ALTO

EL PACIENTE:

El pasado 31 de diciembre en nuestro portal www.runrun.es colocamos información pertinente a la salud del presidente apenas terminaba el parte oficial que  el vicepresidente Nicolás Maduro ofreció dándole  cuenta al país que “…a diecinueve días de la compleja cirugía, el estado de salud del Presidente Chávez continúa siendo delicado, presentando complicaciones que están siendo atendidas, en un proceso no exento de riesgos”.

Comenzaba así la preparación a los venezolanos de cualquier mala noticia sobre la vida del caudillo más importante del siglo 21 desde que una pesquisa médica en 2010 lo alertó de esa posibilidad- un cáncer que comenzó en la región pélvica y se fue extendiendo a huesos, páncreas y un riñón en el lapso de año y medio desde su primera operación de la enfermedad en junio de 2011-. El paciente ha estado sometido en este lapso a una intervención quirúrgica, una revisión de su abdomen, un infarto que no sabemos si fue pulmonar o del corazón y una constante deficiencia respiratoria que apenas hasta el domingo ha podido superarse, como lo indicó el último y cantinflérico parte informativo, el más optimista y completo de todos, y en uno de cuyos párrafos dice textualmente: “…evoluciona favorablemente de la cirugía a la que fue sometido el pasado 11 de diciembre, aunque aún necesita “medidas específicas” para la solución de la “insuficiencia respiratoria” que se le originó como consecuencia de una infección”.

Chávez ha tenido mucho tiempo bajo sedación pero tiene sus momentos  fuera de los sedantes en los que puede recibir a sus familiares y a Nicolás Maduro, el único de los dirigentes que si ha conversado con él. Sin embargo, los temores mejor fundados están implícitos en las palabras que el presidente cubano Raúl Castro habría intercambiado con la presidenta brasilera Dilma Rousseff: “Sólo un milagro haría que Chávez se recupere para asumir un nuevo mandato”. Ella que siempre ha tenido -al igual que el ex presidente Lula- contacto con los tres médicos que su gobierno puso a disposición del equipo médico cubano estaba al tanto de la evolución diaria del mandatario venezolano hasta que hace 12 días los cubanos no han vuelto a consultar ni con ellos ni con los tres venezolanos ni los dos españoles que hasta ese momento participaban en las video conferencias sostenidas con regularidad desde julio de 2011.

Chávez recibió en diciembre los Santos Óleos administrados por un capellán militar venezolano. Los familiares más cercanos al presidente como son sus dos hijas mayores y su hijo son hasta ahora los únicos que permanecen en Cuba pendientes de la evolución de su padre. Una señal de que las expectativas no son del todo favorables pues de poder recuperarse no estaría capacitado para ejercer su cuarta presidencia tal y como las tres anteriores. Sin embargo, las oraciones estimuladas desde el alto gobierno, hasta en cadenas, piden un milagro…

MEDIO

DOÑA CRISTINA K:

Por la cercanía, cariño y amistad con Hugo y su familia la visita de la presidenta argentina Cristina Kirchner es la que más luces puede darnos tras el velo del secretismo oficial. Ella  -que llegó de negro riguroso, con una Biblia y las medallas de la Virgen de Lujan y de San Benito Abad para el caudillo- tenía permiso de la familia para entrar a la Unidad de Cuidados Intensivos y visitar al enfermo, no quiso hacerlo pues como expresó a sus colaboradores más cercanos en el avión que la llevaba de Cuba a los Emiratos Árabes “quiero que me quede la imagen de un Hugo fuerte y activo”. Por eso su twitter al salir de Cuba: “Hasta Siempre”.

Un dato curioso, hasta ese momento desconocido, fue el que comentó ante los Castro al asegurar que ella había recibido copia de dos cartas escritas a mano por Chávez en diciembre, antes de partir a su última operación, en las que entendía estaba su testamento político. Hasta ese momento solo se pensaba que la Procuradora General Cilia Flores -y por ende su pareja Nicolás Maduro- tenían las ¿originales? Contó que las caras de sorpresa de los comensales -eran todos de la familia Castro y el canciller cubano-  también la sorprendieron  a ella…

BAJO

SECRETOS HISTÓRICOS:

El 10 de enero, también en nuestro portal, utilizando el archivo de El País de Madrid, conseguí un artículo publicado el 11 de mayo de 1980 por el colega Juan Cruz, haciendo referencia a las muertes de José Stalin, Mao Tse Tung, Josef  Broz Tito, Houari Boumedienne y Francisco Franco  de España.

Refiere la cruz que en los cinco casos debieron cargar sus familiares, médicos, enfermeras, dirigentes y  los ciudadanos de sus respectivos países: la URSS, China, Yugoslavia, Argelia y España. Mientras agonizaba Stalin  se preparaban en el Partido Comunista para tomar el control con Nikita Kruschev. En China el PCC dejó colar fotos de un Mao demacrado para ir preparando a los amarillos. La demora en anunciar  la muerte de Tito se extendió en previsión de que estallaran las guerras fratricidas entre las repúblicas que él había mantenido unidas. El fallecimiento del sucesor del independentista Ben Bella en Argelia, Houari Boumedienne  -a quien entreviste durante la vista del presidente Carlos Andrés Pérez a Argel- copió la técnica china de colar fotos del enfermo para suavizar la reacción de sus seguidores a medida que iba perdiendo el pelo y el poder.

Lo que apunta Cruz es aplicable a la situación que se vive en Cuba: “En todos los casos de prolongación, médica o natural, de estas agonías de los líderes, se produce un cuadro casi clínico de las reacciones de la gente: al principio -ocurrió en España, pasó en Argelia y acaba de suceder en Yugoslavia- se produce un estupor entre los que asisten al primer proceso público de la enfermedad del líder; durante unas semanas, o unos meses, la gente comienza a estimar que la desaparición puede aliviarse, y, al fin, la tragedia humana a la que se ve sometido el líder agónico hace preferir su muerte antes que una artificial prolongación de su vida. Estos líderes, cuyas fórmulas de dictadura difieren, guardan entre una única relación: mantienen su poder hasta el final, y porque lo detentan con más seguridad que otros, son conservados cuidadosamente, hasta que la transmisión de este poder, queda garantizada. A veces, son ellos mismos los que quieren la prolongación de ese Poder -«Tráiganme el traje», le dijo Franco a una enfermera cuando sus médicos le aconsejaban que no presidiera su último Consejo de Ministros- y hacen con él lo que se les antoja”. Bueno saberlo para estar preparados todos. Rojos y de todos los colores…

¿LA VERDAD?:

Supe que el  ministro  Jorge Giordani  quien sollozó varias veces en cámara con Chávez,  discrepa del trato que se le ha dado a la voluntad presidencial y por ello ha cogido más prominencia el hombre que sabe dónde están los reales, el presidente de Pdvsa Rafael Ramírez que forma parte del triunvirato del poder actual…

@nelsonbocaranda

Enviar Comentarios