Cerrando el cerco por Francisco Ibarra Bravo - Runrun
Sendai Zea Jun 13, 2012 | Actualizado hace 10 años
Cerrando el cerco por Francisco Ibarra Bravo

La ley antimonopolio viene a cerrar con broche de oro el cerco que se ha tendido sobre la empresa privada. Es curioso que en un país donde el principal monopolista sea el estado, venga desde el propio gobierno una iniciativa para “incentivar” la competencia, pero más curioso es escuchar a los señores de la retórica anticapitalista hablar de competencia.

Se podrá decir que por ahora la ley es un proyecto y que debemos esperar para ver si al final será un elemento más en el asedio a la empresa privada. No es necesario tener en la mano la ley para poder asegurar que esta ley solo se sumará al entramado legal antiempresarial que ha vendido elaborando la asamblea nacional. No hace falta esperar la ley porque sabemos quienes están detrás e incluso escuchando las declaraciones de aquellos que han venido participando en  su elaboración podemos intuir hacia donde apunta.

Es necesario aclarar que es deseable contar con un instrumento legal que permita hacer frente a los monopolios. En la mayoría de los países existen instrumentos legales e instituciones para luchar contra el monopolio. También es necesario aclarar que la crítica al monopolio nunca vino de la izquierda, siempre proclive a favorecer monopolios estatales y eliminar la competencia en aras de la igualdad. Las leyes antimonopolio han sido siempre empujadas por los creyentes en el libre mercado y la competencia.  El monopolio acarrea una pérdida de bienestar general y ese es el principal argumento que se ha esgrimido para su eliminación o en aquellos casos donde no ha sido posible, su regulación.

Nada tenemos contra una ley antimonopolio de verdad, el inconveniente es que los que han venido redactando la ley no tienen problema contra los monopolios en general sino contra unos muy específicos: los monopolios privados. Tampoco sabemos como serán los instrumentos para determinar que empresa tiene prácticas monopólicas u oligopólicas. Adicionalmente, no sabremos si mediará un proceso legal o nuevamente veremos a estos leguleyos otorgarle poder a los órganos reguladores para ser juez y parte. Después de lo que ya hemos visto con la Ley de Costos y Precios Justos y con la LOT3, todo es posible. Lo que intuimos es que este instrumento legal será una más de las leyes con las cuales comenzar el asalto final a la empresa privada luego de las elecciones de octubre.

Sobre el tema de los monopolios, me viene a la cabeza un debate que ocurrió alrededor de 1999. En aquel momento un par de economistas, afines al nuevo gobierno, comenzaron un debate sobre si existía colusión en la banca nacional. Hubo también respuesta en un trabajo bien argumentado de otros tres economistas, vinculados al sector bancario. Se dio un debate interesante y como pocas veces en Venezuela argumentado con trabajos de investigación. En algún momento pensé que ese sería el comienzo de muchos debates serios de economía que el país tenía que dar. Lamentablemente eso quedó solo como una anécdota. No ocurrió mucho en la banca nacional, más allá de las nacionalizaciones que vinieron después que poco tuvieron que ver con esta discusión. En el último reporte de IED en América Latina de la CEPAL, aparece la concentración bancaria de las cinco grandes economías de la región. Lo resaltable de la tabla es que la concentración en Venezuela en el año 2010 es mayor que en el año 2000 ¿Empezarán por el sistema financiero?

 @franibar10