Los sí y los no ante el aumento del número de magistrados en el TSJ

ampliacion_magistrados

La ampliación es una vía para equilibrar las fuerzas dentro del máximo tribunal. El incremento se haría, principalmente, en la Sala Constitucional

Abogados están convencidos de que el actual tribunal anulará o rechazará la decisión que tome la AN sobre los magistrados designados el 23 de diciembre

Lorena Meléndez G.

@loremelendez

La discusión se prolongó durante casi una hora y el detonante fue una pregunta del diputado Stalin González. El tema que puso en el tapete fue la posibilidad de que se ampliara el número de togas en la Sala Constitucional de la máxima corte venezolana y sobre esto respondieron  los especialistas en derecho y miembros de las ONG invitadas a la reunión de los miércoles de la Comisión Especial para investigar y evaluar la designación de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Tras el planteamiento, las posturas comenzaron a encontrarse casi de inmediato.

Horas antes se había conversado sobre las irregularidades ocurridas en el proceso de elecciones de los magistrados que ascendieron al TSJ el pasado 23 de diciembre y, entre los argumentos, se dejaron colar las voces de quienes afirmaban que, cualquiera que fuese la decisión del Parlamento sobre este asunto, sería anulada o rechazada. Por eso, discernir sobre una vía alterna, no estaba de más.

Aunque los abogados coincidían en que el TSJ carecía de la institucionalidad necesaria para dictar sentencias equilibradas y alejadas del sesgo rojo que les había caracterizado en los últimos años, no todos estaban de acuerdo con que la ampliación de la Sala Constitucional fuera la salida para que se recobrase la democracia dentro del Poder Judicial.

Legitimación de los magistrados designados, gastos excesivos en tiempos de crisis y dudas sobre la independencia de los nuevos ingresos fueron algunos de los argumentos en contra. Por el otro lado, se debatía la urgencia de una medida política dentro de un organismo que se considera partidizado.

Lo cierto es que tal ampliación sólo es posible si se reforma la Ley Orgánica del TSJ que, de acuerdo con el diputado Carlos Berrizbeitia, entrará en discusión este mes, el mismo en el que se presentará el informe que contiene la investigación parlamentaria que se sigue a las togas designadas en diciembre pasado.

Al respecto, Berrizbeitia adelantó que se tiene contemplado que en las próximas reuniones de la Comisión Especial se invite a los miembros del Comité de Postulaciones y también a los juristas que se jubilaron por adelantado el año pasado.

“Lamentablemente, con cada día que pasa y que revisamos el expediente, vemos más violaciones flagrantes a la Constitución, a la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y al Reglamento de Interior y Debates de la Asamblea Nacional. Hay muchísimos vicios en el proceso, de todo tipo, y esto orienta a que ese proceso fue hecho de manera rápida, sin argumentos y con la venia de la antigua asamblea”, afirmó el diputado.

Argumentos a favor

Rafael Chavero – Profesor de Derecho Público

Para el especialista en Derecho Público, no hay otra forma de “recuperar”, a corto plazo, la institucionalidad. Considera que la decisión de ampliar el número de magistrados en el TSJ es un “mecanismo de supervivencia y de recuperación democrática” que busca “neutralizar” las operaciones políticas del máximo tribunal venezolano.

“El nivel de malandraje que hemos sufrido en los últimos años no nos puede permitir salir a pelear con guantes de seda. Es meternos en un ring de boxeo, con toda protección, a pelear con alguien que tiene una ametralladora”, dijo el abogado, quien recalcó que la decisión que se tome debe ser política.

“Cada vez que duden sobre esto, lean la sentencia de la Sala Electoral del 30 de diciembre del año pasado y vean si hay algún vestigio de legalidad”, apuntó.

Claudia Nikken – Centro de Estudios de Derecho Público de Unimet

La profesora universitaria pidió que se dejara la ingenuidad sobre lo que sucede actualmente dentro del TSJ y advirtió que no se debe perder de vista que tanto la Sala Constitucional como la Sala Político Administrativa de esa instancia toman decisiones políticas con el fin de controlar al Gobierno y a la Asamblea Nacional.

Sin embargo, alertó que lo que se debe evitar es que estas mismas decisiones políticas se politicen o partidicen.

“Para restablecer el estado de derecho que no tenemos, habrá que tomar algunas decisiones jurídicas con cierto tinte político”, añadió.

Recalcó que la decisión de esta ampliación debe mirarse desde distintas ópticas, estar apegada a la Constitución y poner su foco en la necesidad de “salir de este escollo político”.

Fernando Ovalles – Foro Penal Venezolano

Aunque estuvo de acuerdo con la disminución de la cantidad de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia debido al esfuerzo que representa para el Estado mantener a más funcionarios públicos en un país “quebrado”, aclaró que este sólo era un problema de carácter técnico al que se le debía buscar una solución.

“Si lo vemos desde ese punto de vista, posiblemente no sea conveniente elegir una mayor cantidad de magistrados. Pero la situación histórica que estamos viviendo amerita que la mayoría que el pueblo eligió el 6 de diciembre, también debería llevarse hasta el TSJ. Si ese es el único camino y esta es una decisión política, yo estoy de acuerdo”, afirmó el abogado especializado en temas penales.

Por qué oponerse

Laura Louza – Acceso a la Justicia

Louza recomendó que el paso se estudiara muy bien antes de llevarse a cabo y que la decisión, además de estar sostenida en el obligatorio respeto al Estado de Derecho, también debía tomar en cuenta la eficiencia que tendría el TSJ con un mayor número de magistrados.

“Mientras más personas toman una decisión en un determinado momento, más costos de transacciones hay, porque evidentemente ponerse de acuerdo no es fácil”, aseguró luego de recordar que las estadísticas, desde 2000, reflejan que las Salas dictan menos sentencias de las que deberían. Todo contribuiría, de acuerdo a este razonamiento, a que haya aún más retardo en los procesos judiciales.

Además, recordó que en tiempos de crisis se habla de un necesario recorte de gastos que no podría producirse si se incluyen más togas el máximo tribunal. A esto se suma el problema del lugar, ya que en el edificio actual no hay más espacio.

Alfredo Romero – Foro Penal Venezolano

El abogado y director ejecutivo de la ONG rechazó que esta sea la medida indicada para que el máximo tribunal vuelva a la institucionalidad.

“Yo creo que para tomar esa decisión, sustentada en la ley, tiene que haber fundamento muy fuerte que vaya más allá de decir que los magistrados van a anular cualquier decisión que se tome en la Asamblea Nacional. Hay que dejar constancia por medio de discusiones y acuerdos del porqué se toma esa decisión considerando que, efectivamente, no hay independencia dentro del Poder Judicial”, señaló.

Si la ampliación llegara a aplicarse, Romero dice que este paso “puede ser muy criticado”.

“A mí me da un poco de dolor de estómago pensar que van a hacer lo mismo que critiqué de una manera muy contundente, cuando lo hizo anteriormente el chavismo para conquistar el TSJ en 2004”, agregó en su intervención.

Luis Alfonso Herrera – ONG Un Estado de Derecho

El informe entregado a la comisión de la AN por esta organización advierte los riesgos de esta decisión. Entre estos, mencionan que la inclusión de los magistrados podría permitir que el control de la Sala Plena siga en manos del oficialismo y que se corre el riesgo de aumentar los “superpoderes” de la Sala Constitucional, además de arrojar dudas sobre la independencia de las nuevas togas.

Herrera indicó que va a llegar el momento en el cual el Poder Legislativo deberá manifestar al máximo tribunal que no está “dispuesto a cumplir con disposiciones políticas que no son sentencias” y que desde el hemiciclo se debe anunciar al país y a las organizaciones internacionales que cualquier paso que se da, en este sentido, es para “tratar de tener un tribunal independiente. Para que la AN sea controlada por una instancia independiente y no por un partido político.

Humberto Njaim – Profesor de Unimet

Para el experto en derecho, hacer que ingresen más magistrados al TSJ significaría legitimar a quienes fueron juramentados el pasado 23 de diciembre, luego de un proceso cuestionado desde la instalación del Comité de Postulaciones que evaluó a los candidatos.

Además, planteó que las nuevas togas que entren al máximo tribunal luego de esta ampliación, serán vistas como aliadas de la oposición, lo que les dará un sesgo que más bien debe ser erradicado dentro del Poder Judicial.

“Van a tener un criterio político contrario al de los magistrados que ya están dentro de los tribunales y eso sería, a mi modo de ver, perjudicial ante la opinión pública”, detalló.

Aunque admitió que la propuesta de ampliación tiene un “gran atractivo político”, señaló que esta sería una medida engañosa porque difícilmente podría bloquear las decisiones de la Sala Plena.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas