Venezuela es noticia en la prensa internacional. Esta vez los medios en español reflejan unos comicios atípicos marcados por la ausencia del Primer Mandatario Nacional.

 El Mundo de España

AMÉRICA | La recaída de Chávez paraliza decisiones cruciales

Venezuela a cámara lenta

Nunca antes un presidente había concentrado tanto poder en sus manos

Se pospone la devaluación de la moneda y el diálogo de reconciliación nacional

La amnistía para los presos políticos y la renovación del TS se frenan

Daniel Lozano | Caracas

¿Qué ocurre en un país donde todo el poder político descansa en las decisiones de una sola persona cuando esa persona desaparece de la escena pública? La segunda recaída de Hugo Chávez ha provocado que se posponga la devaluación de la moneda, se enmudezca el diálogo de reconciliación nacional, se frene la amnistía para los presos políticos y se paralice la renovación de las más altas instituciones del estado.

Como si Venezuela hubiera entrado en un periodo político de cámara lenta, en donde lo único que viaja a toda la velocidad es la muerte: 2012 va a cerrar con más de 20.000 homicidios en todo el país. Hace tres días, el Gran Caracas superó un récord sangriento: más de 100 uniformados asesinados en sus calles.

Nunca antes un presidente había concentrado tanto poder en sus manos. Chávez firma decretos, entrega viviendas, inaugura obras, grita expropiaciones, elige candidatos a dedo, estrecha alianzas antiimperialistas, cambia ministros y ordena que la Asamblea decrete leyes habilitantes que le permite legislar sin pasar por la propia Asamblea… Y todo ello, retransmitido por televisión. Así era por lo menos hasta que el cáncer comenzó a limitar sus apariciones públicas. La segunda recaída del presidente ha provocado una víctima colateral insospechada: el bolívar. Las últimas órdenes impartidas antes de la partida a La Habana fueron muy claras. Y la más importante afecta directamente al bolsillo de los venezolanos: la temida depreciación del valor de la moneda nacional no se llevará a cabo. De momento.

Pese a los continuos desmentidos, el ministro Jorge Giordani, gran ideólogo de la política económica socialista, había preparado el decreto para devaluar el bolívar. Una acción económica reclamada por la mayoría de los analistas económicos del país. Actualmente, el dólar estadounidense se cambia oficialmente a 4,30 bolívares. Pero en el mercado paralelo se cotizaba ayer a 16,09 bolívares, una cifra tan desproporcionada que sumada a la inflación (por encima del 20%) forzaba la devaluación.

“¿Quién se echa ahora encima las medidas de ajuste fiscal y de devaluación? ¿Chávez en la cama o Maduro de candidato?”, repregunta José Guerra, el economista de referencia en la oposición, a ELMUNDO.es. “La incertidumbre puede refrenar la economía”, añade.

“El país está paralizado virtualmente”, protestó Jorge Botti, presidente de la patronal Fedecámaras. “El cambio a 4,30 no es sostenible”, predice. El líder de los empresarios apuntó a un nuevo cambio, entre 7 y 9 bolívares por dólar. Parecida suerte ha corrido la esperadísima amnistía a favor de los presos políticos del chavismo, desde la famosa jueza María Afiuni hasta los comisarios de Caracas, encarcelados tras el golpe de Estado de Abril de 2002. Un diputado de la oposición, Edgar Zambrano (Acción Democrática), ha acercado posiciones en las últimas semanas. El mentidero político de Caracas no cree que Maduro se atreva a tomar una decisión de tal calado, pese a su fama de moderado y buen negociador. Se da la circunstancia que varios de los presos también sufren cáncer.

En parecida situación se encuentra la llamada a diálogo nacional entonada por el propio mandatario tras su victoria del 7-O. La parálisis gubernamental es de tal calibre y los escenarios futuros de tanta incertidumbre que el tema pasó directamente al congelador de la política.

La renovación de organismos como el Tribunal Supremo de Justicia o el Consejo Nacional Electoral dependen directamente de la voluntad de líder bolivariano. Sin el visto bueno de Chávez, las negociaciones prometen alargarse. Lo mismo ocurre con la fecha de las elecciones municipales, previstas en principio para abril del año que viene, pero que sospechosamente no se decretaban. Los acontecimientos de los últimos días, que enfrentan a los venezolanos con la posibilidad de un nuevo proceso para elegir presidente en 2013, han venido ahora a explicar el porqué del citado retraso.

Diario ABC.Es

Las plegarias por Chávez favorecen a sus candidatos en las regionales 

LUDMILA VINOGRADOFF / CORRESPONSAL EN CARACAS

Las calles de las principales ciudades de Venezuela están empapeladas con la imagen del presidente

Desde su convalecencia en Cuba, el presidente venezolano Hugo Chávez ha logrado convocar todas las plegarias por su salud de distinta naturaleza religiosa como ningún otro mandatario en el mundo en los últimos tiempos, lo que ha sido utilizado por los chavistas para impulsar a sus seguidores para que voten por los candidatos oficialistas en los comicios de este domingo.

La parafernalia de rezos y actos religiosos, desde la vigila de cristianos,pasando por las oraciones de musulmanes hasta la santería cubana del vudú, que han propiciado las autoridades venezolanas ha llegado a compararse con el surrealismo mágico maravilloso de la que habla la literatura caribeña.

Mientras los jerarcas chavistas, el vice Nicolás Maduro y su rival el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, terminan de aceitar la maquinaria del Partido Socialista Unido de Venezuela para favorecer a sus candidatos, entre ellos, 12 del sector militar, con regalos y promesas a los electores de que deben votar por Chávez para que se pueda recuperar y seguir recibiendo los obsequios, según denuncian los líderes opositores.

Pero los postulados de la oposición como Henrique Capriles Radonski, que busca la reelección en la gobernación de Miranda, no tienen los recursos ni la movilización del oficialismo para comprar votos. Su campaña ha sido pobre y escasa. Todo depende de la conciencia de los seis millones y medio de electores (el 45 %) de los que votaron por el abanderado de la oposición el pasado 7 de octubre, y que muchos todavía viven el trauma de la derrota.

Las calles de las principales ciudades de Venezuela están empapeladas con la imagen de Chávez y el candidato designado a dedo y en segundo lugar el aspirante de la oposición, que al menos aspira conservar las 5 de las 23 gobernaciones en disputa. La cifra es minoritaria vis a vis al chavismo pero es mayoritaria en población electoral.

Octava cumbre de fundación del ALBA

Pero el centro de Caracas, donde no se votará este domingo por no tener gobernador sino un alcalde metropolitano, la imagen de Chávez llena todos los rincones de la Plaza Bolívar donde este sábado se celebró la octava cumbre de fundación del ALBA (Alianza Bolivariana de Integración para los pueblos de América Latina). El presidente de Bolivia Evo Morales fue el protagonista de la reunión del ALBA. Dijo a la televisora Telesur que viajará a Cuba para expresar su solidaridad a Chávez.

Calificó al presidente Chávez como un «hermano mayor y solidario». Añadió que el Presidente de Venezuela, es un líder, «símbolo de integración, Chávez es un hombre que inspira la lucha permanente, igualdad y unidad por la patria grande de Latinoamérica».

«Siento una preocupación por Chávez, cuando el canciller Maduro leía los comunicados nadie se imagina como nos sentíamos, fue muy duro enterarnos de la situación (…) Las palabras del presidente Chávez salen de lo más profundo de su sentimiento, primero la patria. Por estar más pendiente de la patria descuidamos la vida, nosotros oramos por Dios, por la Pachamama para que Chávez se recupere pronto y nos acompañe en la vida», comentó.

El escenario de lo que pueda ocurrir en las regionales es «incierto», según el analista político Christian Burgazzi. Nadie sabe cómo se comportará el electorado con la recaída de Chávez a pesar de que el oficialismo ha manipulado su enfermedad para inspirar lástima e influir en la votación.

Diario El Clarín De Argentina

Venezuela enfrenta el primer examen electoral sin Chávez

POR CLAUDIO ALISCIONI

Están en juego las 23 gobernaciones, siete de ellas en manos de la oposición. Estiman que será alta la abstención.

Será una elección inédita en Venezuela, marcada por la enfermedad del presidente Hugo Chávez. Según la fría formalidad de la ley electoral, los venezolanos irán hoy a las urnas para elegir a los 23 gobernadores del país y a 239 diputados regionales e indígenas. Pero lo que está en juego es mucho más que eso, ya que los comicios apuntan a despejar la incertidumbre sobre la continuidad misma del chavismo en el poder.

Hay dos hechos que determinan la excepcionalidad de esta elección. Por primera vez desde hace 14 años, cuando el líder boliviariano llegó a la presidencia por voto popular tras el fracaso de su golpe de Estado en febrero de 1992, el mandatario no estará en suelo venezolano ni tampoco habrá participado de la campaña electoral.

Ha sido el propio presidente quien habló de su sucesión y admitió la gravedad de su dolencia que, desde el sábado último, ha alterado todos los escenarios políticos. Ese día, en cadena nacional, Chávez anunció –para sorpresa de todos– que el cáncer declarado en su zona pélvica se había agravado, que debía ir de urgencia a operarse por cuarta vez en un año y medio a Cuba y que señalaba al vicepresidente, Nicolás Maduro, como su virtual sucesor si –llegado el caso– no pudiera seguir desempeñando la presidencia y debiesen convocarse a nuevos comicios presidenciales el año que viene, tal como prevé la Constitución.

Los números electorales dicen que hay 17 millones de venezolanos habilitados para votar hoy. El oficialismo controla 15 gobernaciones, mientras que la oposición domina desde 2008 en otros siete Estados. Hay uno, Monagas, que está en manos de un independiente. El punto clave de estos comicios es la batalla que el chavismo y sus adversarios libran por los dos estados más poblados y acaudalados del país, Zulia (un área petrolera) y Miranda, que abarca parte de Caracas y donde compite el principal líder opositor, Henrique Capriles, quien el 7 de octubre último perdió la presidencia con Chávez (55% a 44%). En particular, es en este último Estado donde se concentran las miradas. El oponente de Capriles es uno de los pesos pesados del chavismo, Elías Jaua, fundador del partido oficial, ex ministro de Economía y de Agricultura y vicepresidente hasta hace dos meses.

No hay sondeos públicos en Venezuela por una veda legal, pero las encuestas conocidas indicaban que Capriles y Jaua disputarán una elección muy reñida . Es esta paridad lo que alimenta la incertidumbre. Según algunos analistas, si el oficialismo le arrebata el control del Estado a la oposición, estará en mejores condiciones paraimponer llegado el caso una eventual reforma constitucional que pudiera validar una transmisión de la presidencia de Chávez a su vice Maduro sin que medien elecciones presidenciales. De acuerdo con esa visión de las cosas, esto se apoya en dos temores del oficialismo. El primero reside en que no hay certezas de que Maduro sea capaz de ganar la presidencia en un comicio nacional sin la asistencia de Chávez, lo cual haría peligrar la continuidad del modelo.

Otro escenario temido se abre con la posibilidad de que el presidente no pueda asumir el mandato el 10 de enero en razón de su enfermedad. En esta contingencia, el día clave será el 5 de enero, cuando la Asamblea Nacional deba elegir a su presidente. Constitucionalmente, si el presidente no asume su cargo, deben convocarse a elecciones en 30 días. Pero en ese lapso el que tiene el poder es el presidente de la Asamblea. Hoy, ese puesto recae en Diosdado Cabello, un ambiguo chavista cercano a los militares y a los llamados “boliburgueses” , el abanico de empresarios y aventureros que se enriquecieron bajo la era de Chávez. Muchos apuestan por la reelección de Cabello, quien a su vez es el rival máximo en la interna del vicepresidente Maduro y se ha manejado siempre con una relativa independencia del dedo de Chávez. Pero su reelección no está aún asegurada. Al contrario, todo hace prever que habrán fortísimas peleas internas cuyo resultado develará la real correlación de fuerzas en el chavismo, que ya está pensando en su futuro sin el padre fundador. Central será allí la posición del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el corazón del chavismo, al que el ex jefe de campaña del líder bolivariano, Alberto Müller Rojas, definió alguna vez como “un nido de alacranes”.

Para la oposición, el resultado de hoy será también decisivo. Si gana Capriles, se consagrará otra vez como candidato a disputar una eventual elección el año que viene, en caso de que Chávez deje el poder. Si pierde, la derrota será su loza y muchos no descartan una implosión entre las filas opositoras.

Los sondeos advierten que puede haber una alta abstención, lo que al parecer acabaría favoreciendo al gobierno.

Diario El Tiempo de Colombia

Avanzan en Venezuela primeras elecciones sin Chávez en 14 años

Por Valentina Lares Martiz

En comicios regionales, oposición se juega sus opciones ante eventual falta de Chávez.

Los venezolanos comenzaron a votar este domingo en unas regionales en las que el oficialismo aspira a una amplia victoria y la oposición se juega el liderazgo de Henrique Capriles, en un clima de incertidumbre por el delicado estado de salud del presidente Hugo Chávez, convaleciente en Cuba

La delicada operación y convalecencia del presidente Hugo Chávez en La Habana no solo han empañado la campaña para las elecciones regionales de hoy en Venezuela, en las que se elegirán a 23 gobernadores.

Ante la posibilidad de que no pueda asumir el tercer periodo el próximo 10 de enero, ha transformado los comicios en un pulso en el que el chavismo espera demostrar su fuerza, sin la presencia del mandatario, y el escenario sobre el que la oposición espera sopesar sus opciones para escoger a quien sería su nuevo candidato si acaso se convocan unas nuevas elecciones presidenciales.

De concretarse esa opción, el chavismo ya tiene -por orden de Chávez- al vicepresidente y canciller Nicolás Maduro como su abanderado. Y aunque muchos opinan que la selección natural de la oposición debería ser el gobernador de Miranda, (y aspirante a la reelección) Henrique Capriles, este debería resultar ganador en la justa regional para ratificar su opción.

“Más allá de los discursos, luce evidente que los resultados del 16 de diciembre serán una especie de primarias para la oposición”, opinó el analista Luis Vicente León para la agencia Reuters.

La dirigencia opositora, que oficialmente prefiere no adelantarse sobre la salud del Presidente y la escogencia de un candidato, entre pasillos comienza a barajar los nombres.

De nuevo Capriles luce como la primera opción, pues obtuvo 44 por ciento de los votos en las elecciones del 7 de octubre, que el presidente Chávez ganó con 55 por ciento.

No se descarta que si Pablo Pérez repite en la gobernación del Zulia con un triunfo arrollador pueda concentrar de nuevo la atención de la dirigencia de la Mesa de Unidad Democrática.

En cualquier caso, el llamado opositor ha sido para votar masivamente hoy a favor de la oposición para consolidar el proceso de descentralización.

El secreto pronóstico sobre la salud de Chávez dejó los comicios regionales prácticamente a merced de los liderazgos regionales del chavismo, quienes concentraron sus cierres de campaña en hacer sentir que votar por ellos es una forma de hacer honor al Presidente y mantener vivo el espíritu revolucionario en estos tiempos difíciles. A pesar del acompañamiento de Maduro a los candidatos de las regiones más emblemáticas, se sintió con fuerza la ausencia del Presidente, quien suele ser el promotor número uno de sus abanderados, a quienes sirve con un auténtico efecto ‘portaaviones’.

Hasta la fecha y según encuestas, con Chávez o sin Chávez presente, los estados Miranda y Zulia -que juntos concentran un cuarto de la población electoral del país- seguirán en manos de la oposición, con Capriles conservando su plaza, igual que el zuliano Pérez.

Lo mismo parece ocurrir con el estado Táchira y podría sumarse el estado Lara, cuyo gobernador, Henri Falcón, pasó a la oposición en el 2010.

Debido a que esta vez son muchos los candidatos del chavismo que no provienen del liderazgo regional, es posible que la oposición conquiste a Aragua y Monagas, y que se castigue las gestiones de los gobernadores oficialistas de Bolívar y Anzoátegui.

‘Chávez ya está totalmente consciente’

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, dijo que Hugo Chávez, está “totalmente consciente” y “dando instrucciones” al Gobierno nacional desde La Habana, donde fue operado el martes tras la reaparición del cáncer.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas.

 

Diario El Universal de México

Venezuela celebra comicios

José Vales / Corresponsal | El Universal

BUENOS AIRES.— Expectantes por la salud del presidente, Hugo Chávez, los venezolanos acuden hoy a las urnas para elegir gobernadores en los 23 estados del país, en donde el chavismo espera ampliar su hegemonía nacional y la oposición ampliar el número de estados, más allá de los siete que actualmente controla.

Con vigilias en todo el país por la salud del presidente, quien según el último informe oficial dado a conocer por el ministro de Comunicaciones, Ernesto Villegas, “se recupera lenta pero progresivamente” de su última operación, los comicios de hoy se asemejan más a los preparatorios de otros, presidenciales, que aparecen en el horizonte inmediato del país.

Esta es la decimoséptima elección convocada desde que el chavismo llegó al poder en 1998, y es la primera vez que Chávez no está físicamente presente en el país, aunque acapara toda la atención política. Más allá de la salud del jefe de Estado, que ayer llevó a los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Bolivia, Evo Morales, a manifestar su “preocupación” por el momento que atraviesa, el eje de la elección está en saber qué pasa en los estados de Miranda y Zulia, ambos controlados por la oposición y donde el ex candidato a la presidencia,Henrique Capriles, y Pablo Pérez, respectivamente, no sólo se juegan el conservar la gobernación sino a anotarse en la carrera presidencial.

El chavismo en Miranda candidatea al ex vicepresidente Elías Jaua y en Zulia a Francisco Arias Cárdenas, el ex compañero de armas del presidente y del frustrado golpe de Estado en 1992.

“En ambos casos la elección está sumamente reñida, aunque la oposición sigue siendo muy fuerte en ambos”, explicó el analista Luis Vicente León. La oposición es la que aparece con más por perder en las urnas esta noche, ya que Capriles se sometió de nuevo a las urnas en su estado, en vez de preservarse para otra presidencial. De sufrir una derrota quedaría fuera de una eventual nueva contienda por el despacho principal del Palacio de Miraflores y a la oposición la sumergiría en un nuevo debate por el liderazgo.

En Carabobo también se da otra pelea de fondo. Allí gobierna el opositor Henrique Salas, quien buscará su segunda reelección ante uno de los “pesos pesados” del chavismo, Francisco Ameliach.

Mientras el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció ayer que ya estaban instaladas 99.9% de las mesas electorales en todo el país, el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, aseguró que “el comandante viene en este proceso de estabilización progresivo, y ya está en plenitud de condiciones intelectuales”.

El titular de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, aseguró que incluso ya “está dando instrucciones”.

Se muestran los leales

Ayer, en Caracas y en otras ciudades del país, miles de chavistas aparecieron por las calles luciendo playeras rojas con la leyenda “ahora más que nunca junto a Chávez”, en un indicio de la forma en que el chavismo busca escudar la elección de hoy tras la figura del convaleciente presidente.

La jefa de prensa del Palacio de Miraflores, Teresita Maniglia, dijo en su cuenta de Twitter que Chávez habló con su familia y “lo primero que preguntó es cómo está mi pueblo…”, el que hoy acudirá nuevamente a las urnas con el presidente convaleciente en Cuba

Enviar Comentarios