Los Runrunes de Bocaranda de hoy 16.11.2018: MEDIO: Temir Porras - Runrun

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 16.11.2018: MEDIO: Temir Porras

TemirPorras.jpg

 

MEDIO

“CRIA CUERVOS”…

¨Seguro así le dirá su entorno mas cercano al presidente Maduro cuando le cuenten lo que escribió quien fue su protegido en la Cancillería, el viceministro Temir Porras en tres páginas de Le Monde Diplomatique -consentido medio europeo- de cuyo vientre parieron la versión latinoamericana gracias al dinero del régimen de Chávez y al padrinazgo que hasta hoy disfruta otro chuleta global como Ignacio Ramonet. Lo que narra Temir “es de temer”. Unas líneas aquí: “Entre 2014 y 2017, la masa monetaria dio un salto de un 8.500%. Así, estaban reunidos todos los ingredientes para que la economía entrara en hiperinflación. Sin sorpresa, el índice de precios al consumidor (una medida común de la inflación) pasó del 300% en 2016 al 2.000% en 2017. Para 2018, las estimaciones varían entre el 4.000% y el 1.300.000%. En ese último caso en concreto, un bien comprado por un valor de 1.000 bolívares al 1º de enero de 2018 costaría 13.000.000 el 31 de diciembre. Complicación extra: 2016 y 2017 estuvieron marcados por importantes vencimientos de pagos de deuda. A pesar de que los ingresos petroleros estaban en caída libre, el gobierno de Maduro –siguiendo en esto la doctrina de Chávez– respetó escrupulosamente sus compromisos. Al menos hasta diciembre de 2017. En ese entonces, en un discurso por televisión, el presidente anunció que entre 2014 y 2017 el país había desembolsado la suma colosal de 71.700 millones de dólares de deuda”.  Porras venía calladito desde los tiempos del “problema con los reales del pabellón de Venezuela en la Expo-China” que provocó el cambio de la embajadora en Beijing Rocío Maneiro a Londres tras ella haberlo acusado ante la Cancillería y la Contraloría. Luego fue mencionado tras el incidente que acabo con la vida de la diplomática encargada de la embajada venezolana en Kenia, Olga Fonseca, en julio de 2012.  Una de sus últimas apariciones públicas fue en los funerales de Chávez cuando al lado de Maduro, Diosdado y otros dirigentes rojos, montados en un camión militar, fungió de “poliglota anfitrión” de los líderes globales asistentes. Sin embargo, a pesar de todo eso, quizás desde su apartamento en Paris o desde uno en Buenos Aires, su análisis es enjundioso y demoledor del manejo de la economía y -mas allá- de todo el gobierno de Maduro.  Copio su opinión sobre el Petro: “Una moneda de valor incierto: Creado en 2017, el “Petro” es un “criptoactivo” emitido por el Estado venezolano. Su valor estaría garantizado por el equivalente de cinco mil millones de barriles de petróleo que yacen bajo el suelo de un gran bloque ubicado en la Faja del Orinoco, la mayor reserva de petróleo del planeta. Al adquirirlo, el propietario de un Petro adquiriría al mismo tiempo los derechos sobre un barril de petróleo de dicho bloque. El proyecto suscita dos problemas. Una vez despojado de los neologismos vinculados con el mundo de la criptomoneda –de moda hace algunos años–, el Petro se parece, extrañamente,  a una simple emisión de deuda soberana. Ahora bien, para ser legal, toda nueva emisión requiere de la aprobación de la Asamblea Nacional, con la que el gobierno venezolano se encuentra en conflicto abierto desde que ésta está controlada por la oposición. Además, la producción petrolera mantiene una curva descendentesin dar signos de recuperación; esto complica la estimación del valor de un petróleo todavía bajo tierra, cuya extracción futura requeriría de importantes inversiones que Caracas no puede permitirse por el momento. De hecho, el bloque “Ayacucho 1”, entregado en garantía del Petro, sigue sin producir nada”.   En un segmento demuele otra posición de Maduro: “El presidente Maduro se había mostrado escéptico en cuanto a la oportunidad de operar un cambio de rumbo económico. En un discurso público ante productores agrícolas, denunció a “esos economistas que quieren darnos lecciones pero nunca plantaron un tomate en su vida”, antes de especificar que la Revolución Bolivariana  “no sigue los dogmas ni las recetas de esos macroeconomistas que pretenden saberlo todo” (12 de septiembre de 2017).Es saludable que responsables políticos expresen su independencia de criterio respecto de cierto economicismo que con mucha frecuencia exige un monopolio tecnocrático sobre la conducción de la política. Sin embargo, decidir las orientaciones macroeconómicas de un país menospreciando cualquier consideración técnica a veces representa el camino más directo hacia la catástrofe”. Hace mención de aquel nombramiento “ a comienzos del año 2016, mientras la profundización de la crisis era innegable, en diciembre de 2015, con una mayoría de los dos tercios en la Asamblea Nacional, el joven profesor de sociología Luis Salas, uno de cuyos postulados más célebres afirma que “la inflación no es una realidad”, fue nombrado jefe del equipo económico del gobierno.  Cierra así, sus tres páginas francesas: “Si bien es necesario que la conducción económica de Venezuela recupere el camino de la racionalidad, la crisis perdurará en ausencia de un arreglo de los contenciosos políticos. Ningún plan propuesto por el equipo que está en el poder –por pertinente que sea– permitirá el levantamiento de las sanciones o el restablecimiento de las garantías jurídicas. El diálogo con miras a un acuerdo de coexistencia política entre el gobierno y la oposición ofrece la forma más simple (y la más pragmática) de impedir que el país se hunda en el abismo. En lugar de incitar las divisiones, la comunidad internacional debería orientar todos sus esfuerzos en esta dirección”…¿Qué dirán los nuevos gurús de la roja economía?…

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios