Un sacerdote asesinado por la dictadura sería el primer beatificado por Francisco

Por Julio Aiub Morales, corresponsal La Rioja

Carlos de Dios Murias fue secuestrado junto al sacerdote francés Gabriel Longueville en 1976. La causa por la canonización fue firmada por Bergoglio en 2011

Carlos de Dios Murias fue secuestrado junto al también sacerdote francés Gabriel Longueville el 18 de julio de 1976, desde la casa parroquial ubicada al lado de la parroquia de la ciudad de Chamical a unos 140 kilómetros al sur de esta capital. Había nacido en Córdoba en 1945 y tras un paso por el liceo militar, abrazó la religión, siendo ordenado sacerdote por el obispo Enrique Angelelli, quien tenía una orden pastoral de llevar a fondo lo resuelto en el Concilio Vaticano Segundo.

Allí se presentó en la noche una comisión policial preguntando por Murias, diciendo que eran de la Policía Federal y que lo tenían que interrogar. Intercedió Longueville quien dijo que si lo llevaban a Murias, también debía ir él.

Ambos fueron llevados a un paraje llamado Bajo de Luca ubicado a unos 9 kilómetros al sur de Chamical, donde fueron golpeados y torturados y finalmente fusilados. Por el crimen de ambos sacerdotes recientemente fueron condenados por el Tribunal Oral Federal de La Rioja el ex general Luciano Benjamin Menéndez y el vicecomodoro Luis Fernando Estrella y el jefe policial riojano Domingo Vera.

Tras el crimen de los sacerdotes, llegó el entonces obispo Enrique Angelelli a esa ciudad y en una reunión con sacerdotes les explicó, dibujando un círculo, que al que buscaban en realidad era a él. Al regresar a La Rioja, desde Chamical, el 4 de agosto, después de la novena por los curas, Angelelli sufrió un atentado en la ruta, lo que provocó el vuelco de su Fiat Multicarga, lo que le costó la vida.

Publicado en: ElClarin.com

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas