Editorial: Gastos incongruentes – Runrun
Lo último

Editorial: Gastos incongruentes

GastoMilitarUNASUR.jpg

La semana pasada se publicó una noticia en donde se hacía referencia a la inversión en defensa de los países que conforman la UNASUR. Dicho organismo coloco a Venezuela como tercer país con mayor gasto entre 2006 y 2010 con un promedio de U$ 33,200 por año.

De entrada no estamos en desacuerdo con el gasto en defensa externo porque tenemos una frontera muy complicada con Colombia, en donde se tienen que combatir a grupos irregulares para defender la soberanía y además la costa que colinda con el Mar Caribe, que es de las más extensas de la región. A pesar de ello hay que mirar con ciertos matices estos gastos.

Desde el punto de vista latinoamericano, esta carrera armamentista genera desequilibrios estratégicos en la región. Latinoamérica es uno de las pocas regiones en donde no se han generado conflictos de envergadura (desde el final de la II Guerra Mundial y cuyo principal enemigo es el narcotráfico y el terrorismo político. En ese sentido, un gasto militar muy alto, puede estimular al vecino hacer lo mismo como mecanismo disuasivo y generar una peligrosa espiral que es difícil de parar.

Desde el punto de vista venezolano puede causar un poco de preocupación. Primero, existe poca transparencia con el destino final de esas armas, por ejemplo, se ha denunciado en repetidas oportunidades que las FARC y otros grupos tienen en su poder algunos rifles que pertenecen al arsenal militar venezolano. Igualmente mucha s armas que poseen grupos de delincuencia organizada no se consiguen precisamente en supermercados: granadas, rifles de asalto, uniformes militares etc. Sustentado en esas denuncias que se han realizado y de algunas pruebas que dan como resultado lo señalado anteriormente, creemos que es necesario una contraloría transparente (no pública por cuestiones estratégicas) del paradero de muchas de esas armas.

Lo segundo es que mientras en Venezuela la inseguridad avanza y somos víctimas de una guerra silenciosa, nos preguntamos ¿Cómo es que no se realiza una inversión de la misma dimensión en fortalecer a los cuerpos de seguridad nacionales para luchar contra la delincuencia?. Hoy en día, y a pesar de la creación de la Policia Nacional Bolivariana, los funcionarios policiales carecen de las herramientas necesarias para enfrentar a bandas que muchas veces utilizan armas de guerra para sus fechorías. Así mismo estos funcionarios muchas veces tienen que pagar de su mismo salario los uniformes y viven en sitios en donde su entorno es frágil y sirve de germen para la corrupción.

Nuestra posición es la de creer que debe haber un gasto militar cónsono con la realidad y que antes de aumentarlo debe invertirse en otras prioridades, como la seguridad ciudadana para fortalecer a la sociedad venezolana y por ende la defensa de la nación. En este momento, un exagerado gasto militar es incongruente con la realidad del país.

 

@ManuelAvendano

 @Diploos

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios