Los olvidados de la delegación olímpica

A 5 meses de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, así está la preparación de algunos de los atletas venezolanos que ganaron su boleto en competencias internacionales: Rosa Rodríguez (lanzamiento de martillo) no tiene pesas para entrenar, a Elías Malavé (tiro con arco) ni siquiera le atienden el teléfono en la federación, Albert Bravo (400 metros) tiene un solo par de zapatos para correr y tuvo que vender los suplementos vitamínicos que le dio el IND porque no tenía dinero para comer. “No voy a andar sacando masa muscular si tengo que llevar comida para la casa”, dijo

Eumar Esaá

@eumaresaa

 

Rosa Rodríguez fue la segunda atleta venezolana en clasificar a los Juegos Olímpicos de Río 2016, además de finalista mundial de martillo y campeona panamericana. Nercely Soto fue la cuarta y Alberth Bravo el quinto, además de semifinalista olímpico en individual y diploma con el relevo 4×400 en Londres 2012. Elías Malavé es hasta ahora el que ha logrado el pase con la actuación más destacada: un cuarto lugar en el Mundial de Tiro con Arco de Copenhague. Los cuatro tienen en común que pese a haber conseguido su cupo más de un año antes de Río, todavía no han comenzado su preparación internacional.

Ellos forman parte, junto a la maratonista Yolimar Pineda y la balista Ahymara Espinoza, de los olvidados de la delegación olímpica. Los cuatro estuvieron también presentes en Londres 2012 y se supone que debían llegar a Río en el mejor momento de sus carreras. Después de más de siete meses abandonados en la trastienda de la Generación de Oro, nadie puede saber si esa proyección se verificará, en medio del severo recorte de divisas para el deporte.

 

Arquero de mañana, niñero de tarde

 

elias1

 

Cuando llegó a la semifinal del arco recurvo en Dinamarca, Elías Malavé pensó que había labrado el camino para ganarle el respaldo a su deporte. Cuando perdió el bronce por apenas un suspiro ante el subcampeón olímpico Takaharu Furukawa de Japón, comenzó a soñar con una preparación que le allanara el camino a un sueño que ahora parecía posible: la medalla olímpica.

Pero nada de eso pasó. Elías se perdió sucesivamente el Test Olímpico de Río (fundamental para familiarizarse con el inusual escenario del Sambódromo), todas las Copas del Mundo planificadas, el Mundial Bajo Techo de Las Vegas y hasta los campamentos con su entrenador, el estadounidense de origen ruso Alexander Kirilov.

“En la federación ni siquiera me contestan el teléfono, ni a mí ni a mi entrenador, y el ministerio (de Juventud y Deporte) me había prometido que me apoyaría para ir esta semana a una competencia internacional, pero todavía estoy aquí”, comenta.

“Aquí” es entre Maracay y Valencia. En la primera ciudad, entrena solo, incluso sin compañeros de la selección nacional. En la segunda, lo asiste Carlos Torrealba, “un ser humano excelente, pero que tiene exactamente la misma formación que yo, porque los dos somos pupilos de Kirilov”.

Por lo pronto, el “Turquito”, como lo conocen en el mundo del tiro con arco, revisa su propio tren de entrenamiento por las mañanas y dirige sus rutinas nocturnas en el gimnasio. “Me atiendo a mí mismo, tengo mi trípode, mi cámara que no es de alta velocidad, aunque me permite supervisar mis disparos, pero claro que tengo límites”.

 

elias malave

 

 

Mañana y noche son para el tiro con arco, pero las tardes, al menos mientras dure este particular período de ostracismo, son sagradas, porque las dedica a cuidar a su hijo de dos años, Matías.

“Le doy su almuerzo, lo baño, juego con él, porque en la tarde mi esposa atiende la peluquería que tenemos en Maracay. Ella en este momento es el sostén de hogar, así que yo ayudo con el bebé. Cuando estoy de viaje mi mamá se viene de Maturín y lo cuida ella”, explica el atleta olímpico.

Elías fue la sorpresa de Lord’s Cricket Ground, sede del tiro con arco en Londres 2012. En Río, no se resigna a que sus expectativas tengan que ajustarse a la realidad de la falta de divisas. “Yo entiendo la crisis y todo, pero también hay algo de desenfoque. Para mí es inconcebible que no haya dinero para un atleta que ya clasificó. Pero sigo trabajando. Sé que todavía puedo recuperar el tiempo perdido. No puedo justificarme con que no me están apoyando para frustrar mis propias metas”, dice con ánimo.

 

El campeón sin zapatos

 

albert bravo

 

Nercely Soto y Alberth Bravo entrenan juntos en Maracaibo, en la pista del Pachencho Romero, que tiene tan desgastada la capa sintética que hay sectores donde se pisa directamente sobre el manto asfáltico. Para colmo, en las noches no hay iluminación, haciendo esos baches todavía más peligrosos.

Los dos fueron quedando sistemáticamente fuera de los planes de preparación en el exterior, mientras incluso atletas que no tenían marca olímpica salían del país, cuando todavía las vacas del ingreso petrolero estaban gordas.

“Yo estaba tranquilo porque confiaba en que la federación me aseguró que después del Mundial (que fue en agosto) íbamos a viajar a prepararnos”, confiesa Bravo, campeón suramericano de 400 m planos.

Sin embargo, las reglas en el IND cambiaron de un momento a otro, sin que ni Bravo ni Soto se enteraran. La bitácora para la puesta a punto ya no se discutía con la federación sino con el entrenador, y esa nueva disposición tardó en llegar a sus oídos. “Macoly (McGregor, técnico de ambos) fue a Caracas a hablar con el planificador (Daniel Fornaris) y no lo encontró. Luego nos dijeron que los bolívares estaban, pero no había divisas, y ahora que salimos a finales de marzo”, recapitula Nercely Soto.

 

 

Bravo, Atleta del Año 2015 para su deporte, lo hará un poco antes, para participar en el Mundial Bajo Techo de Portland, pero eso cambia poco el rezago que ya tiene. “Es descorazonador que atletas a los que yo les gano al comienzo de la temporada, después los veo por televisión como corren 44 segundos y si me los encuentro en el Mundial me ganan ellos, pero es que mientras yo he corrido cinco veces en el año, ellos han hecho al menos 30 carreras”.

El zuliano tiene muy claro el diagnóstico: “El alto rendimiento en Venezuela está muy centralizado. El atleta que puede estar en Caracas bregando porque le aprueben una carpeta es el que sale. No puede ser que los que se vayan primero de gira sean los que están en Caracas, sin importar si están clasificados o no a los Juegos Olímpicos, simplemente porque ellos tienen más chance de mover carpetas en el IND. Que el planificador me dijera que no me podía meter en planes porque no sabía cómo tenía la hemoglobina. No tengo que demostrarle nada a nadie: yo ya he hecho dos veces la marca mínima. Ellos son los que tienen que venir a mí para saber lo que necesito”.

Bravo cuestiona la forma en que opera el sistema actual. “En Venezuela se les ha inculcado una mentalidad mediocre a los atletas: vale más mantenerse en la selección nacional, sin importar si das resultados o no, porque participas de las concentraciones largas, y 35 dólares diarios por 70 días de gira valen más que una medalla “, detalla.

“Yo no estoy por el dinero, yo estoy por construir una historia, que los niños se miren en mi espejo y digan: “quiero correr como él”. Total yo nací sin nada en los Puertos de Altagracia”, dice el atleta de alta competencia.
Pero esa historia y ese ejemplo que quiere dejar Albert Bravo en Venezuela parece más difìcil de alcanzar que la meta olímpica. “¿Cómo le dices a un muchachito que no sea malandro, que sea atleta, si él ve que el malandro está ‘montado’ y el atleta está ‘pelando’, con los zapatos gastados como ando yo?”, reflexiona.
De necesidades Alberth Bravo sabe bastante. Tiene un solo par de zapatos para correr, porque su talla (número 48) no se encuentra en el país, y este año tuvo que vender los suplementos vitamínicos que le suministró el IND porque su beca de apenas Bs 9.500 (el mismo monto desde Londres 2012) aún no ha llegado. “No voy a andar sacando masa muscular si tengo que llevar comida para la casa”.

 

La lanzadora de martillo espera por el fogueo internacional

 

rosa rodriguez

 

Rosa Rodríguez se ha mantenido estable entre las 20 mejores lanzadoras de martillo del mundo los últimos cuatro años. En gran medida se lo debe a la preparación cada invierno en Brezice, Eslovenia a las órdenes del entrenador Vladimir Kevo. Precisamente en el año olímpico, la larense se ha quedado atrapada en la burocracia estatal, concentrada en el polideportivo Máximo Viloria de Barquisimeto, sin pesas (elementales para su prueba) y de nuevo en manos del hombre que la formó, Oscar González.

La finalista de Beijing 2015, un mujerón imponente en tamaño y garra agonística, es más bien de pocas palabras, tímida y de fácil sonrojo. Por eso prefirió apelar a un post en su Facebook (que ya retiró) para denunciar hace un mes su situación: “A esta fecha (6 de febrero) ya debería estar concentrada en el extranjero y aún no tengo una respuesta clara sobre las razones por las cuales los trámites correspondientes no han sido llevados a cabo… Por lo que hago un llamado desde mis ganas de prepararme y brindar una buena actuación en los Juegos Olímpicos Río 2016”.

Rodríguez se reunió el lunes 29 de febrero con el presidente del IND, Pedro Infante, junto a los otros cuatro competidores de atletismo varados (Bravo, Soto, Espinoza y Pineda). Se supone que al igual que ellos saldrá a fin de mes, con la esperanza de recuperar el tiempo perdido.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas