España y Venezuela acuerdan iniciar un proceso para normalizar las relaciones diplomáticas
España y Venezuela acuerdan iniciar un proceso para normalizar las relaciones diplomáticas

 

España y Venezuela ha anunciado hoy en un comunicado conjunto que han decidido iniciar un proceso para normalizar las relaciones diplomáticas, rotas desde enero, cuando Caracas declaró persona ‘non grata’ y expulsó al embajador español, Jesús Silva. La medida fue respondida de la misma manera por la diplomacia española.

Ambos países indicaron que la restauración de relaciones diplomáticas se realiza “en beneficio de sus ciudadanos, que están unidos por estrechos vínculos que deben preservarse”, informa Europa Press. Para restaurar esos vínculos vitales entre ambos países, se ha convenido “el regreso en los próximos días de sus embajadores, con el fin de restituir los canales de diálogo diplomático entre los dos gobiernos, en el marco del respeto mutuo y del Derecho Internacional”, prosigue la nota, a la que ha tenido acceso EL MUNDO.

Más de 200.000 españoles viven en Venezuela. Por su parte, según cifras reveladas el lunes por el ACNUR, más de 100.000 venezolanos han solicitado asilo fundamentalmente en EEUU, en los países vecinos y en Europa, principalmente en España.

Por parte de Venezuela, fue ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, quién dio la noticia a través de Twitter.

 

 

“Mi amigo Marianito”

El paso se ha dado después de que, el jueves pasado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se mostrara dispuesto a dar marcha atrás en su guerra diplomática con España, incluso permitiendo, “siempre que haya respeto”, el regreso a Venezuela del embajador español. “Se habló de que el embajador Mario Isea vuelva a Madrid y que el de España (Silva) vuelva a Caracas”, desveló el ‘hijo de Chávez’ durante un programa televisivo. “Le hago un llamado a mi amigo Marianito Rajoy, vamos a arreglar esto”, añadió el mandatario.

Un día antes, el canciller bolivariano, Jorge Arreaza, adelantó la intención presidencial de restablecer relaciones diplomáticas. Todo ello, sin que España haya cambiado un ápice su posición con respecto a las elecciones presidenciales que se celebran en mayo.

El propio Rajoy ha afirmado que no reconocerá al ganador de los comicios. Tras las declaraciones de Arreaza se dio a conocer que el viceministro para Europa, Yvan Gil, se reunió en Madrid con Fernando García Casas, secretario de Estado para Iberoamérica. Ambos funcionarios coincidieron en “la conveniencia de normalizar un diálogo bilateral”, resumió Exteriores.