Píntame angelitos negros, por Orlando Viera-Blanco - Runrun

Píntame angelitos negros, por Orlando Viera-Blanco

chavismo.jpg

Ramos y María Corina -por cierto- hoy son los únicos que recorren el país. Les pediría que siembren la política así sea debajo de un naranjal, y recuerden con poesía a los angelitos negros…”

Todos estamos a la espera de un desenlace político en Venezuela que acabe con una larga pesadilla. Sin duda que el cierre de este ciclo está por llegar. El asunto es cómo catalizarlo…¿Con poesía?

DESCENTRALIZACIÓN DEL LIDERAZGO POLÍTICO

 

La política en Venezuela se ha visto duramente influenciada por las redes sociales y los medios de comunicación. Los partidos políticos no han logrado un proceso de descentralización y empoderamiento de base como en su momento lo tuvo AD y COPEI, siguiendo la escuela de Don Rómulo Betancourt de tener una casa del partido así sea bajo una mata de mango...El contacto de los líderes con las masas se redujo a la televisión, las redes sociales y la fotografía. Es lo conocido como el fenómeno de la tele-política y los celebro-debutantes. Una habituación al microcosmos de la imagen y la información instantánea, resumida en un sondeo, una entrevista o 140 caracteres. Una dinámica espuria y superficial que hace muy difícil tocar a fondo las calamidades del pueblo y trasmitirle solidaridad y esperanza. Nada más distante y confuso-por tácito y frívolo-que TwitterWhatsApp o stories vía Instagram…

Es liderazgo político que dedicó a ser vedette. Un rol muy banal y de ruta corta cuando el desafío es la restauración republicana, libertaria y democrática de Venezuela.

UN LEVIATÁN LLAMADO CHÁVEZ           

 

De la tele-política y obsesiva massmediación tomó ventaja-por tener más poder de divulgación y difusión-Chávez. Como el leviatán de Hobbes, asumió [Chávez] la personificación absoluta del Estado con una canasta full de petrodólares además de telegénico, histriónico y filisteo (embustero, vulgar y coplero).  Competir con este “conde de Sabaneta” dotado de tecnología, espectro y discurso pobrecitista resultó muy desigual. Mientras Chávez lo arrastraba todo con su propaganda y “poesía revolucionaria”, sus adversarios intentaron jugar en el mismo tablero con menos fichas, gracia y pegada.

Aunque VP, AD y PJ edificaron redes de militancia política, el síndrome telepolítico se impuso. ¿El precio?: la ausencia de una  red de base popular organizada y disciplinada que permitió al régimen neutralizar a la oposición inmovilizando sus caras visibles. La tarea sigue pendiente. Es impostergable rehabilitar esos pelotones sociales de abajo hacia arriba. De lo vecinal, gremial, rural, campesino, sindical a las élites. Sin empoderamiento de los clivajes regionales y sectoriales no hay resistencia con lo cual no hay poder de negociación ni cesión  de poder. El leviatán ha muerto. Su sucesor no levanta ni polvo. Tomemos ventaja de esa debilidad…

EL FUTURO ES BRILLANTE

La agenda internacional y las calamidades del pueblo impulsan desenlaces. La presión social esta ahí aunque oculta o silenciada. El movimiento de masas y la aproximación inteligente a los militares (pelotones medios) es vital. Pero poco o nada sucederá sin el pueblo como actor principal. ¿Quién los mueve?

El secreto del liderazgo de Lech Walesa y su sindicato Solidaridad contra el comunismo polaco de Wojciech Jaruzelski fue la unidad táctica, empática y funcional. Misma fórmula  de Mandela y su Frente Unido contra el apartheid. Táctica de Sanguinetti, Wilson Ferreira y Jorge Batlle y su Frente Amplio para sellar el Pacto del Club Naval contra la dictadura Uruguaya.  Fue la respuesta de Cardozo contra la dictadura en Brasil de Joao Goulart y Ernesto Geisel, la estrategia del consenso chileno contra Pinochet o el consenso boliviano contra las sucesiones gendarmes después del golpe de Hugo Banzer.  Fue la ruta de Otpor en los Balcanes contra Milošević o la disciplina de juventudes cristianas europeas que derribaron el muro de Berlín y el telón de acero.

Ninguno de estos movimientos exhibían madurez política sino un profundo compromiso civil y ciudadano con dirección táctica; unidades de disuasión, reclutamiento y ocupación de espacios públicos más líderes ideológicos, académicos y creativos. No era enfrentar cuerpo a cuerpo o ser carne de cañón. La tarea fue armar una estructura social capaz de burlar al gobierno y producir la desobediencia ciudadana más por la vía del desenfado, la desmoralización de las FFAA y la despersonificación de la autoritas del dictador (la mofa), que por la resistencia física o armada.

Los rábanos no se agarran por las hojas…por las ramas de las redes sociales, la tele-política o imágenes tremendistas. El corazón del poder, la “verdura de la política”, es la voluntad popular que no se ilumina desde un estudio de TV con aire acondicionado o desde un ordenador.

Histéricos entre textos, audios y videos no terminaremos siendo más que sofocados espectadores de nuestra propia tragedia. Ramos y María Corina-por cierto-hoy son los únicos que recorren el país. Les pediría que siembren la política así sea debajo de un naranjal, y recuerden con poesía a los angelitos negros. ”Si sabes pintar tu tierra,  así has de pintar tu cielo, con su sol que tuesta blancos, con su sol que suda negros, porque para eso los tienes  calientito y de los buenos…aunque la Virgen sea blanca, píntame angelitos negros….” Al decir de Andrés Eloy, no habrá más distancia entre Manatí y Mamporal, entre los blancos y los negros…Y caerá el tirano, con poesía…

 

@ovierablanco

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios