Venezuela superó a Siria en peticiones de asilo en España el año pasado

Venezuela superó a Siria en peticiones de asilo en España el año pasado

VenezolanosenValencia.jpg

VenezolanosenValencia

En 2016, los venezolanos lideraron por primera vez las peticiones de asilo en España con 3.960 solicitudes del total de 15.755, , publicó el diario ABC.

Por detrás solo se sitúan sirios (2.975 peticiones) y ucranianos (2.570) cuyos países se encuentra en escenarios de guerra abierta. En 2012, un año antes de la llegada de Maduro al poder, sólo 28 venezolanos solicitaron asilo. Estas peticiones se han multiplicado por 141 con el “madurismo”.

El segundo dato oficial proviene del Instituto Nacional de Estadística (INE). El pasado año el número de ciudadanos “nacidos en Venezuela” y residentes en España se situó en 208.081, de los cuales 127.781 tienen la nacionalidad española, mientras que el resto ostenta sólo la nacionalidad venezolana o la venezolana y la de otro país (italiana, portuguesa o estadounidense principalmente).

El seguimiento de la estadística del INE es significativa para explicar la convulsa historia de los últimos 20 años en el país caribeño, tan poco acostumbrado a emigrar en los años 70, 80 y 90 dada la riqueza petrolera que apuntalaba su situación económica.

Si en 1998, un año antes de la llegada de Hugo Chávez al Palacio de Miraflores, en España residían 46.388 ciudadanos nacidos en Venezuela, la mayoría hijos de españoles con nacionalidad que decidieron volver a la “madre patria”, esta cifra veinte años después se ha multiplicado por 4,4. Y todo ello a pesar de que España ha atravesado una de las crisis económicas más agudas de su historia reciente entre 2008 y 2015 y que obligó al retorno a su país de origen a miles de inmigrantes de países latinoamericanos como Ecuador, Colombia o Bolivia.

Obviamente ese exilio migratorio de venezolanos a España se ha disparado con la llegada de Maduro al poder y, sobre todo, tras los acontecimientos del último año: 28.000 nuevos venezolanos llegaron a nuestro país en apenas un año (eso sólo en las cifras oficiales).

El inmigrante venezolano es emprendedor en España: restaurantes y todo tipo de comercios han aflorado en las ciudades (la cadena Goiko Grill en Madrid es buen ejemplo de ello) y aunque no abundan sus asociaciones sí han prosperado sus “clubes de networking”con el objetivo de poder asesorarse entre sí a la hora de establecer su nueva vida profesional en España. Ejemplo de ello es el “Venezuelan Business Club”, también con presencia en EE.UU. o Panamá.

Dos sonadas apariciones inversoras han sido la mayor tienda de “outlet” de Europa establecida en Leganés por el Grupo Sambil o la inversión del banco privado venezolano Banesco en Galicia tras comprarle al FROB la entidad resultante de las cajas de ahorros gallegas, la actual Abanca.

Ingenieros, consultores, publicistas, informáticos, médicos y periodistas son algunas de las profesiones más corrientes de una comunidad que cada vez exterioriza más su hartazgo político con la convocatoria de manifestaciones en las distintas capitales españolas. Realizar estudios de posgrado o universitarios para luego intentar establecerse es otra de las opciones. En Madrid otra manifestación recorrerá la Gran Vía el próximo sábado demandando democracia en Venezuela y pedir apoyo político en España.

 

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios