Ayer y hoy: un grito de libertad, por Armando Armas

 

 

El pasado 19 de abril los venezolanos celebramos los doscientos ocho años del grito de independencia y lo que se considera el punto inicial de nuestra gesta libertadora.

También conmemoramos que en esta misma fecha pero apenas hace un año, los venezolanos agitamos nuestra conciencia, levantamos nuestra voz y volvimos una ves más a las calles a ejercer nuestros derechos y exigir nuestras libertades secuestraras.

Ayer, al igual que hoy, fueron 3 los elementos desencadenantes de los eventos que traerían la independencia; no solo de Venezuela sino del continente eventualmente. Elementos como la coyuntura internacional, el entramado institucional y la disposición de un pueblo a asumir el más grande de los sacrificios para romper las cadenas que lo oprimen.

Comencemos por el elemento internacional. En 1810 España -metrópoli que controlaba la capitanía general de Venezuela- se encontraba bajo una gran convulsión política. Josè I, asumía como Rey de España desde 1808 desfenestrando a Fernando VII quien luego volvería al poder pero que fue la “excusa perfecta” para que las clases dominantes de Caracas desconocieran los designios de España argumentando que “defendían los derechos de Fernando VII”. Luego, los enemigos de España -sobretodo El Reino Unido- se convertiría en el mayor de los aliados internacionales para la causa independentista. Miranda fue el mayor “lobista” internacional de su época por la causa de la libertad de America y Bolivar de hecho estuvo en la delegación que viajó a Londres a gestionar los recursos financieros necesarios para la empresa libertadora. Desde el punto de vista militar, hay quienes están convencidos que sin el apoyo de la legión británica, nunca hubiésemos podido ganar la guerra de independencia.

Entonces. Fue o no fue determinante el elemento internacional para lograr nuestra independencia?

Hoy el desconocimiento de la comunidad internacional al régimen de Venezuela es clave. Pero más aún lo son las sanciones financieras a los corruptos y lo es y lo será el apoyo humano, técnico y financiero para recuperar a Venezuela.

Desde el punto de vista institucional fué la sociedad patriótica, un órgano colegiado compuesto por veintitrés miembros con voz y voto la que se encargó de articular la política inicial de irrupción que luego desencadenaría en la convocatoria a un congreso.

He ahí otra enseñanza de nuestra historia. En tiempos de crisis la inclusión de los diferentes factores políticos y grupos de interés para la consecución de un objetivo muy claro: la libertad. Luego el congreso de 1811, con la legitimidad y formalidad que un parlamento le otorga a una iniciativa de tal magnitud. El parlamento fue, es y será la representación política más legítima de los pueblos y el foro principal para trazar las líneas estratégicas del rumbo de las naciones.

Y por último lo más importante: la determinación de un pueblo a ser libre y asumir el compromiso y sacrificio que ello acarrea.

Y es que nuestra independencia tiene como partera a la rebeldía de civiles que salieron a las calles de Caracas a exigir el cese del mando militar de Emparan. Pero luego el sacrificio de al rededor de doscientas mil personas que fallecieron producto de la cruenta guerra.

Doscientos ocho años después seguimos gritando y seguimos luchando contra las cadenas que nos oprimen y no dejaremos de hacerlo hasta lograr la libertad. Nos ha costado como dijera Churchill “sangre, sudor y lágrimas” pero ese sacrificio es el que sentará las bases para que, lograda la liberación, más nunca en nuestro porvenir cometamos los errores que nos trajeron a este punto.

Quienes hacemos vida política hemos hecho, hacemos y haremos todos los esfuerzos para que la solución a la tragedia que vivimos los venezolanos acarree el menor costo de vidas posible. Muchos han caído en esta lucha, demasiados han fallecido por falta de un gobierno que debe garantizar la seguridad, la salud y la alimentación. Abogamos y abogaremos por una solución que necesariamente pasa por el cambio de régimen y que ojalá sea de manera pacífica.

Hoy más que nunca: Unión, Estrategia, Organizacion y Disciplina para rescatar a Venezuela.

Hoy más que nunca:

“gritemos con brío
MUERA LA OPRESIÓN
Compatriotas fieles
LA FUERZA ES LA UNIÓN”

 

@ArmandoArmas

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas