A propósito de la jornada de huelga general convocada ayer, martes 20 de noviembre, en Argentina, bien vale rescatar estas dos notas del diario El Clarín:

 

Con números contradictorios, el Gobierno confirma que Cristina cobra más de 100 mil pesos

 

POR LEONARDO MINDEZ

Clarín reveló el domingo que la Presidenta incrementó su salario un 42,2%. La Casa Rosada difundió un confuso comunicado en el que intenta desmentir esa información. Muestra planillas con cifras distintas para el mismo sueldo. Igual, admite que los haberes presidenciales superan los 100 mil pesos.

Muy enojado con Clarín por haber revelado en su edición del domingo el fuerte aumento en el salario y la pensión que percibe la presidenta, Oscar Parrilli emitió esta tarde un nuevo y confuso comunicado en el que lo único que queda claro es que, según sus propios cálculos, Cristina Kirchner percibe entre ambos haberes más de $ 100 mil pesos mensuales, tal como había informado este diario.

Según los registros de la ANSeS, cuya copia publicó Clarín, Cristina Fernández de Kirchner percibió en octubre un sueldo bruto de $ 69.586, es decir 42, 2 por ciento superior al de enero de este año que era de $ 48.934. A eso sumó otros $ 44.090,50 de su pensión como viuda del ex presidente Néstor Kirchner, lo que resulta en ingresos totales de $113.677, 44.

Ayer, Parrilli emitió un comunicado cargado de epítetos contra los periodistas de Clarín en el que justificaba los aumentos en virtud de “la normativa vigente”, aunque no informaba a cuánto ascendían esos haberes.

Hoy volvió a la carga. “Clarín sigue mintiendo, y van…” arrancó el secretario general de la Presidencia su nuevo comunicado. “Obtienen una información parcial de manera clandestina, al mejor estilo de un espía de una ignota agencia de inteligencia privada, y como no les interesa la verdad, no estudian ni procesan la información y datos que sí tienen disponibles, como son los decretos y resoluciones, publicadas en el Boletín Oficial”, continúa.

“Como siguen insistiendo en la mentira, y al igual que lo hicimos el 22 de marzo del corriente año, acompañamos al presente comunicado una planilla donde consta el sueldo percibido y a percibir por la Sra. Presidenta de la Nación durante todo el año 2012, conforme a los decretos, resoluciones y acuerdos salariales de la Administración Pública a que ya se hizo referencia en el día de ayer”, concluye.

En la documentación adjunta, sin embargo, no hay una copia del recibo de sueldo de la Presidenta ni de los registros de la ANSeS. Apenas tres tablas construidas precariamente en word con la evolución mes a mes del salario y la pensión de la Presidenta durante este año. Sí, tres tablas, aunque se trata de dos haberes.

Es que, aunque parezca increíble, dos de esas tablas se refieren a lo mismo, la “remuneración de la Sra. Presidenta de la Nación”, pero brindan información contradictoria entre sí. Así, en una de ellas, la Presidenta aparece cobrando $ 63.325, 89 en los últimos cuatro meses de este año y en la otra $ 64,158, 89. En una de las tablas se caracteriza al salario neto como el de bolsillo y en la otra se afirma que el bruto es el de bolsillo. En una se indica que el “aumento neto” de 2012 fue del 28% y en la otra que el mismo “aumento neto” fue del 25, 91%.

Si se trata de sacar algo en limpio de semejante zafarrancho, se puede decir que si uno cree en la tabla de Parrilli 1, el salario bruto de la Presidenta (el que interesa a los fines de la comparación que hacen los gremios y que hizo Clarín el domingo) aumentó 29, 41%; y si se toma como cierta la tabla Parrilli 2, el aumento del salario bruto fue del 31, 11. En cualquier caso, bien por encima del 21 % que acordaron este año en paritarias los empleados estatales y que sirve como base para el aumento del salario de la Presidenta, como se encarga de recordar Parrilli en sus comunicados.

Respecto a la pensión, el comunicado afirma que en octubre la Presidenta percibió $ 46.049, un 41 % más que en enero de este año.

Si se suman ambos haberes, la Presidenta percibió el mes pasado $ 109.374 o $ 110.207.

¿Cuál es la cifra real? Habrá que esperar un próximo comunicado de Parrilli en búsqueda de alguna aclaración. O mayor confusión.

Fue masivo el paro contra el Gobierno: Cristina habló de “aprietes y amenazas”

La Presidenta encabezó un acto en San Pedro. Dijo que la voluntad de los trabajadores no puede ser dominada por nadie. Y apuntando a Moyano, Barrionuevo y Micheli, afirmó que “no son los dirigentes que querían Perón y Eva”. Por la mañana, hubo piquetes en los principales accesos a Capital y el tránsito fue similar al de un feriado. Solo funcionó una línea de trenes. Además, se cancelaron vuelos en todo el país y no hubo bancos ni recolección de basura.

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, y el líder de la CTA opositora, Pablo Micheli, salieron a festejar por la huelga que paralizó las principales ciudades del país y tuvo una alta adhesión en varios gremios. Además, criticaron a la Presidenta y a funcionarios a los que llamaron “bocones y jetones”.

Moyano arrancó su discurso diciendo que el de hoy fue “un día de fiesta”. “Fue un día donde todos los que cumplimos esta jornada importante nos sentimos satisfechos por defender y expresar lo que el trabajador necesita. Otros hombres y mujeres, seguramente, no puedan sentirse así”, dijo Moyano.

Antes de levantar los piquetes más importantes, el titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, aseguró que el paro “fue un éxito en todo el país. Y lo cierto es que el impacto de la medida de fuerza, que tuvo una alta adhesión de muchos gremios y la ayuda importante de los bloqueos de tránsito y la incertidumbre que precedió a la medida, se sintió con fuerza tanto en la ciudad de Buenos Aires como en el conurbano y las ciudades más grandes del país.

En un acto oficial en San Pedro por el Día de la Soberanía Nacional y luego de que distintos funcionarios de su Gobierno descalificaran el paro, la presidenta Cristina Kirchner redobló la apuesta, realizó duras críticas a Micheli y Moyano y deslizó que recurrieron a amenazas para que los trabajadores se sumaran a la medida: “Hoy no fue una huelga ni un paro, ni siquiera un piquete”. Al tiempo que agregó: “La huelga es un derecho sagrado, pero sagrado es el derecho de cada trabajador a decidir qué es lo quiere hacer”.

Los principales accesos a la capital estuvieron totalmente cortadosdesde temprano, hubo piquetes en decenas de puntos del conurbano y el interior del país, casi todas las líneas de trenes están paradas-también la línea B del subterráneo-, se cancelaron casi todos los vuelos nacionales y regionales y las calles porteñas mostraron un tránsito menor al habitual.

El Puente Pueyrredón estuvo cortado toda la mañana en ambos sentidos por parte de agrupaciones de izquierda y de la CTA opositora. Los manifestantes se retiraron poco después del mediodía, luego de que Micheli anunciara que levantaban los piquetes. Por la mañana, también fueron bloqueadas completamente la autopista Riccheri, el acceso Oeste, la General Paz y la Panamericana, entre otras.

El primer piquete fue seguramente el que arrancó antes de las 6 en el kilómetro 21 de la ruta 3, en el cruce con las vías del ferrocarril, liderado por militantes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) que lidera Juan Carlos Alderete. Solo su movimiento había prometido 160 cortes, a los que deben sumarse los de otras agrupaciones y sindicatos.

La Unión Tranviaria Automotor no se plegó al paro. Pero todas las líneas de trenes fueron interrumpidas, con excepción del Belgrano Norte. En la mayoría, fue por bloqueos de manifestantes en las cabeceras o distintos puntos del recorrido, aunque los trabajadores de la línea Sarmiento y la Mitre adhirieron al paro. Tampoco funciona desde la mañana la línea B de subterráneos –que también adhirió a la protesta-. Sí funcionan normalmente la mayoría de las líneas de colectivos.

La situación con los vuelos también fue muy complicada: no operó Aeroparque y no volaron los aviones con tripulación argentina. Así, fueron cancelados todos los vuelos de Aerolíneas Argentinas y Austral, los nacionales y regionales de LAN, y prácticamente todos los vuelos regionales y nacionales en todos los aeropuertos del país.

En la Ciudad de Buenos Aires fue notorio también el paro de los recolectores de basura. Y el de los bancarios, que se sintió en casi todo el país. En los locales comerciales y gastronómicos, la situación fue mucho menos clara: muchos abrieron, otros no y algunos denunciaron que fueron amenazados por militantes que pretendían obligarlos a plegarse al paro. Muchas escuelas recomendaron a sus alumnos que, si podían, se quedaran en sus casas.

En La Plata hubo piquetes y no funcionaron las estaciones de servicio y además de los bancarios y recolectores de basura, se plegaron gremios médicos y docentes; la estación de trenes estuvo cerrada y los micros a Buenos Aires se cancelaron por los piquetes. El panorama fue similar en Rosario y Santa Fe y en Córdoba y Mendoza.

Aunque oficialmente el paro arrancó a la medianoche, en los hechos comenzó ayer a las 18 en los pasos fronterizos de Uspallata (Mendoza), Iguazú (Misiones), Güemes (Salta) y Paso de los Libres (Corrientes), donde los camioneros mantendrán detenidos, según estimaciones del gremio, cerca de 2.000 vehículos de transporte de larga distancia.

Enviar Comentarios