El pasado 16 de agosto de 2011 en esta mismas páginas escribí sobre lo que sería la campaña internacional de la familia de Carlos Ilich Ramírez Sánchez, el confeso terrorista venezolano, patrocinada por el gobierno de Chávez,  denunciando la película y la serie “Carlos”, solicitando su libertad y denunciando al sionismo como patrocinador de lo que ha sido la resurrección del caso de “El Chacal” ante la justicia francesa.

Habiendo sido el gobierno de Chávez, a pocas horas de asumir el poder en 1999, el que le envió una carta de aliento protestando su detención y colocándolo como ejemplo para los pueblos que luchan por su libertad, no debe extrañarnos esta posición tras doce años en el poder. Sufragio de todos los gastos de la defensa de Carlos en Francia, reclamos para un mejor trato y prisión para el venezolano, visitas por parte de los diferentes embajadores de Venezuela ante Francia y otras menudencias se han visto en la capital gala.

Los argumentos de su hermano Vladimir no tienen desperdicio en la entrevista que la directora del órgano oficial del régimen, Correo del Orinoco, coloca el jueves en el diario.

Al final colocaré el texto íntegro del abultado reporte del diario así como lo que el pasado agosto anunciábamos en nuestra web.

Guerra anunciada no mata soldados. Pero, con el apoyo del gobierno boliburgués venezolano, veremos

Más intervenciones abogando por su libertad y atacando a Israel, la serie, la película y el actor venezolano, ganador de un premio por su interpretación de “El Chacal”.

Algunos conceptos de los Ramírez Sánchez:

Canje por otros presos

En las circunstancias actuales, prácticamente con todo en contra, el hermano de Ramírez Sánchez, Vladimir, plantea al Estado venezolano que lo apoye por medio de una de estas alternativas: la repatriación; el intercambio de presos (entregar a reos franceses que se encuentren en el país a cambio de Ilich Ramírez) o que, al menos, asuma su defensa -como lo haría con cualquier nacional- en el nuevo proceso legal que empieza el 7 de noviembre. Vladimir Ramírez demanda el apoyo de la Cancillería, la embajada venezolana en Francia y la Defensoría del Pueblo.

¿Ilegalidad de su detención?

“Denunciamos que él se encuentra ilegalmente en Francia, producto de un secuestro en 1994. La realidad es que sus derechos están siendo violados sistemáticamente. Incluso, ahora se está arreciando la violación de sus derechos humanos antes del juicio”, sentencia Ramírez.

“Lo acusan de terrorista”

“Nadie puede estar de acuerdo con que a un venezolano, por el hecho de que alguien lo acuse de terrorista, se le violen sus derechos humanos”, dictamina. Al margen de lo que cualquier funcionario pueda pensar, “él es un venezolano, con cédula de identidad número 3.974.255”.

¿Es terrorista Ilich Ramírez?

-Para los imperialistas, sí. Para la gente con mentalidad de derecha y contrarrevolucionaria, evidentemente es un terrorista, porque aceptan la visión del imperialismo y del sionismo. Para un revolucionario, Ilich no puede ser un terrorista; de hecho, el comandante Chávez así lo ha calificado. En el proceso revolucionario que vivimos nadie puede guardar silencio con respecto a esa disyuntiva.

Lo acusan de matar gente, de asesinar civiles.

-Ilich formó parte de una lucha asimétrica entre la causa palestina y el sionismo internacional. El sionismo y el imperialismo han sostenido la tesis de que toda acción de resistencia a la opresión del pueblo palestino es un acto terrorista. Yo me pronuncio en contra de la muerte de cualquier inocente, de cualquier civil; por lo tanto, no puedo aceptar que constituya un acto de terrorismo provocar la muerte de un civil de determinada nacionalidad, y que no sea un acto de terrorismo que se produzca el mismo evento con seres de otra nacionalidad. En este mundo nos han acostumbrado a que la muerte de un ciudadano israelí en un autobús es un crimen vil, y a que la acción de un militar que dispara una serie de cohetes y acaba con la vida de 30 o 50 civiles inocentes no sea catalogada de la misma manera. Pareciera que el hecho de llevar un uniforme permite que las personas cometan una serie de excesos.

¿Sin defensa?

La posición de Vladimir Ramírez es que el Estado venezolano no puede aceptar el juicio contra Ilich Ramírez en estas circunstancias “porque no hay testigos, porque no hay pruebas contundentes, porque la Fiscalía se armó con un lobby sionista que se llama SOS Attentats. Literalmente, van a montar ‘una cayapa’ contra Ilich”.

Refiere, además, que su abogada defensora y pareja, Isabelle Coutant-Peyre, ha perdido clientes, lo cual no duda en atribuir al lobby francés que, denuncia, se ha activado en su contra. “La defensa de Ilich se estima que cuesta 15 mil euros mensuales, porque el caso es muy complejo”, puntualiza. “Isabelle ya me confirmó que no va a poder defender a su esposo en el juicio, porque hacerlo significaría estar desde el 7 de noviembre hasta el 16 de diciembre, todos los días hábiles, durante todo el día, enfrentando ese proceso”.

Las molestias con la película y con Edgar Ramírez

Ramírez cuestiona la supuesta imparcialidad del intérprete. LA PELÍCULA Y LA SERIE “CARLOS” SON  “UN PRODUCTO PROPAGANDÍSTICO

La serie y la película sobre Ilich Ramírez Sánchez, llamada Carlos, del realizador francés Olivier Assayas, son “un producto propagandístico financiado por el sionismo y por el Estado francés”, concluye su hermano, Vladimir Ramírez Sánchez.

“Está armado con una coincidencia en el tiempo que es muy conveniente para el Estado francés. La película se produce y sale al aire unos meses antes de que se formalice la fecha del juicio en contra de Ilich”, describe.

Ramírez Sánchez, quien la vio completa, considera que es un producto que tiene la intención “de consolidar la matriz de opinión negativa con respecto a Ilich; cosa curiosa después de tenerlo 17 años secuestrado”. Y además, anticiparse al resultado del juicio que comenzará el 7 de noviembre.

Él piensa que no es casual que se haya buscado a un actor venezolano, parecido físicamente, con el mismo apellido y también de origen tachirense. “Ese es el trasfondo de la serie y la película en cuanto a la propuesta propagandística”.

-¿Ustedes están molestos con el actor?

-No. Cuando uno defiende la causa de Ilich, tiene que despersonalizar las opiniones e ir al fondo del asunto. Yo conversé con Edgar Ramírez en cuatro ocasiones antes de la película. Él planteó que quería una información más íntima, para hacer una mejor representación del personaje. Al final, yo creo que él hizo la interpretación que le exigieron sus patronos. Creo que se esmeró en hacer ese papel, y que debe estar disfrutando las mieles de ese aporte que hizo a ese proyecto propagandístico.

En lo personal, añade, “no tengo nada en su contra, pero sí me opongo a su actuación como artífice de una campaña en contra de un venezolano que no merece ese tipo de calificaciones. Además, sí cuestionaría la supuesta imparcialidad de Edgar Ramírez, porque estoy seguro de que no se prestaría para hacer una película en la que (George) Bush aparezca como el criminal que es”.

Nuestro reporte de Agosto aquí en RUNRUN.ES:

Los rojos piden la libertad de “El Chacal” y atacan al film “Carlos” por ser sionista

16 Ago 2011

Al  cumplirse 17 años de la captura de “Carlos” Ilich Ramírez Sánchez por parte de la policía francesa en Karthoum, la capital de Sudán, las brigadas rojas rojitas están comenzando una campaña “internacional” para reclamar su libertad cuanto antes.

Una manifestación frente a la embajada de Francia en Las Mercedes dio inicio a la movilización del chavismo radical buscando que el gobierno de Francia suelte al terrorista responsable de muchas muertes en el mundo, principalmente de los gendarmes parisinos que trataron de apresarlo en el apartamento de una venezolana en la capital gala.

El temor de los rojos es que comience un nuevo juicio, anunciado ya, el próximo 5 de noviembre en París. Buscan además erigirlo en héroe de la lucha armada. Si esto no fuera suficiente han montado una estrategia más delicada pues comenzarán a través de los medios gubernamentales y de los comunitarios rojos a atacar la serie y película “Carlos” en las que estelariza el venezolano Edgar Ramírez.

Para los colectivos pro-Ilich, como lo manifestó a Correo del Orinoco Vladimir Ramírez, coordinador de la Brigada Internacionalista de Solidaridad Activa, BRISA, y hermano de Carlos, “la serie obedece a una estrategia sionista de descalificación y condena anticipada de Carlos, activista de las luchas revolucionarias y el internacionalismo a favor de la causa del pueblo palestino”. No es la primera vez que acusan a los productores de preparar todo para que “Carlo” estuviera en la palestra diaria y así influir negativamente en el juicio programado con anterioridad.

Si no ha sido más dura la guerra contra la película ha sido solamente por la estelaridad del gran actor venezolano, premiado por el filme, Edgar Ramírez.

Los deseos de atacar al actor se minimizaron tras haber sido galardonado a nivel mundial. Pero allí está la campaña lista contra la serie.

Las causas que BRISA coloca como excusa para que se otorgue la libertad a Ilich Ramírez serían las siguientes comparaciones con el caso del venezolano:

-Caso Regis Debray, francés que participó en la lucha del Che Guevara en Bolivia y que fue condenado a 30 años de cárcel quien tras la presión mundial fue liberado y luego asesoró al gobierno de Francois Mitterrand.

-La exigencia que Francia hace a México para que liberen a una francesa condenada a 60 años por ser parte de una banda de secuestradores basada en que los juicios fueron irregulares.

-La intervención del presidente Sarcozy ante Libia para que fueran liberadas las enfermeras búlgaras acusadas por Libia de haber inoculado el virus VIH-Sida a niños libios.

Para finalizar colocan al terrorista como un niño de pecho, el mismo que asesinó inocentes y secuestro ministros en la sede de la OPEP en Viena, que estuvo en confinamiento solitario por diez años, aislado, y para cuyos abogados de defensa siempre hay trabas en la cárcel donde está preso. Ilich lleva 17 años en prisión y está sometido a cadena perpetua.

Sus seguidores rojos dicen que “le han violado todos sus derechos humanos”.

Cosas de la robolución.

El artículo completo del Correo del Orinoco dice:

Familia de Ilich Ramírez denunció violación sistemática de sus DDHH en Francia

“Nadie puede estar de acuerdo con que a un venezolano, por el hecho de que alguien lo acuse de terrorista, se le violen sus derechos humanos”, replica su hermano, Vladimir Ramírez, quien le pide al Estado venezolano que evalúe la repatriación.

Correo del Orinoco | Correo del Orinoco | 27-10-2011 a las 19:36 | 132 lecturas

Tal parece que a Ilich Ramírez Sánchez le ha tocado hacer frente a todos los hándicap. Considerado terrorista por el Estado francés, detenido por agentes de Francia en Sudán (en un procedimiento que él no duda en calificar como secuestro) y a las puertas de un nuevo juicio, el venezolano acudirá prácticamente solo a esta nueva cita con la justicia. A esto se suma otro elemento que no rema a su favor: una serie y una película estelarizadas por otro venezolano (Edgar Ramírez), en las que se le presenta -según la visión de la familia de Ilich Ramírez- como un hombre frío y sin escrúpulos.

En las circunstancias actuales, prácticamente con todo en contra, el hermano de Ramírez Sánchez, Vladimir, plantea al Estado venezolano que lo apoye por medio de una de estas alternativas: la repatriación; el intercambio de presos (entregar a reos franceses que se encuentren en el país a cambio de Ilich Ramírez) o que, al menos, asuma su defensa -como lo haría con cualquier nacional- en el nuevo proceso legal que empieza el 7 de noviembre. Vladimir Ramírez demanda el apoyo de la Cancillería, la embajada venezolana en Francia y la Defensoría del Pueblo.

“Denunciamos que él se encuentra ilegalmente en Francia, producto de un secuestro en 1994. La realidad es que sus derechos están siendo violados sistemáticamente. Incluso, ahora se está arreciando la violación de sus derechos humanos antes del juicio”, sentencia Ramírez.

En entrevista con el Correo del Orinoco, explica que desde la semana pasada su hermano está en huelga de hambre, en protesta por al menos tres medidas aplicadas en su contra: el aislamiento en solitario, lo cual “está prohibido para el Estado francés”; el traslado de una cárcel a otra, en septiembre pasado, sin previo aviso y sin posibilidad de recoger sus enseres personales; el empleo de un baúl para llevarlo de la cárcel al tribunal.

“Nadie puede estar de acuerdo con que a un venezolano, por el hecho de que alguien lo acuse de terrorista, se le violen sus derechos humanos”, dictamina. Al margen de lo que cualquier funcionario pueda pensar, “él es un venezolano, con cédula de identidad número 3.974.255”.

¿Terrorista o luchador?

Ilich Ramírez defendió por la vía armada la causa palestina, y participó en acciones violentas en las que personas al margen del conflicto perdieron la vida. Hace más de 30 años, consideró que el escenario de lucha -según su ideología- no era Venezuela, sino el Medio Oriente, “y 36 años después se observa que allí está el epicentro del conflicto mundial”, sostiene su hermano.

Los medios lo llaman “El Chacal”, y Vladimir Ramírez explica por qué: un periodista inglés lo bautizó así con base en el libro El día del Chacal, de Frederick Forsyth. “El imperialismo, desde entonces (hace 36 años) ha estado machacando el término” para hacer ver “que él es una figura sanguinaria y desalmada”.

-¿Es terrorista Ilich Ramírez?

-Para los imperialistas, sí. Para la gente con mentalidad de derecha y contrarrevolucionaria, evidentemente es un terrorista, porque aceptan la visión del imperialismo y del sionismo. Para un revolucionario, Ilich no puede ser un terrorista; de hecho, el comandante Chávez así lo ha calificado. En el proceso revolucionario que vivimos nadie puede guardar silencio con respecto a esa disyuntiva.

-Lo acusan de matar gente, de asesinar civiles.

-Ilich formó parte de una lucha asimétrica entre la causa palestina y el sionismo internacional. El sionismo y el imperialismo han sostenido la tesis de que toda acción de resistencia a la opresión del pueblo palestino es un acto terrorista. Yo me pronuncio en contra de la muerte de cualquier inocente, de cualquier civil; por lo tanto, no puedo aceptar que constituya un acto de terrorismo provocar la muerte de un civil de determinada nacionalidad, y que no sea un acto de terrorismo que se produzca el mismo evento con seres de otra nacionalidad. En este mundo nos han acostumbrado a que la muerte de un ciudadano israelí en un autobús es un crimen vil, y a que la acción de un militar que dispara una serie de cohetes y acaba con la vida de 30 o 50 civiles inocentes no sea catalogada de la misma manera. Pareciera que el hecho de llevar un uniforme permite que las personas cometan una serie de excesos.

-En ese contexto, ¿cómo calificaría las acciones de Ramírez?

-Si la violencia, en algunos casos, puede ser vista como legítima en un conflicto, entonces la lucha de Ilich ha sido legítima. Todo conflicto armado genera muertes.

-¿No debería ser juzgado por las causas que se le siguen?

-Ilich no puede ser juzgado legítimamente en Francia porque se encuentra ilegalmente en ese país. Él está en Francia producto de un secuestro.

-¿No hay ninguna duda de que fue un secuestro?

-El responsable político de ese hecho lo reconoció en Francia, en un programa de televisión, y hay una demanda en estos momentos en contra de ese funcionario, Charles Pasqua (exministro de Interior francés).

De acuerdo con Ramírez, un informe de la Cancillería venezolana, del año 2000, determinó que su hermano había sido realmente víctima de un secuestro.

-¿En esas condiciones no puede ser juzgado?

-No, porque al estar presente ilegalmente en Francia, todos los juicios que le han seguido, su ilegal encarcelamiento, el juicio de 1997 y el que se pretende llevar a cabo ahora son ilegales.

-¿El sistema de justicia francés acepta juzgarlo así?

-Por supuesto. Incluso, han mentido sistemáticamente al decir que no puede ser beneficiario de una serie de normativas y procedimientos porque está condenado por actos de terrorismo, lo cual es falso. Ilich fue juzgado y condenado por el homicidio de dos policías y un delator libanés, y las instancias de apelación en Francia rechazaron sistemáticamente todas las peticiones de la defensa, como era de esperarse. También lo han hecho las instancias internacionales. Personas que nos apoyan en esta causa por la liberación de Ilich nos dicen que acudamos a Naciones Unidas, a organizaciones de derechos humanos.

-¿Lo han hecho?

-Lo ha hecho la defensa de Ilich en Francia. De hecho, en una ocasión, la Corte Europea de Derechos Humanos falló en contra de Francia debido a los 10 años de continuo aislamiento carcelario al cual habían sometido a Ilich, cosa que es una barbaridad.

SIN DEFENSA

La posición de Vladimir Ramírez es que el Estado venezolano no puede aceptar el juicio contra Ilich Ramírez en estas circunstancias “porque no hay testigos, porque no hay pruebas contundentes, porque la Fiscalía se armó con un lobby sionista que se llama SOS Attentats. Literalmente, van a montar ‘una cayapa’ contra Ilich”.

Refiere, además, que su abogada defensora y pareja, Isabelle Coutant-Peyre, ha perdido clientes, lo cual no duda en atribuir al lobby francés que, denuncia, se ha activado en su contra. “La defensa de Ilich se estima que cuesta 15 mil euros mensuales, porque el caso es muy complejo”, puntualiza. “Isabelle ya me confirmó que no va a poder defender a su esposo en el juicio, porque hacerlo significaría estar desde el 7 de noviembre hasta el 16 de diciembre, todos los días hábiles, durante todo el día, enfrentando ese proceso”.

-¿Su hermano no va a tener defensa?

-No. Es un hecho que Ilich va solo a presentarse el primer día, y el Estado francés va a designarle un defensor público. Por eso digo que Ilich está condenado.

-¿Qué va a suceder?

-Creo que a Ilich lo van a condenar. La nueva condena de 30 años significaría que él tendría que cumplir 105 años de vida para salir de la cárcel. Y seguramente le inventarían un nuevo juicio. El imperio, con Ilich, tiene un punto de honor. No lo asesinaron en Sudán porque quisieron dar un ejemplo de lo que no se debe hacer en contra del imperialismo.

RECUADRO

“YO NO SOY ANTIJUDÍO”

-¿Usted marcaría una diferencia entre el pueblo israelí y el Estado de Israel?

-Totalmente. El Gobierno genocida de Israel está abusando de quienes inocentemente conviven en el mismo territorio, pero no comparten la doctrina genocida, racista, discriminatoria de ese Estado. Yo no soy antijudío; estoy en contra del anti judaísmo porque los revolucionarios no podemos estar prejuiciados en contra de nadie por su religión, por su sexo o por su militancia política. Sí creo que en Israel está llamada a producirse una reacción de parte del pueblo proletario en contra de la dominación capitalista, salvaje, que a todas luces se ha visto, y que incluso ha generado una serie de reclamos de las y los jóvenes israelíes.

Vladimir Ramírez Sánchez quiere dejar muy clara su posición: “Yo no hago un llamado a atacar al pueblo de Israel, sino que hago un llamado a confrontar los designios del Gobierno genocida que está mandando en Israel. Y esa ha sido la lucha de Ilich. 17 años y dos meses después, él se sigue enfrentando a ese sistema perverso todos los días, cuando va al tribunal y les dice ‘ustedes son imperialistas”.

Ramírez cuestiona la supuesta imparcialidad del intérprete. LA PELÍCULA Y LA SERIE “CARLOS” SON  “UN PRODUCTO PROPAGANDÍSTICO

La serie y la película sobre Ilich Ramírez Sánchez, llamada Carlos, del realizador francés Olivier Assayas, son “un producto propagandístico financiado por el sionismo y por el Estado francés”, concluye su hermano, Vladimir Ramírez Sánchez.

“Está armado con una coincidencia en el tiempo que es muy conveniente para el Estado francés. La película se produce y sale al aire unos meses antes de que se formalice la fecha del juicio en contra de Ilich”, describe.

Ramírez Sánchez, quien la vio completa, considera que es un producto que tiene la intención “de consolidar la matriz de opinión negativa con respecto a Ilich; cosa curiosa después de tenerlo 17 años secuestrado”. Y además, anticiparse al resultado del juicio que comenzará el 7 de noviembre.

Él piensa que no es casual que se haya buscado a un actor venezolano, parecido físicamente, con el mismo apellido y también de origen tachirense. “Ese es el trasfondo de la serie y la película en cuanto a la propuesta propagandística”.

-¿Ustedes están molestos con el actor?

-No. Cuando uno defiende la causa de Ilich, tiene que despersonalizar las opiniones e ir al fondo del asunto. Yo conversé con Edgar Ramírez en cuatro ocasiones antes de la película. Él planteó que quería una información más íntima, para hacer una mejor representación del personaje. Al final, yo creo que él hizo la interpretación que le exigieron sus patronos. Creo que se esmeró en hacer ese papel, y que debe estar disfrutando las mieles de ese aporte que hizo a ese proyecto propagandístico.

En lo personal, añade, “no tengo nada en su contra, pero sí me opongo a su actuación como artífice de una campaña en contra de un venezolano que no merece ese tipo de calificaciones. Además, sí cuestionaría la supuesta imparcialidad de Edgar Ramírez, porque estoy seguro de que no se prestaría para hacer una película en la que (George) Bush aparezca como el criminal que es”.

Vladimir Ramírez también critica que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) haya promovido el audiovisual, y señala que una nota de prensa sobre el filme “canta loas a la actuación de Edgar Ramírez y a la película, y acoge la visión de la película y del personaje; tanto así, que refleja que la película trata de la vida, auge y caída del terrorista más famoso de los años 70 y 80”.

Ramírez solicitó al CNAC un derecho a réplica, y aseguró que el presidente del Centro, Juan Carlos Lossada, “se limitó a decirnos que podíamos enviar por escrito nuestra opinión sobre la película”. Sostiene que no lo hizo porque eso no es lo que está solicitando, e insistió en que el CNAC debe explicar por qué no quiere dar una rueda de prensa en la que se divulguen las condiciones de la detención de Ilich Ramírez Sánchez.

El Correo del Orinoco se comunicó con el CNAC, y esta institución envió la copia de la carta de respuesta a la familia Ramírez Sánchez, con fecha 13 de septiembre de 2011, en la cual el Centro destaca que su objeto es el desarrollo, fomento, difusión y protección de la cinematografía nacional; y aclara que es usual la participación de la institución en ruedas de prensa, y su cobertura con notas informativas, a propósito del estreno de obras cinematográficas.

El CNAC se refiere a Edgar Ramírez como el actor venezolano “más destacado en la actualidad, con una amplia trayectoria de cine y con una proyección excepcional” a escala nacional e internacional. La carta reitera que una película “es una ficción de la realidad, más no la realidad misma”, y marca la diferencia con el documental, género “que explora el mundo tal cual es, y que procura ser un testimonio de la realidad”.

En la misiva también se invita a Ramírez Sánchez a enviar al CNAC una nota con su opinión sobre la película, y se compromete a publicarla en la página web del Centro.

T/ Vanessa Davies

http://www.correodelorinoco.gob.ve/entrevistas/familia-ilich-ramirez-denuncio-violacion-sistematica-sus-ddhh-francia/

La película y la serie Carlos son ”un producto propagandístico”

Publicado por Correo del Orinoco el Miércoles, 27 de Octubre del 2011

La serie y la película sobre Ilich Ramírez Sánchez, llamada Carlos, del realizador francés Olivier Assayas, son “un producto propagandístico financiado por el sionismo y por el Estado francés”, concluye su hermano, Vladimir Ramírez Sánchez. “Está armado con una coincidencia en el tiempo que es muy conveniente para el Estado francés. La película se produce y sale al aire unos meses antes de que se formalice la fecha del juicio en contra de Ilich”, describe. Ramírez Sánchez, quien la vio completa, considera que es un producto que tiene la intención “de consolidar la matriz de opinión negativa con respecto a Ilich; cosa curiosa después de tenerlo 17 años secuestrado”. Y además, anticiparse al resultado del juicio que comenzará el 7 de noviembre. Él piensa que no es casual que se haya buscado a un actor venezolano, parecido físicamente, con el mismo apellido y también de origen tachirense. “Ese es el trasfondo de la serie y la película en cuanto a la propuesta propagandística”. − ¿Ustedes están molestos con el actor? −No. Cuando uno defiende la causa de Ilich, tiene que despersonalizar las opiniones e ir al fondo del asunto. Yo conversé con Edgar Ramírez en cuatro ocasiones antes de la película. Él planteó que quería una información más íntima, para hacer una mejor representación del personaje. Al final, yo creo que él hizo la interpretación que le exigieron sus patronos. Creo que se esmeró en hacer ese papel, y que debe estar disfrutando las mieles de ese aporte que hizo a ese proyecto propagandístico. En lo personal, añade, “no tengo nada en su contra, pero sí me opongo a su actuación como artífice de una campaña en contra de un venezolano que no merece ese tipo de calificaciones. Además, sí cuestionaría la supuesta imparcialidad de Edgar Ramírez, porque estoy seguro de que no se prestaría para hacer una película en la que (George) Bush aparezca como el criminal que es”. Vladimir Ramírez también critica que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) haya promovido el audiovisual, y señala que una nota de prensa sobre el filme “canta loas a la actuación de Edgar Ramírez y a la película, y acoge la visión de la película y del personaje; tanto así, que refleja que la película trata de la vida, auge y caída del terrorista más famoso de los años 70 y 80″. Ramírez solicitó al CNAC un derecho a réplica, y aseguró que el presidente del centro, Juan Carlos Lossada, “se limitó a decirnos que podíamos enviar por escrito nuestra opinión sobre la película”. Sostiene que no lo hizo porque eso no es lo que está solicitando, e insistió en que el CNAC debe explicar por qué no quiere dar una rueda de prensa en la que se divulguen las condiciones de la detención de Ilich Ramírez Sánchez. El Correo del Orinoco se comunicó con el CNAC, y esta institución envió la copia de la carta de respuesta a la familia Ramírez Sánchez, con fecha 13 de septiembre de 2011, en la cual el centro destaca que su objeto es el desarrollo, fomento, difusión y protección de la cinematografía nacional; y aclara que es usual la participación de la institución en ruedas de prensa, y su cobertura con notas informativas, a propósito del estreno de obras cinematográficas. El CNAC se refiere a Edgar Ramírez como el actor venezolano “más destacado en la actualidad, con una amplia trayectoria de cine y con una proyección excepcional” a escala nacional e internacional. La carta reitera que una película “es una ficción de la realidad, más no la realidad misma”, y marca la diferencia con el documental, género “que explora el mundo tal cual es, y que procura ser un testimonio de la realidad”. En la misiva también se invita a Ramírez Sánchez a enviar al CNAC una nota con su opinión sobre la película, y se compromete a publicarla en la página web del centro.

Vanessa Davies

http://www.entornointeligente.com/articulo/1191251/La-pelicula-y-la-serie-Carlos-son-un-producto-propagandistico