TheCommentator.com revela que la Golinger ayudaría a pagar a los manifestantes de NY

¿Participan empleados de gobiernos extranjeros en la agitación en Nueva York?
Para vergüenza de la izquierda, parece que a los manifestantes se les paga para protestar en Wall Street. La presencia de Eva Golinger es particularmente notable.

En los últimos días, los anarquistas, anticapitalistas, ecologistas, comunistas, y probablemente algunas otras variedades de la izquierda chiflada han convergido en pequeñas cantidades en Nueva York para protestar contra Wall Street.

En los Estados Unidos, este tipo de protestas son comunes,  y hasta cierto punto, son manifestaciones bienvenidas dentro de la democracia. Por cierto, no todos están de acuerdo con los mensajes transmitidos en las calles de Manhattan hoy, pero hay un consenso general de que es el derecho del pueblo a protestar pacíficamente.

Sin embargo, para el desconcierto de la Twitterati de izquierda, algunos detalles han surgido  de entrega de dinero en efectivo que pasa las manos de los sindicatos a los manifestantes. Así es, supuestamente organizando una protesta contra el sistema capitalista se está ejecutando con la capitalistísima  ley de la oferta y la demanda.

Pero no son solo los sindicatos los que están  financiando a los  activistas rojillos para armar un escándalo.

La presencia de Eva Golinger también debe tenerse en cuenta. La Sra. Golinger dijo que el objetivo de su grupo, Venezuela Information Office (VIO), es “para salvar a Chávez”.Por esta, entre otras acciones, es que se la ha denominado como persona clave en la campaña  propagandística de Chávez. De acuerdo con la propia información de la Golinger en su cuenta de Twitter ella ha confesado que ha participado activamente en la operación # OccupyWallStreet  al mismo tiempo que alimenta  inexactitudes y falsedades –una vez más- a los medios de comunicación de Venezuela – principalmente a través de VTV, el canal estatal de Venezuela.

Como editora del Correo del Orinoco en inglés, un periódico del gobierno de Venezuela, ella es una empleada del presidente Chávez.

La ironía, sin embargo, no se pierde en el análisis que haga un observador cuidadoso. En Venezuela, la Sra. Golinger se ha hecho un nombre por sí misma llevando un virulento, aunque fallido, ataque contra todas las organizaciones de la sociedad civil venezolana.

Ella está en la televisora del gobierno venezolano varias veces por semana nombrando a los ciudadanos venezolanos que se han atrevido a defender los derechos humanos o la democracia en su país. Sus principales chivos expiatorios, al parecer, son el National Endowment for Democracy y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, dos organizaciones del gobierno de los EE.UU. que brindan apoyo a la sociedad civil en el seguimiento del colapso democrático de Venezuela, un colapso en el que la señora Golinger es, por supuesto , participa activamente.

La presencia de la señora Golinger en Nueva York no es ilegal – a pesar de que siendo una empleada del Gobierno de Venezuela, algunos cuestionamientos técnicos podrían surgir en relación con la Ley de Registro de Agentes Extranjeros.

Sea como fuere, para la Sra. Golinger las inconsistencias son risibles. Condenando a las organizaciones de la sociedad civil que reciben la cooperación internacional en Venezuela – algo que es  común y corriente y es una práctica aceptada para todo el mundo respecto a  las ONG – mientras se desempeña como empleada del Gobierno de Venezuela y con su participación en protestas contra el gobierno en Nueva York, el hecho sirve para exponer el doble estándar (la doble cara) inherente al régimen de Caracas.

Afortunadamente, el mundo parece estar perdiendo la paciencia con las payasadas de Chávez y sus empleados “revolucionarios”. Y las nuevas revelaciones que Venezuela es, de hecho, un narco-Estado sirven para arrebatar lo poco que quedaba de la legitimidad del gobierno venezolano.

Añada esto al hecho de que el presidente Chávez parece estar muy enfermo, y se ha desatado una lucha de poder entre su círculo íntimo por la sucesión y por la señora Golinger debe disfrutar de sus últimos momentos en el sol mediático.

Ella podría muy pronto encontrarse a sí misma desempleada y buscando en el gobierno de EE.UU., el mismo que ella condena a cada paso, un cheque de bienestar para desempleados.

@CommentatorIntl

Link: http://www.thecommentator.com/article/510/are_foreign_state_employees_agitating_in_new_york_

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas