Derrotaremos la oscuridad, por Brian Fincheltub

 

En un país controlado por las sombras tenemos dos opciones: resignarnos a vivir para siempre en la oscuridad o convertirnos en fuente de luz que ilumine no solo nuestro camino sino el de los demás. Decía el rey Salomón hablando sobre la luz y la oscuridad que es más fácil  iluminar un cuarto oscuro aun con el más mínimo reflejo de luz, que apagar un cuarto de luz con tan solo un poco de oscuridad. Ustedes se preguntarán por qué escribo de esto hoy, sencillamente porque esta enseñanza tiene que ver mucho con el momento que vivimos como nación, donde todo pareciera arropado en la más espesa oscuridad y son pocas las rendijas de luz que se abren paso.

En la Venezuela actual buscar esos pequeños espacios por donde con terquedad entra la luz, para multiplicarla e iluminar a otros no solo nos ayudará a mantenernos en pie en medio de este trance en el que vivimos sino que en la medida que seamos más y más lo que iluminamos el cuarto más difícil será que quienes quieran volver al oscurantismo triunfen. Ustedes dirán, quién puede estar hablando de luz en un país donde la resignación y la desesperanza golpean fuerte, en un país que entra todos los días en una encrucijada sin salir de la anterior, donde de nuevo nos vamos a un escenario de incertidumbre y muchos se sienten huérfanos, desamparados, sin un liderazgo orientador. De eso se trata, que aún frente a la noche más oscura tengamos certeza de que va a amanecer.

Cuando hablo de luz hablo de acciones, eso que podemos hacer cada uno de nosotros sin esperar por nada ni nadie. Lo hacemos porque podemos y porque la inacción a lo único que contribuye es a aumentar nuestro estado de frustración. No tienes que preguntarle a otro qué hacer, es hacer algo desde tu lugar, pero que ese algo marque siempre una diferencia. Que frente a tanta indolencia seamos solidarios, que frente a la pérdida alarmante de valores eduquemos cada día mejor, que frente a la apatía seamos cada vez más proactivos. Al final los malos triunfan porque los buenos no hacen nada o peor aún, haciendo piensan que sus acciones jamás podrán contribuir a encontrar la luz. El lunes el sol saldrá como todos los días y nos toca seguir adelante por este país. Yo sigo creyendo que lo vamos a lograr. Aquí nadie se rinde. Este país es nuestro y lo vamos a recuperar ¡Fuerza Venezuela!

 

 

@Brianfincheltub

[email protected]

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas