¿Necesitamos más dólares? por Carlos Dorado

EconomíaVenezolana_

 

Quisiera que nuestro país fuese económicamente un gran país, para el bienestar de todos

 

Escribía la semana pasada, que la ventaja más importante que pueda tener un país es: ¡La Confianza!, y citaba que un buen inicio para reconstruirla, y una excelente señal hacia los inversionistas, entre otras medidas sería incrementar el precio de la gasolina.

Después de enviar el artículo al periódico, observé con satisfacción que finalmente el precio de la gasolina fue anunciado y puesto en marcha. Muchas personas argumentan que el aumento no fue suficiente, y que el mismo fue irrisorio en términos reales, y quizás puedan tener razón; pero sin lugar a dudas que es un buen comienzo, siempre y cuando no pasemos otros 27 años para subirla de nuevo, y se vaya ajustando en forma periódica acorde a la realidad económica del país.

Igualmente hacía presente, que a pesar de haber sido unos buenos pagadores y haber asumido religiosamente el pago de los intereses y el de los bonos a su vencimiento, el mercado financiero internacional nos castiga duramente con elevadas tasas de interés; y peor aún, no están dispuestos a comprar ni una emisión más de bonos venezolanos, sin importarles siquiera el rendimiento.

¿Qué hacer? Hay muchos venezolanos que piensan: “Bien bueno que pase eso, así el Gobierno no se puede endeudar más”. Otros más extremistas incluso llegan a mencionar: “Menos mal, así el Gobierno puede fallar por falta de dólares”.

Sin embargo, más allá de lo que pueda estar apostando cada persona, es una necesidad inaplazable el establecer un plan serio de reestructuración de deuda, y sentarse con los principales acreedores de nuestros bonos en circulación, cuyo vencimiento es a corto y mediano plazo, planteándoles un cambio en el vencimiento de los mismos (extendiendo así la fecha de pago). Seguramente habrá un costo de esa reestructuración, el cual será el subirle un poco la tasa de interés de los mismos.

Lo anterior nos permitiría que aquellos importantes recursos que deberían ir destinados al pago de esos bonos a su vencimiento, puedan ser usados para productos básicos en el sector de medicinas y alimentos.

¿Si lográsemos lo anterior, necesitaríamos endeudarnos más? Quizás no, si aprovechamos inteligente y pragmáticamente nuestras grandes ventajas: ¡El estar sentados en varios trillones de dólares de riquezas en nuestro subsuelo, y tener un país bello e insuperable para desarrollar el turismo!

¿Cómo desarrollar la riqueza del subsuelo? Elaborando un inventario certificado de todas nuestras riquezas minerales y no minerales, y buscar inversionistas reconocidos que tengan la experiencia, los recursos y la tecnología; y con capacidad para invertir en la explotación y comercialización de los mismos, mediante convenios de participación blindados y refrendados por todos. Pero cuando digo por todos, me refiero no sólo al Gobierno, sino también a la Asamblea Nacional. ¡Sería la señal más contundente de confianza que les pudiésemos enviar a los inversionistas internacionales!

¿Por el Gobierno y refrendado por la Asamblea Nacional? Cuando lo comenté en una reunión privada, casi a coro me dijeron los presentes: “Carlos, en qué país vives, ¿tú no sabes a lo que juega la oposición, y a lo que juega el gobierno? Tú no sabes nada”.

Quizás tengan razón, y yo no sepa nada. Pero lo que sí sé muy bien, es que quisiera, que nuestro país fuese económicamente un gran país, para el bienestar de todos los venezolanos; y me resisto a creer que haya un solo venezolano, que no quiera lo mismo que yo.

[email protected]

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas