, mucho antes de que Maduro emprendiera su cruzada, resultó claro que sus objetivos eran dos:

1) Contrarrestar la imprevisible de la creciente explotación de petróleo atrapado (no convencional) gracias a los sistemas de fracking y perforación horizontal inventado en Los Estados Unidos y utilizado por el mismo país  devolviéndole a la potencia Norteamericana un rol protagónico en el escenario energético mundial.

Con el aumento de su producción Washington no ha solamente está desapareciendo como país importador de hidrocarburos, sino está atrayendo a todos los países que cuentan con yacimientos de hidrocarburos atrapados.

De hecho los Estados Unidos solamente poseen el 20 por ciento de estos yacimientos, los altos costos de perforación y explotación están bajando y la adopción mundial del fracking y perforación horizontal parece inevitable.

2) Retardar el crecimiento de las ventas petroleras y dominación de Rusia en el mercado asiático a raíz de la inauguración del oleoducto conocido como ESPO (East Siberia-Pacific Ocean) de casi 5 mil kilómetros que va de Siberia a la costa oriental de China abasteciendo principalmente a China.In

Arabia Saudita y de sus aliados del Medio Oriente consideran que la fuerte baja de los precios petroleros afectará a Rusia a tal punto que Moscú no podrá contar con el dinero suficiente para expandir su industria energética y emprender otros proyectos como el oleoducto ESPO.

Esta es una jugada de doble filo porque los bajos precios petroleros también reducen las ganancias de Arabia Saudita y amigos, pero estos países consideran más importante asegurar una mayor participación en el mercado, principalmente el asiático, pensando a los beneficios que obtendría en el futuros que seguir disfrutando los mayores beneficios monetarios del presente.

En lugar de acusar al “imperio” de destruir la economía venezolana a través de la explotación de petróleo atrapado la ira del Presidente Maduro debería estar dirigida hacia sus “amigos” árabes de la OPEP. Con Washington debería más bien hacer la paces como Raúl Castro y debería más bien asegurar su ayuda para aprovechar al máximo la capacidad productiva de PDVSA y preparar el terreno para la explotación de crudo y gas no convencional que ya sabemos que Venezuela también tiene en gran cantidad.

La ignorancia jamás ha traído buenos dividendos sino todo lo contrario. A pesar de su tendencia populista y socialista esto lo ha entendido hasta el Presidente Evo Morales cuyo acuerdo con el sector privado Boliviano está propiciando una asombrosa recuperación económica.