Crecen las concesiones de Guyana para explotación en el disputado Esequibo

Guyana sigue otorgando concesiones de minería a diestra y siniestra en el territorio Esequibo y sin siquiera participarselo a Venezuela.

Las informaciones que llegan desde diferentes fuentes solo confirman lo que ya es harto sabido. Desde petróleo hasta el oro, pasando por bauxita y otros minerales, el gobierno que preside Bharrat Jagdeo ha continuado buscando socios para la explotación del territorio en reclamación por Venezuela.

Mientras en Caracas el régimen de Chávez parece ignorar todas esas acciones ya denunciadas por los medios  -y los diplomáticos que le hacen seguimiento al reclamo venezolano- las suspicacias crecen en torno a si fue verdad o no que el mandatario venezolano acordó con Jagdeo en el 2006, en aquella reunión del Caricom y el Alba en La Habana, congelar la disputa para obtener los votos del grupo caribeño para que Venezuela obtuviera un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU. Esa acción la denuncié en mi columna Runrunes de El Universal en su debido momento.

El reporte que hace la BBC News sobre el deterioro ambiental de los bosques de Guyana debido a la explotación ilegal minera debe ser otro alerta para que nos demos cuenta de una vez por todas que ese territorio en litigio, de seguir la complacencia del chavismo en no enfrentar al gobierno guyanés, mas nunca volverá a ser venezolano.

Transcribo aquí el reportaje de BBC News firmado por la periodista Sarah Grainger desde Puerto Kaituma, Guyana:

De cómo  la minería de oro de Guyana pone en peligro su verde futuro.

By Sarah Grainger

BBC News, Puerto Kaituma, Guyana


La gente viene a Puerto Kaituma con la esperanza de hacerse ricos

Casi todo el mundo en Puerto Kaituma está ganando dinero con el oro. Desde los mineros que se dirigen a los campamentos de la selva hasta  los propietarios de los bares y las tiendas donde los mineros gastan su dinero.

Está claro que la economía de este pequeño pueblo en el noroeste de Guyana es completamente dependiente de los minerales preciosos.

“Me mudé aquí por el trabajo”, dice Wayne Wright Doris, un cargador del muelle de alimentos, combustible y madera en el puerto fluvial. “Me siento muy cómodo aquí”, dice.

Los productos que el  Sr. Wright Doris maneja  están destinados a los campamentos mineros, conocidos como “represas traseras”.

La dependencia de Puerto Kaituma de la minería se replica en toda Guyana – El oro representa casi la mitad de las exportaciones totales del país, que fueron alrededor de US $ 218 millones en el primer trimestre de 2011.

Sin embargo, la minería pone en peligro lo que podría ser la ventaja mayor para Guyana – sus vírgenes bosques tropicales.

Alrededor del 80% del país está cubierto por selva amazónica que es el hogar de una gran variedad de especies, entre ellas la rara rana de oro, el jaguar y el águila arpía.

Se trata de un dilema que tienen que enfrentar muchos países en desarrollo -, ¿cómo equilibrar el deseo de crecimiento económico y el  preservar los bosques del mundo?

Cuando una nueva ronda de conversaciones sobre el clima pone en marcha la ONU en Durban, Sudáfrica, del lunes 28 de noviembre hasta el 9 de diciembre, el saliente presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, cree que tiene la respuesta a este dilema particular.

Se le ocurrió un plan en 2006 para “vender” la administración de los bosques de su país a los inversionistas que tendría que pagar para su conservación.

El gobierno noruego le gustó la idea y en 2009 se le comprometieron 250 millones de dólares a Guyana a cambio de la protección de los bosques.

Pero hasta ahora, Guyana aún no ha recibido ninguno de los 70 millones de dólares depositados hasta la fecha con el Banco Mundial.

La  amenaza  es cada vez mayor

El presidente Jagdeo, dice que el Banco Mundial nunca antes ha administrado fondos para un esquema como este y pone el retraso en el desembolso del dinero en que el BM ple da prioridad a los  problemas de crecimiento de los países.

Jagdeo, quien no puede presentarse a las elecciones una vez más, ha indicado que espera que los fondos se liberen una vez que las elecciones generales de Guyana se sucedan hoy 28 de noviembre

Pero en medio de la demora, el oro sigue alcanzando altos precios en los mercados internacionales, lo que aumenta la amenaza a la selva de Guyana.

Volando sobre el país, las “represas traseras” donde se extrae el oro se destacan como amarillas cicatrices feas sobre una superficie totalmente verde profunda.

“Hace dos años en los viajes a las Cataratas de Kaieteur yo no veía ninguna evidencia de la minería”, dice el tour operador local de Alisha Ousman.

“Ahora hay manchas por todas partes, no hay control de la tala y la minería.”

Estas preocupaciones se reflejan en Noruega, donde los críticos del plan dicen que el gobierno no puede controlar adecuadamente lo que está sucediendo sobre el terreno en Guyana

El oro representa casi la mitad de las exportaciones totales de Guyana “Todavía tengo que ver alguna acción concreta en torno a la minería por parte del gobierno de Guyana pues si no lo hace esto conducirá a una creciente deforestación en el largo plazo”, dice Olson Vemund de la Rainforest Foundation en Noruega.

El presidente Jagdeo insiste en que su gobierno tiene la situación bajo control.

Dice que el gobierno está monitoreando las carreteras y las rutas de los ríos para comprobar si hay talas ilegales.

Jagdeo también se ha comprometido a replantar las áreas despejadas por los pequeños mineros de las “presas traseras” y ayudar a pequeñas y medianas empresas a hacer lo mismo.

“Hay una dificultad en ser el primero”, dijo Jagdeo. “Queremos crear un modelo que puede ser fácilmente replicado por otros países, por lo que no podemos cortar las esquinas para llegar mas rápido.”

Como otros países muestran interés en la implementación de planes similares – incluida la República de Congo, Belice y Surinam –  el éxito o el fracaso de Guyana en resolver el dilema del crecimiento económico versus la protección del medio ambiente será observado de cerca por todos.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas