Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Investigación

ANÁLISIS | ¿Qué pasa si la MUD acepta o no las condiciones del CNE?

Gitanjali Wolfermann
22/09/2016

EL CONSEJO NACIONAL ELECTORAL FINALMENTE anunció lo que, para muchos, era ya un hecho consumado: la recolección del 20% de las voluntades para la activación del referendo revocatorio será con base en una circunscripción regional -en abierta violación del Art. 72 de la Constitución venezolana-, y se realizará durante tres días consecutivos: miércoles 26, jueves 27 y viernes 28 de octubre en un horario de 8:00 de la mañana a 12:00 del mediodía y de 1:00 a 4:00 de la tarde (solo 7 horas diarias). Se utilizarán 5.392 máquinas captahuellas en 1.356 centros de votación distribuidos en 776 parroquias de los 335 municipios del país para aspirar a recoger las 3.893.128 firmas necesarias para proceder a revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro.

En este punto la pelota está en la cancha de la Mesa de la Unidad Democrática, organización que dará a conocer su estrategia política el jueves 22 de septiembre, tan pronto culmine la sesión permanente a la que convocó la noche anterior. Jesús “Chúo” Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, no abandonó el mensaje de ánimo de cara a los opositores y llamó a la prudencia en un momento que cobra tintes de desenlace.

Runrun.es recogió la opinión de varios expertos en el área electoral, jurídica y en estrategia política para precisar los escenarios que se abren a la oposición a partir de la decisión de las rectoras del CNE, quienes también anunciaron que en el caso de que la MUD logre recoger el 20%, el organismo se tomará el plazo máximo de 90 días para convocar el referendo y, en consecuencia, la consulta se realizaría en 2017 con lo cual culminaría el período el vicepresidente ejecutivo.

La MUD acepta las condiciones del CNE 

Si la MUD acepta las condiciones tal y como las planteó el CNE deberá enfrentar, al menos, cuatro amenazas concretas, explica el director de ORC Consultores, Oswaldo Ramírez.

Amenaza 1: Escogencia de los 1.356 centros de votación

Si estos centros se colocan en lugares de difícil acceso o en los que históricamente ha dominado el oficialismo en las últimas 3 elecciones, puede generar un problema en la recolección. Las probabilidades son muy altas de que esto ocurra.

Amenaza 2: Máquinas captahuellas

Las 5.392 máquinas aprobadas apenas supera el mínimo necesario para recabar el 20% de huellas. A esto hay que sumar que si la calibración de sensibilidad de las máquinas es muy alta puede generar retrasos y si es muy baja podría permitir la usurpación de identidad.

Amenaza 3: Movilización

Al hacer la recolección del 20% por regiones se presentan riesgos de no alcanzar la cuota en varios estados. La MUD deberá movilizar 85% de sus electores en Delta Amacuro, 70% en Apure, 64% en Portuguesa y Sucre, y 62% en Amazonas, Cojedes y Guárico.

Amenaza 4: Sabotaje institucional y uso de colectivos

Por las experiencias previas, la MUD debe considerar el riesgo de cuatro eventos: a) las personas que vayan a firmar y colocar su huella, y luego indiquen posteriormente que no habían firmado, y argumentaron que su identidad fue usurpada; b) los gobernantes que colocaron fuerzas de orden público para impedir el libre tránsito en algunas zonas; c) los colectivos y personas afectas al PSUV que colocaron barricadas para impedir el libre tránsito en carreteras o que amenazaron a electores durante el proceso; y d) que la persecución política laboral tras la recolección del 1% inhiba a un número significativo de empleados públicos de participar en esta fase. 

“Si la MUD decide ir a la fiesta electoral en estas condiciones y articula la estrategia necesaria para lograr alcanzar el 20% -asunto que no descartamos que logre pero que presenta 24 caminos llenos de muchos obstáculos (cada estado tendrá riesgos distintos), tendrá que ver cómo construye puentes hacia las otras facciones para generar una estrategia post 10 de enero de 2017”, argumenta Ramírez.

El mejor desenlace de este escenario es lograr la recolección del 20% y luego presionar para que el CNE convoque el revocatorio antes del 10 de enero de 2017; el segundo desenlace contempla que la MUD recoja el 20% pero que el revocatorio se realice luego del 10 de enero de 2017, lo cual deje al chavismo en el poder hasta 2019.

El peor escenario político es que se materialicen todas las amenazas descritas y la MUD ni siquiera consiga recolectar el 20% requerido.

 

mud-rr-2016

 

 

La MUD no acepta las condiciones del CNE

El abogado y profesor universitario José Ignacio Hernández explicó en un artículo publicado en el portal Prodavinci, que la decisión del CNE de regionalizar la recolección del 20% de voluntades viola el artículo 72 de la Constitución venezolana.

“Esta decisión es inconstitucional, ilegal y arbitraria. Es inconstitucional pues viola lo dispuesto en el artículo 72 de la Constitución, el cual define el quórum para la convocatoria así: un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato”, explicó Hernández. 

“La expresión: “correspondiente circunscripción” equivale a decir: “la circunscripción correspondiente al ámbito del mandato que se desea revocar”.  El mandato presidencial tiene ámbito nacional, con lo cual, la circunscripción correspondiente es nacional, no estadal, como erradamente decidió el CNE”, agregó el abogado.

Sin embargo, en su cuenta de Twitter el jurista no eludió que como la decisión del CNE era predecible, la respuesta de la MUD pasaba no solo por valorar factores jurídicos sino políticos.

 

Escenario 2: Generar acciones para obligar al CNE a cambiar condiciones

En efecto, la MUD puede indicar que no acepta las condiciones impuestas por el CNE, al menos no aceptarlas tal y como las presentó el organismo, alegando por un lado las razones de índole legal, así como el hecho de que las trabas técnicas limitan la participación del universo de electores que tiene el derecho de participar en la consulta, que según el Registro Electoral es de 19.465.638 venezolanos. ¿Sería factible negociar con el CNE las condiciones del revocatorio? Sí, mas para ello hay que considerar lo dicho por el politólogo Fernando Mires, quien expande los límites de la lucha de la oposición por lograr el referendo más allá de lo meramente electoral.

 

Escenario 3: La MUD se planta en el NO

¿Qué ocurría si la MUD se decanta por este escenario? “La MUD podría activar mecanismos constitucionales como la desobediencia civil (Art. 350 CRBV), para expresar la inconformidad y generar los mecanismos para lograr su objetivo, lo cual conducirá en lo inmediato a una narrativa por parte del gobierno de que la MUD se da por perdida y patea la mesa, asunto que puede llevar a que pierda legitimidad en algunos ciudadanos, pero a ganar el apoyo de otros que interpretan que ese es el único camino para luchar en contra del gobierno”, dice Ramírez.

 

mud-no-va-al-rr-png

Una amenaza más: Perder la calle

El director de ORC Consultores afirma que este escenario activaría una dinámica distinta para la oposición: “¿Demostrará con presión popular en la calle que puede lograr un revocatorio este año?, ¿lo acompañará la gente en esta protesta, gente que también tiene miedo de protestar o que debe emplear su tiempo en hacer colas para poder comprar comida –la poca que consigue o que le alcanza el dinero-?, ¿Aguanta el país la espera por un revocatorio, cuando la velocidad con la que se pauperiza su calidad de vida es exponencialmente más rápida?, ¿Estará la dirigencia política a la altura de lo que la población espera en este momento de mayor crisis?”.

Lo dicho, la pelota está en manos de la MUD. ¿Qué hará?

Lea también: Referendo revocatorio abre las puertas a seis posibles desenlaces

 

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES