El Omega 3 evita aparición de Alzheimer y Parkinson

omega-3

 

No todas las grasas son malas, pues el Omega 3 es un tipo de grasa poliinsaturada responsable del buen funcionamiento de la vista, así como de los sistemas cardiovascular y cerebral, e incluso ayuda a garantizar una óptima respuesta antiinflamatoria que evita la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

El nutricionista y especialista en Metabolismo Humano, Johan Almazar, explica que el Omega 3 segrega una sustancia llamada prostaglandina del tipo antiinflamatoria responsable de regular la presión arterial y el sistema inmunológico, además de inhibir la aparición de trombosis.

También se le atribuyen otros beneficios debido a que ayuda a mejorar algunas enfermedades como psoriasis, artritis, várices e hígado graso, y hasta funciona como un antiinflamatorio cerebral que evita la aparición de enfermedades degenerativas como las mencionadas anteriormente.

Los ácidos grasos de Omega 3 aumentan los niveles de energía. “Se ha demostrado en estudios que su consumo incrementa la utilización de las grasas y carbohidratos a nivel muscular y hepático”, expresa Almazar, quien agrega que debe existir un balance ya que el exceso de Omega 3 puede provocar hemorragias.

Por eso antes de iniciar la ingesta de Omega 3 es importante consultar a un especialista porque cada persona tiene un requerimiento particular. “Hay que evaluar los tiempos de coagulación de la sangre porque si esta tarda en hacerlo, no se puede prescribir Omega 3″, sentencia el nutricionista.

La recomendación del experto es balancear el consumo de Omega 3, lo que a su juicio es fácil de lograr. “El plato de comida debe combinarse balanceadamente entre ensaladas y vegetales (50%), carbohidratos como el arroz (25%) y el restante (25%) de proteínas que se pueden conseguir en pollo, carne o granos.

Las grasas Omegas 3 se consiguen en pescados, sardinas, anchoa, salmón, arenque, linaza, y en la yema de los huevos, además de nueces, almendras, espinacas, fresas, lechuga, pepinos, aguacates, coles y piña.

El consumo de algunos de estos alimentos ricos en Omega 3 aumenta la fluidez sanguínea y evita el endurecimiento de las principales arterías del corazón.

“Es por eso que este tipo de grasa es utilizado como método preventivo para pacientes con alto riesgo de padecer enfermedades de miocardio o que ya las sufran”, aclara Almazar, quien recomienda aparte el consumo de alimentos con aceite de oliva, ya que este pertenece a los tipos de grasas monosaturadas que provocan un efectos neutro en el organismo debido a que no forman hormonas inflamatorias o antiinflamatorias que provocan diferentes tipos de enfermedades, entre ellas las degenerativas

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas