El rol del Estado - Runrun
Francisco J. Quevedo Sep 11, 2016 | Actualizado hace 5 años
El rol del Estado

EstadodeExcepción3

Los «Socialistas Bolivarianos» piensan que el rol del Estado es controlar, controlarlo todo. Fidel Castro se ufanaba en Cuba que él mismo le ponía el precio al litro de leche. En Venezuela nos controlan hasta los huevos. Por eso, en Socialismo, todo desaparece, y cuando reaparece, reaparece más caro. Así de simple.

Allá saltarán algunos ñángaras a decir que si no controlan todo, se descontrola, alegando una especie de entropía (Clausius, 1865) que nos lleva al despelote y a la explotación de la clase obrera. A ellos hay que remitirlos a las pruebas, en las calles, en los anaqueles y en las cajas registradoras. Anarquía, desabastecimiento e inflación son los resultados del control socialista. En Cuba se compra azúcar, el cultivo nacional, con bolsas y tobitos, porque envases no hay.

La confrontación entre el «laissez faire» y el centralismo es centenaria. Desde que Adam Smith escribió «La Riqueza de las Naciones» en 1776, proponiendo que cuando cada quien le ponga el hombro a las cosas, a lo suyo, sin la intervención del Estado, la suma de esfuerzos superará la suma de las partes, han saltado críticos como Karl Marx («Das Kapital», Vol. I, 1867, con dos ediciones posteriores) para alertarnos contra los venenos del Capitalismo («La plusvalía» decía Marx, la ganancia del capitalista, es la condena a muerte endógena del sistema) y para proponer el centralismo como modelo, por medio de una revolución del proletariado («El Manifiesto Comunista», Marx & Engels, 1848).

A ellos -nuevamente- hay que remitirlos a las pruebas. ¿Cuál lado de esta confrontación hemisférica ha progresado más, ha provisto la mayor suma de prosperidad? Estados Unidos vs. Rusia; Panamá vs. Cuba; Corea del Sur vs. Norcorea; la anarquía, el desabastecimiento, la corrupción, la represión y la inflación, oculta o declarada, han sido los resultados del modelo socialista. Y quien quiera apuntar a China que viaje allá a ver si eso es Socialismo o Capitalismo de Estado; que vaya a sus zonas rurales, si quiere ver pobreza; que compare salarios, si quiere hablar de la explotación de la clase obrera.

En Socialismo, las cárceles estarán siempre más llenas que los anaqueles. La represión es necesaria porque el modelo es contra-natura. Lamentablemente, bajo este sistema, terminamos siempre sometidos por un absolutismo absurdo, corrupto e ineficiente, pero muy eficaz para fines de dominación política, como el cubano. En Cuba, hoy y desde 1958, como Luís XIV en 1655, trescientos años antes, Fidel Castro diría «L’etat c’est moi».

A eso se le llama retroceso.