Elecciones tipo zombi, por Carlos Blanco

 

El fraude electoral está en esa zona zombi que no genera emociones sino bostezos; es una farsa que todo el mundo reconoce como tal. Sin embargo, hay una especie de convención entre los participantes para hacerse los locos, como si de verdad creyeran en lo que dicen.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas