El poder amenazante de la boliburguesía por Damián Prat

Ferrominera-Orinoco-

¡Vaya!  Al final, para la boliburguesía, todo se reduce a buscar que un juez ordene censura contra Correo del Caroní (es decir, contra el derecho del pueblo a estar informado) y le impida informar de un caso que estremece a Guayana pero que casi todos censuran y ocultan:  la quiebra de la empresa base del mundo siderúrgico y metalmecánico nacional, es decir, Ferrominera.  Su ruina agravada y los negocios corruptos que se han hecho con el mineral de hierro. Incluyendo ilegales ventas de mineral y/o triangulaciones con intermediarios, traders, empresas “de maletín”, etc.  Incluyendo cientos de millones de dólares en multas por retardo en el embarque de mineral y las comisiones respectivas.  Incluyendo la destrucción de sus equipos pesados de mina y por consiguiente los “convenientes” contratos que privatizan el 70% de la extracción del mineral.  Incluyendo impresionantes cifras de extorsión y sobornos que dan vértigo.

Parece ilógico que en una empresa en quiebra, arruinada, que no paga ni el Seguro Social que le descuenta a sus trabajadores ni el seguro de vehículos que también descuenta por nómina. Que tiene cuatro años con las prestaciones sociales confiscadas, no le cumple a sus jubilados y tiene tres años sin contrato colectivo. Ilógico, digo, que sin embargo se puedan hacer negocios irregulares de corrupción que se contabilizan en cientos de millones de dólares.  Es indignante. ¿De cuál tamaño deben ser los “negocios” para que un funcionario extorsionador  reciba 20 millones de dólares a cambio de su silencio?.  O también:  ¿Qué tan grande y frondoso debe ser el “rabo de paja” de alguien, con enorme poder económico y “llave”, socio y “pana” de “pesados jerarcas” del omnipotente poder político, para que sin embargo acepte pagar tres o cuatro millones de dólares a un extorsionador?.

Censurar al Correo del Caroni (a pesar de tener varios diarios bajo su control) es la meta.  Es fácil leer lo que Correo del Caroní ha publicado en trabajos muy serios, rigurosos, ponderados y sin un ápice de especulación, sin la mas mínima frase injuriosa,  bajo la firma de una joven talentosa, practicante del buen periodismo, con sensibilidad social, como Clavel Rangel.  Eso sí, ni ella ni el periódico son complacientes, acomodaticios ni se autocensuran.  Hacen periodismo.  Si ella diera clases en la Universidad de, por ejemplo, ética periodística, podría mostrar sus propios trabajos y su ejemplo personal. Y salir airosa ante los alumnos. Cuando tenga sus hijos podrá mirarlos con la frente en alto aunque no tenga riquezas.

Se pueden leer todos los trabajos en la edición digital de Correo del Caroni, día tras día.  También en nuestra propia página web, www.publicoyconfidencial.com hay un link que lleva a un dossier, donde están todos esos reportajes, además de las notas con las declaraciones-denuncias del diputado Andrés Velásquez, trabajos de investigación de “Expedientes” de El Universal. De otros medios caraqueños. Y nuestras propias columnas dedicadas al caso. O un reportaje de Tal Cual.  Cada día ese dossier crecerá con lo que se siga publicando en los medios libres, no sometidos a censura o autocensura.

Hay que reconocer, además, el coraje -ya conocido de años pero hoy reiterado- de Andrés Velásquez.  No es fácil asumir su responsabilidad como diputado y enfrentar poderes políticos y económicos de tan largo brazo como los vinculados al “cartel del hierro” y los otros que él ha denunciado. Por eso lo insultan y amenazan tanto. Por eso tanta guerra basura. Habría sido más cómodo “pasar agachado”, ser acomodaticio. Pero el suyo no es un liderazgo de cartulina o plastilina.  Nunca lo fue.  Tampoco ahora cuando los retos políticos son aún mas duros.  Venezuela demanda coraje y convicciones democráticas.  La boliburguesía mil millonaria, que controla el poder político y las instituciones lo amenaza y también al periodismo de principios.  Parece una burla sangrienta de caradurismo que quienes tienen tanto poder y lo usan sin escrúpulos para atropellar, lo conminen a despojarse de su inmunidad parlamentaria, escudo constitucional pensado para dar independencia al diputado.

TIP  1:   Sidor.  El laminador de alambrón está parado y lo estará por al menos una semana.  Tal como estuvo parado 10 días a inicios de mes.  La escasa producción de palanquillas en la acería no permite que funcionen plenamente y en simultáneo los laminadores  de barras (cabillas) y alambrón.  Ayer al mediodía, sin embargo, lo hicieron funcionar por casi tres horas porque venía “de visita” una comisión militar que debía llevar un informe a Miraflores con fotos y videos. Cuando ellos terminaron la visita, volvieron a parar.   También por eso podaron algo del monte en las calles internas que conducen a esa planta.

TIP  2:   La corrupción se multiplica por la falta de transparencia.  Empresas estatales y ministerios que no publican sus estados financieros ni informes.  Que no permiten el acceso de los periodistas, diputados u ONGs a las fuentes originarias.  Se firman contratos con transnacionales y/o gobiernos que quedan sepultados bajo siete llaves.  En 5 años jamás mostraron el contrato con China que paralizó producción de Tavsa.  Tampoco el contrato con Wisco (China) que hipotecó a Ferrominera. Los contratos con la transnacional Glencore para importar bauxita y pagar con alúmina. El de los $500 millones con el banco ruso de El Líbano.  El contrato de Pdvsa con Chevron (la del imperio).  Las importaciones de gasolina con refinerías de EEUU. Y mil mas.  Lo que se conoce es por informaciones en instituciones o medios de China, EEUU, la Opep, etc.  O por trabajadores dignos que informan “por los caminos verdes”. Por eso florece la corrupción. Porque no tiene límites ni controles.  Porque todo es opaco y a escondidas.  Adrede para tratar de eternizarse en el poder en base a la corrupción.

[email protected]

@damianprat 

www.publicoyconfidencial.com

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas