DICOM – SIMADI, régimen cambiario de un Estado Depredador: Análisis de costo beneficio por Alexander Guerrero E

DICOM – SIMADI, régimen cambiario de un Estado Depredador: Análisis de costo beneficio por Alexander Guerrero E

jpg

$

 

… un poderoso sistema de cambio, peaje para obtener divisas al ritmo de un intenso proceso depredador, capaz de inducir empobrecimiento colectivo, por un lado, y crear toda una clase de -rent seekers- tomadores de renta por el otro; por la vía de privilegios, corrupción, mala asignación de recursos, derroche, y todas las perversidades generadas por la intervención del Estado.

 

Antecedentes de SIMADI, DICOM

¿Ha sido este fenómeno una agenda política o un diseño erróneo de intervención del Estado/Gobierno en la economía? Como regla universal, la sustitución del mercado por el Estado, su intervención en la economía, se hace acompañar de consecuencias no intencionadas causadas no solo por políticas económicas, sino legislaciones intervencionistas, creándose un marco jurídico únicamente útil para distorsionar las relaciones entre los individuos y sus empresas, deteriorar los derechos de propiedad, obligarlos a desinvertir, y así abrir recurrentemente el espacio al Estado.

Ello explica la sustitución y eliminación de mecanismos de arbitraje, mercado, eficiencia y competitividad, en una sola palabra intervenir en el proceso de formación de precios, el Gobierno solo está interesado en su expansión y crecimiento. En Venezuela se alcanzó niveles del 56% en términos de Gasto Público, absolutamente letal, porque la corrección mana será con privatización a lo ruso, total y violenta.

Adicional a ese entorno de inadecuadas políticas, en la historia abundan sistemas económicos, diseñados para crear un entorno de pobreza y servidumbre que sirva simultáneamente de plataforma para una agenda política que utiliza mecanismos de captura de renta que reproducen servidumbre, y servir a un sistema político de gobierno que al suprimir y reprimir libertades establece un régimen de dominación que busca continuidad en el tiempo. En Venezuela, casi nadie le interesó lo que subyacía a la agenda de destrucción y dominación.

En los últimas dos décadas, el venezolano ha sido engullido por un gobierno bajo poder de grupos y corporaciones políticas, militares y mercantiles, que disponiendo de la violencia del Estado armado para disuadir y utilizarla para convencer a la gente a aceptar su condición de dependencia bajo represión económica, social y política; es decir, el modelo de servidumbre, el socialismo, todo para el Estado. Hayek en un libro escrito en los 40 lo dejo para la historia, “El Camino a la Servidumbre’ y que recomiendo leer cuando estén haciendo cola para la arepa.

 

El monopolio sobre el dólar y el gasto fiscal

El gobierno con el monopolio de la renta petrolera, ingreso fiscal dispuso de reglas de intervención en la economía, supresión de los mercados, de la libertad de emprendimiento y violando los procesos naturales de formación de precios, creó un sistema estructurado en el reparto y la redistribución de la renta del petróleo, aguas abajo, en sus dos monedas, en el bolívar, dependiendo de la renta del petróleo, en endeudamiento público y del gasto público monetizado por el Banco Central. Pero también en el control de la demanda de divisas, dólar, el control de cambio, en lo sucesivo el gobierno restringirá el mercado de divisas diferentes del petróleo, lo que permitía su control a través del gasto público.

Este modelo se diseñó para ofertar divisas bajo régimen de control que decidió de acuerdo a una agenda política, desde la demanda de divisas para la obtención de insumos importados, hasta la propia sobrevivencia de la empresa.  El control de cambio, y la regla política de dominación, se utiliza entonces para disminuir el tamaño y descapitalizar al capital privado nacional, cerrar empresas, estatizar y, expropiar otras, bajo un régimen de distorsiones de precios. Así, sin racionalidad alguna, la dominación política y económica define quien produce y quien no produje y como los dólares “son del Estado” grita el político de turno en el poder, la distribución es apriorística y rentista, en todo caso, será para las necesidades del pueblo y grita el líder “el pueblo soy yo”

 

Y la descapitalización del sector privado inducida por el control de cambio

Al cabo de más de diez años, la producción nacional ha sido sustituida en un 50% por compras en áreas de influencia de la renta del petróleo utilizado para el control de las importaciones, se comprimió al capital nacional, hoy en mengua, 4500 empresas cerradas y 100 multinacionales se mudaron a otros países, nada de esto es consecuencia no intencionada.

El empobrecimiento de la clase media es crucial para esa agenda de dominación; desde CADIVI, SITME, SICAD hasta los de hoy DICOM y SIMADI son los mismos mecanismos de asfixia económica y financiera y la violencia cerrados en Febrero del 2003, bajo una agenda de destrucción de la clase media industrial, comercial y artesanal, emprendedora, basado en la distorsión  de precios escrita en una especie de tablita, el cierre de todas empresas generaban empleo privado de primera, de tercer y cuarto nivel, la intención del gobierno era y es igualas por debajo, para acercar la mayoría de la población al umbral de pobreza, el cual se alcanzaría al aceptar su posición de servidumbre, fenómeno en camino, hoy con una bolsa de alimentos servida por una especie de comité de defensa de un gobierno.

 

¿Qué es lo que tenemos por mercado cambiario? Definamos.   

Ese mercado SIMADI/DICOM no existe. Hay dos razones que niegan su existencia. Primero conozcamos que un mercado cambiario tiene cotización al instante, online y tiene pizarra, todo el que desee comprar ausculta la cotización y dependiendo de movimiento entra, vende o compra, particularmente cuando se ha repetido que es flotante, afirmación que también es mentira, en realidad lo que existe es una tablita que multiplica el precio de ayer cuyo objetivo es el control de la opinión pública sobre unos precios hipotéticos bajo control. En otras palabras, no hay tal mercado SIMADI/DICOM.

En los hechos el “régimen cambiario” actual es exactamente el mismo del régimen de los SICADS y anterior a ellos del CADIVI, PERMUTA, SITME, todos vestidos con el mismo esquema de control de cambio, donde de facto y de derecho solo se transan dólares provenientes del petróleo, bajo dominio pleno del Gobierno.

Cuando el ingreso o renta del petróleo cae, bien por caída y agotamiento -sin reposición- de la producción de petróleo, pero también por crecimiento de costos, endeudamiento y descapitalización de la industria petrolera y finalmente por caída de precios, el mercado se frunce bajo escasez, y la moneda se devalúa en los niveles del colapso, unido a un insostenible déficit fiscal del 38-40% del PIB, el cruce es una pavorosa hiperinflación donde los precios suben a ritmo del 43% mensual. Sin embargo, algunos se quedan mirando hacia arriba divagando sobre unos ceros que no vienen.

 

¿Qué es lo que ocurre en SIMADI/DICOM?

Este es el mercado que llamaremos el “mercado de la tablita”. La primera vez que esto fue mencionado fue en la oportunidad de SICAD por allá en 2012 cuando se aprobaron las cuentas en dólares con asiento en banca pública y BCV. Desde luego, nadie con dos dedos en la frente abrió una cuenta en dólares en un entorno de irrespeto y destrucción de los derechos de propiedad, o los mismo que tomarse la foto para poner y sacar divisas que vendrían giradas de tal banco en el exterior para ser depositadas en esas cuentas.

Nadie lo hizo. Ello revivió con Ramírez en marzo del 2013, cuando le pusieron SIMADI, y aparecieron los SICAD. Cuando trajeron a los DICOM y DIPRO, se mantuvo el mismo esquema. Se sabe que en ese mercado no hay transacciones en efectivos o transferencias, sino algunas permutas de bonos que el gobierno hace efectivo, el baile de los bonos en SIMADI. SIMADI en realidad es una libretica de esas por las cuales se ha hecho famoso Merentes donde se teledirige la depreciación del día.

Pero supongamos que existe, entonces es un precio, donde la tasa de cambio es el precio de una moneda de curso legal por la de reserva, en ambas direcciones, pero es un precio. Y como acotaba arriba tiene que ser una pizarra porque debe dejar huella de las transacciones, como ocurre en cualquier país normal. Por cierto, la tasa de cambio mide la estira y el encoge de la liquidez monetaria en países como estos pequeños y abiertos, donde la venta de dólares por parte del Banco Central esteriliza/expande la liquidez monetaria. Pero si no ocurre este mecanismo de cambio, entonces estamos hablando de arbitrajes, los cuales pueden ser muchos y distintos precios porque son operaciones independientes una de la otra. Y es lo que ocurre con el dólar paralelo.

 

¿Pero qué es el paralelo? 

Muchos, incluyendo insiders, lo llaman tasa de cambio y eso es un grave error conceptual, y bajo esa analogía tampoco adquiere al concepto de mercado -dólar- negro, porque el error sería equivalente.  El “dólar paralelo” está constituido por miles de transacciones -off shore- ejecutadas en el mundo y que toma cuerpo finalmente en transferencias dentro del mercado del bolívar (nacional) y dólar (off shore),

Allí se refleja que cada precio es diferente del otro, o más o menos, dependiendo del volumen, del riesgo, origen y destino, además son diferentes porque es una transacción personal/corporativa, sus diferenciales pueden estar entre 25% y 1%, es un arbitraje(s) y no una tasa de cambio, estas tienen pizarra y cotización pública, ergo, si no es tasa de cambio tampoco es mercado negro. El mercado utiliza una parte del mercado del dólar paralelo -mercado de efectivo y permuta en Cúcuta- para computar un precio equivalente o transaccional similar a los que se ejecutan ordinariamente en las mesas de dinero de bancos locales y extranjeros y empresas locales y extranjeras.

Todo ello ha reducido el cambio negro en Venezuela a operaciones pequeñas locales en Venezuela. Internet se ha encargado de ello. La discusión arriba, asume entonces las razones monetarias de un país que cubre la emisión de moneda local en base a determinadas reglas por adquisición de valuta universal, bajo el concepto de reservas internacionales por cada dólar de reserva que se vende/compra genera un impacto en la liquidez de contracción/expansión.

 

¿Cuál es el objetivo de DICOM?

¿En esas condiciones qué es lo que se pretende el Gobierno, bajar el paralelo subiendo el SIMADI/DICOM, pamplinas fritas? Uno no tiene nada que ver con el otro. La relación hoy es 1:2 y las fuerzas que mueven a ambos son diferentes. Sin embargo, el efecto espurio que una apreciación en el dólar paralelo es reciproco a una depreciación del SIMADI no es comprobable empíricamente y no es significativo, el gráfico abajo lo muestra claramente. No dejemos de lado la “guerra económica”, donde el paralelo imponía un ritmo similar al dólar no negro, y en ello la hiperinflación. En realidad, ninguno de los dos casos es lo que realmente ocurre.

Haciendo un análisis más técnico, con esos precios del dólar en ambos “mercados” nos conseguimos con el siguiente curso: enero 03 – marzo 15, el bolívar deprecia 43% en el mercado paralelo mientras entre marzo 15 – mayo 31 el bolívar en el paralelo aprecia 16%; y también, entre enero 03 – marzo 15 el bolívar apenas depreció 4% en el mercado DICOM/SIMADI mientras que entre marzo 15 y mayo 31 el bolívar depreció 155% en el mercado DICOM/SIMADI. ¿Cuál es la conclusión esos movimientos? Recordemos que mientras ello ocurre a nivel de precios, la economía nacional se hundía en un crecimiento entre -14% y -16%, más que una recesión un colapso económico por carencia de reglas y de un marco jurídico que permita a los agentes disponer de sus activos y pasivos en moneda nacional y extranjera sin restricciones, y entrar y salir de acuerdo a los vientos del mercado. Observe amigo lector que la severa contracción de la economía impone la misma contracción a la demanda de divisas.

Nuestros supuestos fueron estos, al observar las curvas de ambos precios encuentro que marzo 15 es crítico para todos, el gobierno decide depreciar interdiarios utilizando una tablita a un ritmo de 5.75% -lo que es a todo evento, a manopla, aunque en algunos días, tratan de borrar la huella, lo curioso es que desde existe SIMADI apenas cubre una demanda por divisas en el marco del control de cambio entre 5-7% de la demanda.

El otro aspecto técnico que emerge es que el dólar paralelo se mueve como un poligonal cóncavo al aje -hasta que aparece el próximo overshooting-, mientras que el SIMADI/DICOM se mueve como una hipérbole, muy parecida a la curva de la hiperinflación. Los movimientos entre ambas, aunque aparente una correlación negativa, no muestran ninguna causa lid entre uno y otro. Por otro lado, un largo trend lineal mueve al paralelo al alza y predice un nuevo overshooting en unas dos semanas, similar al último de las últimas semanas del 2015 cuando llego a hasta 1200. Ese overshooting, se gastó.

 

¿Bachaqueros colectivos y CLAP, qué hacen?

¿Entonces que tiene la gente en la cabeza, que tienen los medios y que tiene el gobierno? la esquizofrenia plena. Muchos se esfuerzan estimar cuando y donde el SIMADI alcanza al paralelo … lo cierto es que la sequedad de dólares hoy es más árida que ayer y de la ayer que anteayer y así sucesivamente, la condición empeora en la medida que a PDVSA se le estrecha el flujo de caja para el pago de sus deudas y sus compromisos comerciales. Recuerde que PDVSA tiene dos años que no coloca un dólar para contribución fiscal, sino que los bolívares que le entregan al fisco, provienen de las impresoras del BCV.

Pero toca predecir, y para ello nada más ideal que la bola de cristal. Perez Abad sentenció el “dólar será liberado” en seis meses, es decir, en diciembre SIMADI ha alcanzado al paralelo, y donde ¿a la velocidad de hoy en octubre, pero Pérez Abad dice seis meses es decir el cree que la depreciación será menor? Quizás se dio cuenta en medio de su grotesca ignorancia que el SIMADI no está marcando la hiperinflación que ya está en 40% mensual, pero el mercado no tiene mecanismos de información sobre los precios porque Maduro los tiene encerrados, no se publican.

De esa manera los bachaqueros, que son sus ejércitos de colectivos armados del gobierno, son extensiones de los militares y los políticos, tienen como ganar dinero en el negocio, ya que si no se publican los precios la gente irá el paralelo para marcar con él. Y el gobierno cree que así debe ser, recordemos que el paralelo existe porque el gobierno quiere, si este no lo quisiera, listo, elimina los controles, entonces sabemos cuáles son los objetivos del gobierno, dejar para sí y sus grupos de asociados, los tres dólares que logran repartirse.

@AlexGuerreroE

[email protected]

alexanderguerrero.com

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios