Recordando a Shimon Peres en Venezuela, por Milos Alcalay
Lo último

Recordando a Shimon Peres en Venezuela, por Milos Alcalay

Shimon-Peres.jpg

shimon-peres

 

En Venezuela, como en el resto del Mundo, el fallecimiento del gran Estadista Shimon Peres -uno de los Padres Fundadores del Estado de Israel- ha sido lamentado con profundo pesar por diversos sectores de la población. Como Embajador de Venezuela en Israel, tuve el privilegio de ver en primera fila su compromiso por construir y orientar las relaciones Palestino-Israelíes en un clima de esperanza. Las firmas de los Acuerdos en Madrid, Oslo y Camp David tomaron por sorpresa a observadores y políticos. El éxito logrado en ese entonces, hizo que Itzak Rabin, Shimon Peres y Yasser Arafat recibieran el Premio Nobel de La Paz, por la valentía que para ese momento ilusionaba a la humanidad entera.

Mucho se ha escrito y se escribirá sobre este líder visionario que esbozó las bases lúcidas y vanguardistas de Israel como parte integral de un Nuevo Medio Oriente, que no sólo plasmó en las páginas de su libro -que lleva el mismo título- sino que expuso en sus profundos discursos presentados en las mejores Academias del Norte y del Sur, y que practicó en su diario actuar político por y para la Paz. Como olvidar la sabia respuesta que dio cuando le preguntaron la razón que lo llevo a darle la mano a Arafat, a lo que respondió “La Paz se hace con los enemigos, no con los amigos”.

Como Venezolano pude cultivar una excelente relación no sólo con quien tuvo una clara identidad con nuestro país, con los dirigentes social demócratas venezolanos miembros –como él- de la Internacional Socialista, sino con otros partidos y con tantos amigos de la comunidad judía venezolana. En más de una ocasión en visitas de sus amigos como Hillo Ostfeld, tuve la suerte de acompañarlos y ver la familiaridad con la que nutría sus vínculos con nuestros compatriotas. Esa distinción con Venezuela hizo que el Canciller Peres asistiera a las celebraciones de nuestra Fiesta Nacional del 5 de Julio para manifestar sus felicitaciones por nuestra fecha Patria, hecho que no era común en el protocolo diplomático. Pero además, son innombrables tantos otros actos que se realizaron en Israel en los que recibió a altos funcionarios del Gobierno, del sector privado o a los miembros de nuestra comunidad hebrea.

Siendo Embajador en Israel pude acompañarlo en su visita oficial a Venezuela y conocer más a fondo su lado humano, desde la simplicidad al recibir el doctorado Honoris Causa en la Universidad Simón Bolívar, o su receptividad cuando sugerí que para asistir a la recepción en su honor en la Casa Amarilla en la Plaza Bolívar nos trasladáramos en el Metro, que era nuestro gran orgullo en ese tiempo por lo moderno, avanzado y limpio. Fuimos desde el Hotel Caracas Hilton – sin importarle las advertencias manifestadas en contra por los equipos de seguridad que se negaban a que lo hiciera. Pero el Canciller Peres aceptó la propuesta y pudimos constatar que la admiración por el líder Israelí no sólo era de los intelectuales y políticos, sino que en su recorrido en Metro y por las calles del centro pudo demostrar que era un líder popular en toda Caracas, lo que le permitió sentir las espontáneas manifestaciones de admiración que lo distinguían como un hombre excepcional.

En el Aeropuerto de Maiquetía hablando con la prensa mostró su reconocimiento a los venezolanos al señalar que esperaba que los israelíes aprendieran un día la convivencia existente entre árabes y judíos que hacía de la Venezuela de entonces un país de brazos abiertos a todos: “Aquí judíos y árabes –afirmó- son socios en los negocios y comparten sus momentos libres en los mismos clubes, lo que representa una gran lección para israelíes y palestinos” Eran otros tiempos, y las relaciones se orientaban a fortalecer una identidad muy solida y mutuamente beneficiosas entre nuestras dos Naciones, relación que estoy seguro se normalizará en un próximo futuro, ya que gracias a las lecciones y testimonios que aprendimos de Shimon Peres, volveremos a darle la prioridad que ese gran país que es Israel se merece, y beneficiarnos de su tecnología, su experiencia agro-industrial, su desarrollo educativo y tantos otros aspectos que nos ayudaran a lograr un desarrollo sostenible realista. Gracias Shimon Peres por distinguir a Venezuela.

 

@milosalcalay

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios