“Fujimorazo” rojo tratando de desconocer la soberanía del voto popular por Damián Prat

TSJ2

 

Para la historia latinoamericana quedó con ese nombre: el Fujimorazo. Fue un golpe de estado. Literalmente un golpe de estado. Sin eufemismos. Ocurrió un 5 de abril de 1992 (año fatídico en esa materia, también allá) pero fue muy particular:  el golpe de estado lo dio el presidente de Perú, Alberto Fujimori, contra el congreso de su país electo poco tiempo antes con amplia mayoría popular. Fujimori ocupó militarmente y disolvió a la fuerza al Parlamento. La excusa  -chimba e inaceptable, pero fue la que usó- es que los parlamentarios se negaron a aprobarle una Ley que le otorgaba poderes totales, sin control, alguno.  Y que, por el contrario, aprobaron una Ley para ejercer la función contralora y vigilante de los actos del gobierno. (¿Les suena familiar?) Un gobierno que ya no ocultaba, tanto su vocación altamente corrupta como su pretensión autoritaria y dictatorial.   Los peruanos, en buena medida indiferentes en aquel entonces con ese acto de brutalidad antidemocrática, luego pagaron con mucho sufrimiento ese golpe de estado contra los equilibrios democráticos.  ¿Recordamos cuanto esfuerzo, lucha, sangre, sudor y lágrimas costó hacer valer el triunfo electoral de Alejandro Toledo en 2000-2001, ante los empeños autoritarios de Fujimori de no aceptar la decisión soberana del pueblo?  ¿Recuerdan cómo finalmente salió “el japonés” tras muchas luchas y protestas?. Dijo que no renunciaba pero aprovechó, en medio de la crisis, un viaje de gobierno a Japón para huir y quedarse allá.  ¿Recuerdan los muy feos episodios de corrupción, soborno, chantajes y crímenes de Montesinos?   Eso es lo que siempre ocurre en los países en lo que una persona o un grupo acumulan poderes absolutos, anulando poderes independientes como los que de acuerdo a la Constitución y a los principios democráticos, tiene el Parlamento.

Aquí, en esta Venezuela de 2016, el régimen de Maduro y la muy corrupta jerarquía roja se niegan a aceptar el veredicto de la soberanía popular que dictaminó el pasado 6D una amplia mayoría por el cambio en la Asamblea Nacional.   Aunque no han asaltado la sede del parlamento (¿por ahora?) con fuerzas militares para disolver a la fuerza esa Asamblea Nacional, depositaria del poder popular mediante el voto de mas de 13 millones de venezolanos, si actúan en la palabra, en la acción política y sobre todo en la acción judicial para desconocer el resultado electoral del 6D, anular a diputados electos y las atribuciones legales y CONSTITUCIONALES del Poder legislativo, apuntando además a tratar de impedir, a la fuerza, que en el curso de éste año, mediante la decisión SOBERANA del pueblo, ejercida mediante el voto popular en referéndum CONSTITUCIONAL, sea por Enmienda o por Revocatorio, se decida el cambio de gobierno por el que clama  -advierten las encuestas- entre el 75% y el 80% de los venezolanos.

Necesario es no olvidar que la muy amplia y determinante mayoría del pueblo votó por el cambio el 6D (cerca de 2 millones y medio de votos de ventaja) a pesar de que esas elecciones se realizaron CON las reglas de juego impuestas por ellos, manejadas por SU CNE con mayoría rojíta, que apadrinó todo el brutal ventajismo “institucional”, incluyendo el uso ilegal, masivo y corrupto de los dineros y bienes del Estado. El pueblo y la Unidad (MUD) los derrotó a pesar del control de la “hegemonía comunicacional” y la censura sobre los medios de comunicación que en abrumadora mayoría son gubernamentales y/o controlados o censurados por éste. Casi sin TV, con muy pocos espacios radiales, con escasos medios impresos que sobreviven a las compras por “capitales boliburgueses” y a la censura del impedimento del papel prensa. La masiva victoria popular en favor del cambio y la Unidad se produjo a pesar del abuso judicial que anuló, secuestró y cambió partidos completos, mantiene mas de un centenar de presos políticos e inhabilitó candidatos, y para colmo, el CNE colocó “tarjetas trampa” con propósito de engaño. A pesar de la masiva campaña de amedrentamiento a los votantes conjugada con la pretensión (en buena medida fallida pero igual la hicieron) de “comprar” votos con “regalos” de bienes como taxis, tablets y bolsas de comida en actos sin escrúpulos donde los que entregaban los “regalos” pagados con dineros públicos, eran los candidatos oficialistas y con harta frecuencia transmitidos en “cadena nacional” de radio y TV o al menos por el “latifundio” de medios gubernamentales. Toda esa enorme montaña de obstáculos, trampas, abusos y corrupción fue derrotada por el pueblo con casi 8 millones de votos.

A esa voluntad soberana del país y a ese coraje cívico y democrático es a lo que intenta desconocer el gobierno mediante su “Fujimorazo” judicial. O quizás sea más exacto decir, con la cadena de actos y sentencias inconstitucionales que conforman el “Fujimorazo” judicial y político.

“Esa es la sentencia del miedo”, dijo el miércoles el presidente de la AN, diputado Ramos Allup al referirse a la más reciente sentencia de la Sala “Constitucional” del TSJ que pretendería  -en el análisis de abogados constitucionalistas y diputados-   “reescribir la Constitución y crear una Constitución paralela”.   “Esa sentencia lo que pretende, en abuso de funciones, es frustrar las cualidades expresas de la AN de citar e investigar a cualesquiera funcionarios civiles y militares (…) este gobierno en su agonía, quiere arrastrar a todo el país hasta el precipicio”, remarcó.

El gobierno de Maduro ya no tiene músculo político ni popular.  Hoy está mucho mas débil que cuando perdió abrumadoramente las parlamentarias del 6D.  Algunas barras “faccio” que usa para agredir amparadas en la impunidad y el TSJ como casi único soporte, pero incluso allí ya hay grietas.  Peores grietas para la cúpula corrupta las que hay en buena parte del antiguo chavismo donde hay ex ministros y dirigentes en cada vez mas abierta crítica y desacuerdo e incluso no pocos pidiendo su renuncia.   Y es que el cogollo de la burocracia roja se resiste a rectificar, a admitir los gruesos errores del fracaso y a cambiar.  Les cuesta un mundo acordar unas pocas tímidas medidas y no tienen ningún plan económico y/o político para enfrentar la crisis humanitaria que acogota al pueblo. El cuento de los “motores” (fundidos y vacíos) no cobea a nadie. Ni a los suyos.

Intentar desatar una crisis política, usando al TSJ como ariete contra la Asamblea Nacional (y por tanto contra 8 millones de votantes, vale decir, contra la soberanía popular) es casi lo único que hace el gobierno, además de “cadenas” insultos y arengas irresponsables que nadie sigue  Busca con ello:  1.- Desconocer el resultado del 6D y su significado político popular. Por eso el cuento bobo de “la asamblea burguesa” (¡ja ja!, la que integran los diputados que les ganaron en el voto popular en el 23 de enero, en Catia, Petare, El Valle, Caricuao, San Félix, Unare, Ciudad Piar, El Callao, Upata y cien lugares mas. Los que derrotaron con votos de los trabajadores a los dizque revolucionarios Héctor Rodríguez y Ángel Marcano en Sidor, Venalum, Alcasa, FMO, las briqueteras, etc.)  2.-  Ver si con la provocación crean un caos en el que el drama social y económico, el empobrecimiento y las penurias de millones de venezolanos quedan solapados, especialmente porque no saben que hacer para siquiera aliviar la crisis.   3.-   Crear las condiciones para impedir las soluciones pacíficas, constitucionales y electorales a la crisis política. Convertir al TSJ, al que nadie del pueblo eligió, ni tiene esas facultades, como el “supra-poder” que trate de obstaculizar que haya referéndum popular, sea de revocatorio o de enmienda constitucional.   4.-  Obstaculizar y tratar de impedir la función CONSTITUCIONAL Y LEGAL de la AN de investigar la gruesa corrupción de los altos funcionarios, la ruina causada a las industrias estatales por el gobierno así como las leyes buenas y positivas para el pueblo y la economía nacional como la Ley de Viviendas y la Ley de Producción Nacional, entre otras.

 

 

TIP  1:   Las grietas.  Cada vez mas claras las grietas en el oficialismo.  A medida que los abusos cometidos por la macollita dueña del poder se hacen mas insostenibles y también a medida que resulta obvio para cada vez mas gente que el desgobierno incapaz de rectificar se deshilacha y derrite.   Cada vez mas gente del antiguo chavismo  -desde posiciones y motivaciones diferentes- se desmarca.

TIP  2:    El CNE, es decir, Tibisay y su grupo, tardó mucho  -quizás gestionando algo-  pero terminó por ir de frente contra la Sala Electoral del TSJ por aquel infame dictamen otorgando medida cautelar para dejar a Amazonas sin diputados y restarle a la Unidad tres parlamentarios.  El CNE exigió dejar sin efecto y declarar inadmisibles todas las impugnaciones oficialistas sobre los parlamentarios electos y proclamados por el CNE en varias regiones del país.

TIP  3:  Hay que recordar tres cosas.  1.- Que el TSJ en su afán desesperado por hacer el trabajo político al gobierno contra la AN y contra la decisión soberana del pueblo ni siquiera cumplió con pedir informe al CNE de la veracidad de las presuntas (y chimbas) irregularidades que dieron pie a aquel dictamen.  Inadmisible violentar de esa forma a la institución que proclamó a los diputados aunque el corazón rojíto de 4 de sus 5 rectores haya llorado al momento de admitir los resultados.   2.-    Que una jurisprudencia anterior del propio TSJ negaba aplicar en esos casos de impugnación medidas cautelares.   3.- El dictamen aquel de la Sala Electoral terminaba por dejar en ridículo al CNE del “mejor sistema electoral del mundo”. Inevitablemente ellas (las rectoras) debían reaccionar “en defensa propia”.

TIP  4:   Ayer, en la sesión de la AN quedó desmontado el burdo dictamen de la Sala Constitucional intentando modificar la Constitución para anular funciones del poder legislativo.   1.-  La “sentencia” la firmaron solamente 4 “magistrados” cuando para cumplir con su propia Ley debían hacerlo al menos cinco de ellos.   2.-  La AN no tiene por qué acatar un fallo contra la Constitución en menoscabo de sus funciones de ley.  Apareció, por cierto,  una resolución de la misma AN de 2007 –totalmente roja rojíta- rechazando y dejando sin efecto un dictamen de la Sala Constitucional que pretendía cambiarles una Ley aprobada.

TIP  5:  En aquella oportunidad hablaron –y votaron-  duro y claro contra el TSJ, diputados como Ricardo Sanguino, Iris Varela, Cilia Flores (que era presidenta de la AN),   Calixto Ortega (ahora “magistrado”).   Ayer en la AN les leyeron trozos de sus discursos de aquel año.   Durísimos. 

TIP  6: Le tienen terror a rendir cuentas.  Los candidatos a diputado-Psuv, derrotados y rechazados abrumadoramente por los trabajadores de Guayana abrumadoramente, mas los militares que manejan las empresas  están convocando para hoy una marcha contra la AN,  contra la Ley de Producción Nacional con el cuento de la “privatización”.  Je je.  En realidad están aterrados porque esa Ley  ordena que se haga un inventario de la realidad productiva de cada empresa estatizada.  Que se presenten cuentas.   Que expliquen por qué las arruinaron y por qué violaron los derechos y el progreso social de los trabajadores.   Y a partir de allí tomar decisiones para la solución de la ruina.

TIP  7:  Sidor reclama. En Sidor, por ejemplo, la inmensa mayoría de los trabajadores les quieren reclamar por la parálisis total de la empresa, por el destino de los recursos “de inversión”, por las elecciones sindicales de Sutiss suspendidas por la misma Sala Electoral del TSJ que quiere dejar a Amazonas sin diputados. Como se sabe esas elecciones de Sutiss fueron suspendidas por órdenes del gobierno para evitar la derrota oficialista.

TIP  8:  El privatizador Maduro. ¿Vieron como Maduro privatizó la Mina Las Brisas y también las Cristinas para pagar una deuda por el juicio que perdió la nación ante tribunales internacionales?.   Ahora Maduro abraza a Gold Reserv.  Y le entrega 49% de un bloque de la Faja a una transnacional de Rusia.   Mientras aquí hacen aguaje de fariseos “contra la privatización”. Todo es una farsa.  Privatizan el oro mientras hacen discursos contra la Ley de Producción porque dizque es “privatizar”.

TIP  9:  Briquetera.   Venezuela perdió otro juicio con una transnacional por la estatización y confiscación de una briquetera.  Maduro y los ministros a cargo de las Industrias están negociando regresar esa briquetera a sus antiguos dueños para no tener que pagar los 170 millones de dólares del juicio.  ¿Saben cual es?.

Damián Prat C.

[email protected]

@damianprat

www.publicoyconfidencial.com

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas