Los Runrunes de Bocaranda de hoy 25.10.2018: MEDIO: Visiones cortoplacistas - Runrun

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 25.10.2018: MEDIO: Visiones cortoplacistas

Maduroyempresarios.jpg

 

MEDIO

EMPRESARIOS,EMPRESAS&MADURISMO:

¿Conoció o conocerá algún día el país los supuestos logros o resultados del último y frustrado intento de Nicolás Maduro por conseguir dinero fresco a cualquier costo? Me refiero a su última y muy promocionada aventura internacional a China. No, no los conoce! ¿Supo el país quiénes conformaron en ese viaje la “asistencia voluntaria” de empresarios privados “amigos” del régimen, que con un discurso de “reconocimiento mutuo” buscan, unos salvar lo que les queda, y otros, repotenciar sus respectivas empresas? Solo unos pocos conocen sus nombres. Ocurre que más allá de los conceptos de libertad empresarial, rendición de cuentas, defensa del mercado, independencia frente al Estado, un muy específico grupo de empresarios venezolanos se ha reunido con el expresidente español Rodríguez Zapatero y sus asesores a los fines de exponerle que no todas las fuerzas industriales, bursátiles y comerciales del país están enfrentadas al modelo político que encabeza Nicolás Maduro. De esas reuniones, tampoco nadie informa, todo se mantiene a espaldas de la nación. Este grupo de empresarios ha logrado establecer un canal de comunicación para lo político con Rodríguez Zapatero y para lo empresarial y de negocios con el por ahora poderoso ministro Tareck El Aissami. Una de las estrategias analizadas contempla ignorar o acallar lo que digan las instituciones claves del empresariado venezolano, como son Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio y “reivindicar” el papel que puedan desempeñar otras instituciones o corporaciones con menor trayectoria histórica y más selectivas en cuanto a su membresía. Las visiones cortoplacistas de estos empresarios acompañantes en viajes presidenciales nos hacen recordar que no solo en la dirigencia político-partidista podemos encontrar fallas como sociedad, a la hora de preguntarnos las razones por las cuales este régimen destructivo, incapaz y cleptómano va ya para 20 años asentado en Miraflores, aniquilando la institucionalidad y el tejido social de los venezolanos.

 

REVOLUCIÓN SIN CARNE:

 El régimen de Nicolás Maduro acaba de consolidar uno de los daños más dramáticos que un gobernante pueda hacerle a sus conciudadanos: quitarle la comida, especialmente las proteínas cárnicas. Las últimas decisiones del régimen han desmantelado la compleja, plural y diversificada cadena de producción y consumo de carne que teníamos. Insistiendo en controlar toda la cadena que va desde el sacrificio del ganado al hasta el precio a nivel del consumidor final. Maduro ha autorizado poner la comercialización de la carne en manos de dos actores innecesarios, más bien perjudiciales: los gobernadores de estado y los militares. Los primeros, especialmente en los estados  Guárico, Cojedes, Portuguesa, Zulia, Apure y Barinas, han hecho de sus respectivas entidades un “coto particular”. Lo que se produce en sus respectivos estados, allí se queda. Para ellos el resto de Venezuela no existe.  Al otro lado están acompañándolos los militares responsables de custodiar alcabalas, peajes, entradas de mataderos. Hay oficiales que con total transparencia han fijado tarifas fijas para cada gandola, en algunos casos hasta por 500 dólares cada una. Todo esto hace que desde el punto de vista sanitario los pasos de intermediación como son mataderos, transporte, unidades de frio y centros de distribución estén fuera de norma internacional, con graves consecuencias para la salud de los consumidores. Y desde el punto de vista de abastecimiento, lo que ahora ocurre se transforma -de manera paradójica- en un verdadero estímulo para que las gandolas prefieran viajar hacia Colombia, en vez de trasladarse al centro y el oriente del país. Para entender esto a nivel del venezolano de a pie basta que usted pregunte a su vecino, a sus abuelos o hijos, por la disponibilidad de adquirir carne en los lugares acostumbrados. Simplemente la frase de respuesta es siempre la misma: ¡No hay!. ¿El precio? Ni que decirlo. De un promedio de BsS. 120 el kilo en agosto al cierre de esta semana, apenas dos meses después, está desde 455  hasta 590 BS un kilo de carne. Casi el 500% en sesenta días.¿Un éxito rojo rojito?.

 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios