Nixon por poco muere en Caracas

Las historia de la Historia

Ahora que Wikilkeaks ha desnudado las contradicciones o inexactitudes de la información diplomática de Estados Unidos, vale la pena recordar (un poco más de 50 años después), la visita a Venezuela del vicepresidente Richard Nixon.  Obviamente, todo se debió a una falta absoluta de percepción del clima político prevaleciente en nuestro país, luego de la caída del general Pérez Jiménez.

Las relaciones de Estados Unidos bajo la presidencia del general Eisenhower habían sido más que cordiales. Luego de la X Conferencia Interamericana celebrada en Caracas, (en la Ciudad Universitaria), Pérez Jiménez fue condecorado por Estados Unidos con su máxima distinción, y Eisenhower en el pergamino que le otorgaba la condecoración lo calificó como “el gobernante ideal para América Latina”.

Ese gesto fue registrado por los venezolanos, en algún lugar secreto de la memoria. De modo que, al caer Pérez Jiménez, existía un ambiente poco propicio para Estados  Unidos. El momento era de extrema politización, luego de una década de censura y de rígido control de la opinión pública. Así, la embajada de Estados Unidos cometió el grave error de no advertir a la  Casa Blanca que la visita del vicepresidente ni era oportuna ni conveniente. Contra la opinión de algunos expertos, se aprobó la visita de Nixon a varios países de América Latina.

El malestar con Estados Unidos no sólo era asunto de los venezolanos. Algo que agravó la situación fue el hecho de que en las ciudades que precedieron la visita a Caracas, como Lima,  las manifestaciones populares habían sido violentas. De modo que a la carga venezolana, se añadían las noticias de lo que venía sucediendo. Estados Unidos en lugar de reconocer que el momento no era indicado, persistió  en completar la gira del astuto político.

Ardió Troya, el martes 13 de mayo de 1958, al atravesar la avenida Sucre el automóvil del vicepresidente fue asaltado con tal saña que Nixon por poco perece en Caracas. No resultó muerto de milagro, como él lo relató en su libro Seis crisis. Allí está su testimonio, la descripción patética de cómo había estado tan cerca de la muerte.

YouTube Preview Image

Entre tanto, y con gran rapidez, el Pentágono había preparado una operación militar para rescatarlo. Venezuela estuvo muy cerca de ser invadida por los “marines”. La visita del vicepresidente fue una de las más inexplicables temeridades de la política norteamericana, y una demostración de lo mal informados que estaban sus organismos de inteligencia sobre la situación de Venezuela, y de América Latina, en general.

Richard Nixon era un gran político y un hombre de coraje. Pero sobretodo, era orgulloso y no cabía en su talante suspender una visita por simple temor. Quizás pensó que afectaría su carrera y su aspiración de llegar a la Casa Blanca como sustituto del general Eisenhower. Ahora hace medio siglo, en noviembre de 1960, Nixon fue derrotado por John F. Kennedy en su primer intento de conquistar la Casa Blanca. Después logró su ambición, pero cayó por un episodio más o menos parecido a la Operación Wikileaks.

SIMÓN ALBERTO  CONSALVI

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas