Ponle fin a la pereza sexual

La madre de todos los vicios puede afectar muchos aspectos de la vida y el sexo no es la excepción. Cuando amas a tu pareja, pero el sexo no es una prioridad… Una situación que hay que controlar.

Cuando el ritmo de la vida sexual disminuye significativamente, la teoría que toma más fuerza en la mayoría de los casos es la de la infidelidad. Hombres y mujeres asumen que ya no le atraen a su pareja porque los están engañando, o tal vez porque ya no están en forma, o no son buenos en la cama. Todos pensamientos normales y hasta certeros cuando se es víctima del rechazo sexual.

Pero ¿qué pasa, cuando no es ninguna de las anteriores y uno de los dos simplemente siente pereza? No es infiel, no piensa en otras parejas ni fantasea con nadie en el terreno sexual, su pareja está bien físicamente, pero no le dan ganas de tener relaciones.

Según la psicóloga Andrea Calle, algo por fuera de su entorno le puede estar generado consecuencias muy positivas o demandantes que le hacen sentir que el sexo no tiene prioridad y se pierde el interés. Ocurre por ejemplo cuando se está detrás de un ascenso o en algún proyecto especial que demanda largas horas laborales y al llegar a casa el cansancio es inevitable.

También puede ser el caso en el que las relaciones sexuales no sean satisfactorias, pero el afectado no lo reconozca del todo ni lo hable con su pareja. En esos casos  la consecuencia inevitable es que el sexo pase a un segundo plano.

Tips para ponerle fin a la pereza sexual

La psicóloga Calle recomienda algunas tareas para controlar la situación y evitar que la relación se deteriore por falta de contacto sexual. Recuerda que a la pareja hay que cuidarla diariamente y abandonarla en ese aspecto puede ser mortal a largo plazo… Como dice el dicho popular “lo que le dan en la casa, se lo pueden dar en otra parte”

·Primero debes detectar por qué pasa. Si es una causa ajena a la relación o sí hace parte de ella o de tu pareja.

·Lo más importante es hablar. El dialogo con la pareja es indispensable porque es la única forma de afrontar el problema entre los dos. Si no lo discuten alguno será catalogado como inapetente y toda la responsabilidad recaerá sobre él.

·Todos los seres humanos funcionamos con motivaciones intrínsecas y extrínsecas. Así que es necesario encontrar esas motivaciones en el sexo. Recuerda que es una relación que se construye y que  brinda estabilidad con la pareja a largo plazo.

·Acuerda con tu pareja tareas, espacios y momentos para que se generen las relaciones sexuales. Hay que proponer y ser creativos en esa área.

·Si sientes que tienes prioridades laborales o familiares que están gastando toda tu energía y atención, cuéntaselo a tu pareja para que entienda el porqué del desinterés y busquen entre los dos los momentos propicios.

·No te conformes con informarle a tu pareja lo que sucede, es necesario llegar a acuerdos y tomar medidas.

Fuente: RevistaFucsia.com

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas