Otro trabajo de investigación que Últimas Noticias no ha querido publicar: “La canasta alimentaria no se compra ni en 3 días” por Lisseth Boon

Captura de pantalla 2014-05-30 a la(s) 11.16.16

DE 50 ALIMENTOS ESENCIALES SE ENCONTRARON 37 DURANTE EL RECORRIDO POR TRES ESTABLECIMIENTOS DE LA RED ESTATAL


La canasta alimentaria
no se compra ni en 3 días

LISSETH BOON

[email protected]

 

Hay que “patear calle” para comprar casi toda la lista básica de alimentos con los Bs 3.730, fijados por el INE

En la entrada del mercado Bicentenario de Terrazas del Ávila, en Caracas, se apilan pacas con paquetes de azúcar refinada que nunca llegarán a los anaqueles. “Sólo 4 kilos por persona”, advierten dos milicianos uniformados de verde oliva. A medida que pasan, los compradores se van llevando la cantidad permitida de ese producto, uno de los 50 que componen la canasta alimentaria familiar en Venezuela.

“Hoy (lunes 5 de mayo) no hay casi cola porque no llegaron muchas cosas. Los sábados, el gentío sale hasta la calle”, dice Rafael G., obrero que trabaja por su cuenta. Espera pacientemente en la fila para pagar, que serpentea tres veces el espacio entre los anaqueles y las cajas registradoras. La lentitud de la cola permite detallar lo que llevan los carritos vecinos: azúcar, margarina,carne de segunda y pollos enteros congelados provenientes de Brasil. “Por lo menos hay azúcar y pollo. Tendré que buscar en otro lado café, arroz y aceite, que me faltan”, enumera arrimando con el pie la pequeña cesta con 6 productos por los que tuvo que pasar tres horas dentro del supermercado para finalmente llevarlos a casa.

Para que una familia de cinco personas en Venezuela pueda comprar los 50 productos esenciales que componen la canasta alimentaria familiar de un mes, debe realizar más de tres visitas al mercado, si se plantea adquirir las proporciones establecidas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y así cubrir la totalidad de los requerimientos nutricionales y calóricos.

Además, los miembros de esa familia deben gastar una cantidad mayor a Bs 3.730, el monto que fijó el INE para el mes de febrero de 2014 como valor de la canasta familiar. Esto se constató en un recorrido que realizó Últimas Noticias por tres establecimientos de la red estatal (dos Bicentenarios y un Pdval) en Caracas, para verificar si con el monto fijado por el INE ( Bs 3.730) y en un máximo de tres días, se podía adquirir los 50 productos de la canasta familiar. Pero no fue posible cumplirlo. No al menos en tres jornadas (lunes 5, martes 6 y lunes 12 de mayo), y dentro de un lapso de siete horas transcurridas entre la escogencia de los productos y las colas para pagar en caja.

Las proporciones de alimentos que consume una familia al mes fueron calculadas a partir de los datos del INE: los gramos diarios por persona fueron multiplicados por treinta (equivalente a un mes) y luego por cinco, representando a los miembros de la familia.

En el experimento de hacer mercado durante tres días con Bs 3.730, se consiguieron 37 de los 50 alimentos básicos de la canasta alimentaria. Entre los que sí se hallaron, hubo cuatro casos en que no se lograron completar las cantidades correspondientes al consumo mensual de una familia, según cálculos del INE. Así, faltó adquirir 14,5 kilos de harina de maíz; 5,5 kg de arroz; 6 kilos de pan de trigo; 5 kg de pasta y 2,45 kg de caraotas negras, entre otros productos prioritarios (ver infografía).

Entre las razones que impidieron realizar en tres intentos el mercado completo de un mes, están las cantidades restringidas de productos prioritarios que imponen los establecimientos para evitar el acaparamiento. Por ejemplo, de los 16,5 kilos de harina de maíz que consume mensualmente una familia, solo vendían dos paquetes de un kilo (marca Venezuela) en Pdval de San José, visitado el martes 13. De esta manera, si un establecimiento solo permite comprar dos kilos de harina de maíz por persona, un grupo familiar tendría que ir al menos ocho veces al mercado para poder completar los 16,5 kilos de este producto que consume al mes en ese hogar.

Otro factor es la escasez: productos como la leche pasteurizada y en polvo, el queso blanco duro, atún fresco, cebolla y zanahoria, no se vieron durante el recorrido de tres días de ÚN.

El 22 de abril pasado, el presidente del INE, Elías Eljuri, aseguró que el costo de la canasta básica alimentaria se ubicaba en Bs 3.730, según estudios del organismo correspondiente a febrero.

Una semana después (29 de abril), la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), publicó en su página web los nuevos precios justos de cuatro productos de la canasta alimentaria: arroz, pollo, café y azúcar, lo que supondría un precio más elevado.

También durante el recorrido se verificó en el sitio que algunos productos presentaban precios inferiores a los aportados por el informe del INE, que se basó en una investigación a 10.745 establecimientos en 10 áreas metropolitanas del país, a partir de la recolección de 14.299 precios de productos de la canasta alimentaria.

Tal es el caso de la carne para guisar congelada (de segunda), proveniente de Brasil, a un precio de Bs 18,46 kg, cuatro veces menor al precio del corte de lagarto (Bs 69,82) presentado por el INE.

En total, de los Bs 3.730 en efectivo dispuestos, se gastaron Bs 2.586,13 en tres mercados y restaron Bs 1.143,69 para comprar lo que faltaba de la canasta alimentaria. Pero al calcular las cantidades por adquirir (Bs 1.490,51), a partir de los precios de los productos calculados por el INE y recientes ajustes, se advierte que se necesitarían Bs 282,32 extra para hacer el mercado completo (ver infografía).

Como ingreso mínimo de un hogar en Venezuela, el INE toma en cuenta el aporte de dos personas que trabajan, lo cual sumaría Bs 11.204 (dos salarios básicos más cestaticket).

 

Día uno: En el Bicentenario de Terrazas del Ávila, al Este de Caracas, no hay básculas para pesar las verduras ni bolsas especiales para clasificarlas.

Solo queda calcular “a ojo” las proporciones y averiguar el precio en el momento de pagar en la caja.

Tampoco hay carniceros ni charcuteros que atiendan al detal, y las neveras correspondientes al cerdo están vacías y apagadas. Los quesos (no regulado, solo requesón sin sal, de año, guayanés y mozzarella) se presentan ya empaquetados.

Las únicas opciones de carnes (res y pollo) vienen congeladas de Brasil, importadas por la corporación Casa. De pescados, venden bandejas de bagre blanco salado, sobre las que se posan moscas.

Escoger productos lleva su tiempo. Hay que recorrer entre pasillos para “ver qué ha llegado”. Muchos anaqueles no tienen letreros con los precios.

“El valor de los vegetales aquí está bien. Y cuando llegan algunos productos sí vale la pena venir, aunque siempre es muy pesado hacer la cola, demora mucho”, afirma Wilson J. en la fila preferencial (adultos mayores y embarazadas).

En el que fuera uno de los establecimientos de la cadena privada Éxito (adquirida por el Estado venezolano en 2008) no hay leche pasteurizada ni en polvo. Falta café, harina de maíz, aceite. Tampoco aire acondicionado para aligerar las dos horas de cola, en promedio, que se tarda para pagar.

 

Día dos: En la entrada del Hipermercado Bicentenario de Plaza Venezuela, un hombre con chemise roja rotulada con el logo de la cadena estatal exige revisar el bolso para ver si contiene algún alimento básico. Es la manera de controlar que la persona no haya comprado anteriormente algún producto regulado.

En el establecimiento más grande de Bicentenario se respira cierta efervescencia por la llegada de café, azúcar y aceite, de los cuales permiten llevar solo dos paquetes o dos botellas por persona. Hay básculas para pesar verduras y frutas, también charcuteros y pescaderos que atienden al detal. La panadería también funciona y vende canillas sólo con ajonjolí, 160 gramos, a Bs 7,50, un precio mayor al regulado entre Bs 2,50 y Bs 3,50 para la canilla sin agregados.

“Es mejor venir en pareja o grupo, para que así mientras uno está en la cola para el azúcar o la charcutería por ejemplo, el otro la va haciendo para pagar en la caja”, comenta Arturo B, quien vino con un amigo en su día libre de trabajo.

No hay leche pasteurizada ni en polvo. Tampoco queso duro, harina de maíz, caraotas, cebollas ni arroz. Sí hay pasta de trigo, pero a Bs 23,50 el paquete de 500 gramos, y dejan llevar cuatro por cabeza. Ofrecen cerdo (importado de Brasil), pero en paquetes de 9 y 11 kilos.

Entre los anaqueles semivacíos hay potes de jugo Los Andes vacíos y tinitas de helados Coppelia abiertas que van dejando los consumidores mientras hacen la cola de dos horas como promedio.

“Mejor no me llevo el aceite ese, está carísimo y yo ya tengo en mi casa”, dice una joven al revisar el precio del aceite de maíz Diana a Bs 29. De 52 cajas, funciona la mitad.

Empleados de franela roja y milicianos ponen orden a los compradores de la cola que ocupa varios pasillos. “Mientras esta revolución siga viva, el pueblo venezolano cada día se alimentará y vivirá mejor”, se lee en un letrero la frase firmada por Hugo Chávez.

 

Día tres: En el Pdval de San José, en el centro de Caracas, no funciona la nevera de los pescados. Venden paquetes de carne de res y cochino congelados (más de 4 kilos) procedentes de Nicaragua. El pollo, del cual dejan llevar dos kilos por persona, tiene marca San Blas de origen venezolano.

En el establecimiento sí hay arroz, harina de maíz y caraotas que faltaban en la lista de mercado del mes. Pero sólo se pueden llevar dos paquetes por persona. No ha llegado mayonesa, aceite, cebolla, café, atún en lata ni pasta. Tampoco leche pasteurizada ni en polvo ni queso blanco duro.

La cola para pagar es más corta que en los días anteriores: solo una hora. “Hoy conseguí harina de maíz, arroz y caraota.

Ayer compré otros dos paquetes para las arepas cerca de mi casa, más caros. Mañana buscaré en otro lado lo que me falta, ratifica Nancy Y, un ama de casa vecina de San José. “Y así voy, de sitio en sitio para poder tener mi comidita”.

 

 

DEFINICIONES

■ La canasta alimentaria familiar permite determinar el costo mensual del conjunto de alimentos que cubre la totalidad de los requerimientos de energía y nutrientes de una familia promedio de cinco miembros. Está compuesta por 50 productos representativos de los hábitos y patrones de consumo familiar. Representan un promedio de 2.200 calorías diarias por persona.

■ De 50 productos, 17 están bajo regulación de precios.

■ El precio de la canasta alimentaria subió 2,47% entre enero y febrero de 2014, según el INE.

 

METODOLOGÍA

La autora de este reportaje, como una compradora más, hizo un recorrido detrás de tres días (lunes 6, martes 7 y martes 15 de mayo) por tres establecimientos de la red estatal (dos Bicentenarios t un Pdval) escogidos al azar

 

Captura de pantalla 2014-05-30 a la(s) 11.04.11

Captura de pantalla 2014-05-30 a la(s) 11.04.27

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas